Opinión

Acciones para prevenir la corrupción: seguir la ruta del dinero

Ante la implementación del Sistema Nacional Anticorrupción es necesario contemplar la prevención y no sólo la sanción.

  • 23/06/2016
  • Escuchar

Durante el 2014, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) observó 77 mil 380.6 millones de pesos, de los cuales recuperó 63 mil 237.4 millones de pesos. ¿Qué quiere decir recuperar? Es el dinero que la ASF comprobó que fue mal usado por las instituciones y que, por tanto, éstas deben reintegrar a la Tesorería del Federación. ¿Cómo prevenir este mal uso de los recursos públicos y, simultáneamente, posibles actos de corrupción?

 

Una posibilidad es pasar de la transparencia de los resultados a la transparencia de los procesos, es decir, transparentar cómo se ejercen los recursos públicos. La información pública debe permitir a la población seguir la ruta del dinero. Hoy la sociedad exige poder rastrear cómo se administran sus impuestos y que se inviertan en políticas que mejoren su calidad de vida.

 

En este contexto, Global Integrity, el IMCO y el INAI convocaron a estudiantes de licenciatura, programadores, hackers cívicos, investigadores, académicos, “comunicólogos”, periodistas, diseñadores, “transparentólogos” y personas interesadas en los temas de apertura gubernamental, transparencia, rendición de cuentas, datos abiertos e innovación cívica para participar en un hackatón. El objetivo de este evento fue generar un diagnóstico sobre la utilidad de la información que existe para que los ciudadanos monitoreen el proceso de gasto público. Los equipos participantes eligieron seguir la ruta de los recursos públicos en salud, infraestructura para comunidades indígenas, rescate de espacios públicos y subsidios a migrantes, que implican transferencias de la Federación a los estados.

 

Durante el hackatón cada equipo elaboró una ruta que le permitiera seguir el dinero y proponer recomendaciones para mejorar las políticas públicas de publicación de información y datos. El proceso para seguir la ruta del dinero que cada equipo recorrió fue la siguiente. Primero, planear para identificar qué tipo información es necesaria; segundo, explorar para determinar si la información es suficiente y está en formatos útiles;tercero, excavar para emplear la información recabada y responder a preguntas guía; y, cuarto, mapear para elaborar una ruta y propuestas que ayuden a otros a seguir el dinero. Cada equipo registró los pasos que recorrió para seguir la ruta del dinero en una bitácora que posteriormente fue utilizada para analizar los resultados encontrados.

 

¿Pudieron los participantes encontrar la información necesaria?El primer paso para seguir el dinero es encontrar la información necesaria en formatos que permita su uso e identificar si ésta es suficiente y tiene una calidad apropiada. Sin embargo, los participantes enfrentaron problemas para encontrar y utilizar la información más detallada sobre la descentralización de los recursos, el modo en que se implementan dichos recursos (contrataciones, subsidios, gastos administrativos, etc.) y la relación de esta inversión con resultados específicos.

 

¿Es posible seguir la ruta del dinero en México?

 

El hackatón permitió elaborar un diagnóstico de la políticas públicas de publicación de información y los resultados describen 10 áreas de oportunidad para estas políticas y para que la población pueda seguir la ruta del dinero en nuestro país.

 

1. Es necesario un alto conocimiento sobre los términos y el lenguaje gubernamental para poder encontrar y utilizar la información necesaria.

 

2. Existen diferencias entre fuentes oficiales de información que siembran dudas en aquellos interesados en seguir el dinero.

 

3. Existen diferencias importantes entre los reportes oficiales federales y estatales sobre el gasto público que van más allá de un reporte parcial de la información por los estados.

 

4. Existen inconsistencias en la información federal y estatal publicada sobre la cobertura de los programas que dificultan saber cuánto va a cada estado.

 

5. Las dependencias ejecutoras no publican la información mínima necesaria sobre el uso de los recursos y los procesos de toma de decisiones.

6. Hay problemas en la planeación del presupuesto y el reporte de los gastos.

 

7. Es muy difícil obtener una imagen completa sobre el total de la inversión para implementar las obras y acciones en cada programa, porque a algunos recursos federales se suman los estatales.

 

8. Los estados no reportan la relación entre los contratos celebrados y la implementación de los programas.

 

9. Los datos abiertos abren importantes posibilidades para que los ciudadanos puedan seguir el dinero hasta las poblaciones que deben beneficiarse con los programas.

 

10. Los datos abiertos pudieron ser utilizados por los participantes para identificar y señalar posibles casos de corrupción o uso inadecuado de los recursos públicos.

 

Acciones para prevenir la corrupción

 

Si deseamos acotar los espacios a la corrupción y que la población colabore con las autoridades en este objetivo, los resultados del diagnóstico elaborado después del hackatón nos sugieren virar hacia políticas de transparencia proactiva y de construcción de conocimiento público en materia presupuestaria. Lo anterior implica implementar procesos de producción, compilación, organización, publicación, actualización, divulgación y accesibilidad de información pública que:

1. Asegure la publicación de la información que manda la ley, mejore su calidad y el uso de estándares de datos abiertos.

 

2. Promueva que las autoridades colaboren con la ciudadanía para identificar y publicar más y mejor información sobre el flujo de los recursos públicos.

 

3. Favorezca la experimentación e innovación en torno a las formas de brindar información a la población de manera que se facilite entender cómo se utilizan los recursos públicos y qué resultados se obtienen.

 

Los resultados del hackatón y la iniciativa seguir la ruta del dinero nos dan insumos para proponer y debatir acciones para una estrategia preventiva del combate a la corrupción. Ante la implementación del Sistema Nacional Anticorrupción es necesario contemplar la prevención y no sólo la sanción. Una agenda en ese sentido plantea la necesidad de, por ejemplo, simplificar los trámites y marcos normativos y también canalizar recursos financieros y humanos para la evaluación, mejora y control interno de cada una de las dependencias de gobierno. Garantizar que cualquier persona pueda segur la ruta del dinero de cualquier programa público, sería un paso claro y contundente para poner en marcha una estrategia preventiva de combate a la corrupción. Sólo así el dinero público será realmente público.

 

*Este artículo se basó en la información mostrada en la presentación del proyecto Follow the Money como parte del evento de arranque de los Ejercicios locales de gobierno abierto 2016.

 

@joelsas

@OpinionLSR

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.