Opinión

Abrazos, no balazos

Existe una gran perversión al tergiversar la frase “abrazos, no balazos”. La imparcialidad se demuestra con calidad moral y objetividad. | César Gutiérrez

  • 16/05/2022
  • Escuchar

Existe una gran perversión al tergiversar la fraseabrazos y no balazos”. La imparcialidad se demuestra con calidad moral y objetividad. No se puede criticar lo que no se sabe con certeza o se desconoce la causa raíz del problema. Hay un brutal desconocimiento sobre el desarrollo de las operaciones que realiza el personal militar y la Guardia Nacional; muchos políticos y diversos funcionarios públicos, desconocen cómo es el día a día del personal militar. Por ejemplo, cuando se quedan sin comer, sin dormir y sin ver a su familia por periodos prolongados, (EL SOLDADO PUEDE ESTAR DONDE SEA, PERO NO VIVIR COMO SEA). Estos críticos sólo se limitan a ver imágenes y videos que se comparten en las redes sociales, emitiendo opiniones negativas carentes de fundamento y lógica sobre los posibles hechos que hacen virales.

Ante el desconocimiento de la realidad que viven los soldados mexicanos, la propaganda que ha comenzado a viralizar en los diferentes medios de comunicación trata de poner en entredicho cualquier comportamiento del personal militar y de la Guardia Nacional. Cabe señalar, que no se está eximiendo a nadie de su responsabilidad, porque quien cruce la delgada línea que provoque un delito, debe ser juzgado y sentenciado conforme a derecho, de manera objetiva e imparcial.  

El servicio de las armas, exige al militar anteponer el interés público y el social por encima del particular. Esta es la gran diferencia entre todos aquellos críticos que se dicen dueños de la verdad y se nombran luchadores sociales, pero que viven y gastan como capitalistas neoliberales a costa de los mexicanos que pagamos nuestros impuestos. Y esta gente de doble moral trata de infamar a aquellas mujeres y hombres que portan el uniforme de la defensa  la Patria.

Estos críticos, lejos de proponer soluciones -que mucha falta hacen- sólo atacan a quienes SÍ CUMPLEN las órdenes del presidente y tergiversan las palabras de “ABRAZOS Y NO BALAZOS“ como si fuera una omisión.

Es importante aclarar, que la política del ejecutivo está enfocada a evitar violaciones a los derechos humanos. Abusos que antes sucedían de manera impune; por lo que yo les preguntaría a todos aquellos legisladores que denuncian a los militares que huyeron:

1. ¿Por qué no pueden salir de prisión aquellos militares que cumplieron órdenes de la guerra de Calderón?

2. ¿Por qué en la guerra de Calderón se utilizaron los cuarteles como oficinas de la extinta PGR? 

3. ¿Cómo se dieron las detenciones, las cuales fueron extrajudiciales al revisar los elementos del delito?

4. ¿Por qué había tanta dilación en las puestas a disposición?

5. ¿Realmente existía una defensa adecuada para demostrar la inocencia?

Ante tal escenario, la propuesta del ejecutivo ha sido evitar este tipo de malas prácticas, violatorias de los derechos humanos y que no ayudan para nada en la situación jurídica del personal militar, ya que hasta el momento NINGÚN POLÍTICO de los anteriores sexenios, se ha tomado la molestia de voltear a ver qué sucedió con todos aquellos militares que cumplieron órdenes. ¿Quién ve por ellos y sus familias? ¿Quién les garantiza recuperar su libertad? Hoy están olvidados, estigmatizados y despreciados. Esa es la podredumbre de esos políticos que en su ansia de poder, perversión e hipocresía se rasgan las vestiduras en contra del personal militar porque NO VIOLARON LA LEY. Yo les propongo a todos esos políticos que son duros críticos que elaboren las siguientes iniciativas de ley:

1. Que todos los mexicanos que cumplan los 18 años realicen el Servicio Militar Obligatorio en los cuarteles de las unidades, tal como sucede en Corea del Sur, sin ningún tipo de salvoconducto o dispensa. 

2. Que se elabore una iniciativa para combatir la corrupción, la delincuencia organizada y el narcotráfico, tal como sucedió en Singapur, que el día de hoy es líder mundial en educación, salud y lucha contra la corrupción.

3. Que aprueben la iniciativa para recortar la circunscripción plurinominal de los escaños y curules, con el fin de ahorrar presupuesto del erario que se paga con los impuestos de los mexicanos, para terminar con los mismos políticos corruptos de siempre que solo utilizan el fuero para realizar con impunidad sus fechorías. 

4. Que se derogue y se promueva una Ley Nacional del Uso de la Fuerza Lógica, real y que en la práctica sea acorde a los tiempos y sin criminalizar al elemento policiaco. La actual es simplemente imposible de cumplirla y culpabiliza a los elementos policiacos y militares.

5. Que por fin se modifique el Artículo 123 Apartado B de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos ya que criminaliza al Policía y Ministerio Público, tratándolos como ciudadanos de segunda y sin los mismos derechos que el Ciudadano Común.

La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece en su art. 89 fracc. VI, que una facultad y obligación del presidente, es la siguiente: Preservar la seguridad nacional, en los términos de la ley respectiva, y disponer de la totalidad de la Fuerza Armada permanente, el Ejército, de la Armada y de la Fuerza Aérea para la seguridad interior y defensa exterior de la Federación.

Cabe señalar que la Ley Nacional sobre el Uso de la Fuerza, establece lo siguiente: El uso de la fuerza solo se justifica cuando la resistencia o agresión es:

I. Real: si la agresión se materializa en hechos apreciables por los sentidos, sin ser hipotética ni imaginaria; 

II. Actual: si la agresión se presenta en el momento del hecho, no con anterioridad o posterioridad, y

III. Inminente: si la agresión está próxima a ocurrir y, de no realizarse una acción, esta se consumaría.

Por lo tanto, la actuación del personal militar fue acertada y adecuada, ya que de lo contrario estaríamos viendo noticias de una ejecución sumaria, con civiles desarmados y violaciones a los derechos humanos. Es claro que la forma de actuar y operar de los grupos criminales en las diferentes regiones del país son distintas. En Tamaulipas los grupos optan por la confrontación directa con los elementos militares, navales y de la Guardia Nacional. Pero en estados como Michoacán la forma de actuar desde hace años es utilizando a civiles afines a ellos que se protegen con mujeres y niños para agredir al personal militar y policiaco tratando de buscar así una reacción violenta por parte de los elementos. De ese mismo modo, utilizan a medios locales afines para dar a conocer los videos de las supuestas agresiones, mismos que son retomados por los medios nacionales e internacionales que los presentan como un hecho real e irrefutable; cuando la realidad es que se buscó por todos los medios provocar reacciones de los elementos para entonces salir a denigrar y criminalizar al personal militar y policiaco, llamándolos asesinos, y diciendo que el país está militarizado. Todos los supuestos especialistas utilizan términos como ejecución extrajudicial, uso excesivo de la fuerza, masacres y un sinfín de adjetivos para denostar el trabajo de las Fuerzas Policiacas y Armadas, y al conseguirlo los llaman cobardes y traidores. Olvidan que existen cientos de militares presos en las diferentes prisiones federales, locales y militares por haber recibido órdenes de quien entonces era el Comandante Supremo que los dejó desamparados a su suerte acusándolos de delitos, incluso de lesa humanidad, solo por proteger el buen nombre de la Secretaría y a sus altos mandos.  

Hoy, tanto la SEDENA como la Marina han cumplido cabalmente con su trabajo, siguiendo las órdenes del presidente. Caso contrario de todos aquellos críticos y del fuego amigo de los funcionarios que sólo causan problemas y no dan soluciones. 

Por lo tanto, mi raza de bronce, recordemos que la ideología del militar mexicano es la satisfacción del deber cumplido. Hagan su trabajo de la mejor manera, apegados al derecho, a las leyes, reglamentos militares y no permitan que ningún pigmeo deshonre el uniforme verde olivo, ya que es el mayor baluarte para un militar mexicano bien nacido, digno de admiración y ejemplo. Quienes actúen de manera contraria, deben quitarse las insignias, porque en el Colegio Militar y en la Escuela Superior de Guerra no se enseña a robar.

Por último, estamos en tiempos malignos ya que habrá elecciones en seis estados de la república, lo que hace que los ataques a las Fuerzas Armadas y Guardia Nacional sean infames, constantes y con el único fin de desacreditar a estas instituciones que son las que mejores calificaciones tienen de la Ciudadanía. Este juego tan pérfido tratará de tergiversar toda actuación, minimizar resultados y magnificar fallas, porque saben que no pueden crear propuestas acertadas y optan por la mentira, la calumnia y la difamación, sin pensar que con esas campañas hay elementos militares que terminan presos, defenestrados, asesinados y calumniados. Claro, para ellos el personal militar y policiaco es solo un número de matrícula, un ente sin valor que solo sirve para sus intereses, pero que cuando ellos estuvieron en el poder los utilizaron a su conveniencia sin importarles las consecuencias ni lo que pasara con sus vidas. Tan solo pensaron en comprar voluntades de los altos mandos porque si se tiene contento al mando no importa si la tropa y los oficiales se quejan. Olvidando que en la pirámide de las Fuerzas Armadas y policiacas los más importantes son la tropa y los oficiales. Lo que hace grande a una institución es su material humano.  

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.