Opinión

A precio de ganga reasignarán los campos abandonados

Parece que se se están entregando concesiones petroleras sobre campos que están produciendo,

  • 22/05/2016
  • Escuchar

La Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) dio a conocer que seis de los 24 contratos petroleros asignados en diciembre pasado, fueron incumplidos por las empresas Strata Campos Maduros, Sarreal y Geo Estratos Mx Oil. El incumplimiento otorga a la comisión el derecho para hacer validos los depósitos de garantía por un total de 390 mil dólares que serán destinados al Fondo Mexicano del Petróleo.

 

Ahora la comisión otorgará a los segundos lugares de cada licitación, los campos abandonados, el dilema es que en cada caso, los segundos lugares ofertaron mucho menos de la mitad que el ganador de las asignaciones, por lo que habrá que ver si la CNH otorgará a precio de ganga esos campos o buscará realizar una nueva ronda de licitaciones, si es que la ley se lo permite.

 

Sin tener una versión oficial de parte de la CNH ni de las empresas que en su momento ganaron sus respectivas licitaciones, más que la explicación de no haber presentado las garantías de crédito para firmar el contrato de asignación, las empresas que incumplieron no serán sancionadas y en el futuro, las podremos ver participando en nuevas licitaciones.

 

Quizás la explicación de las empresas sobre el haber renunciado a los campos que les fueron asignados, se encuentre en que dichos campos producen menos gas o petróleo comparado con el resto de los campos que había sido asignados en diciembre pasado.

 

Es posible que las empresas hayan hecho cuentas y prefirieron perder los bonos de garantía depositados a tener que operar los campos que no les redituarían los rendimientos esperados. Esta podría ser una explicación a la decisión de las tres empresas de abandonar sus respectivas asignaciones, aunque se entiende que todos los participantes recibieron toda la información sobre la capacidad de producción y reservas probadas antes de ofertar por esos campos durante la licitación.

 

Lo relevante en todo caso es que las empresas no tendrán ninguna penalización extra a parte de la sanción económica. Ante ese panorama, la pregunta que surge es en qué basa la CNH su criterio de solvencia a la hora de realizar sus asignaciones, toda vez que da la impresión, que cualquier empresa que demuestre que puede pagar el monto de las asignaciones, está en condiciones de participar en las licitaciones, sin que éstas tenga ningún respaldo o reputación como empresa dentro del sector energético y cuenten además con una calidad mínima moral.

 

De hecho, de las tres empresas que renunciaron a sus respectivas asignaciones, sólo dos de ellas tienen página web en la que podemos conocer un poco más sobre ellas en caso de que se del interés del público. En particular, Strata Campos Maduros, ni siquiera tiene una página web para indagar un poco más sobre la empresa y conocer cuál es su origen.

 

Strata Campos Maduros, había ganado la licitación para explotar el campo 20, ubicado en el municipio de Rico en el estado de Tamaulipas, en donde el principal producto de extracción sería gas y reporta una capacidad de producción de más de 61 mil millones de pies cúbicos de gas. La empresa había ofertado 136 millones de dólares para obtener el contrato.

 

Cabe mencionar, que Strata ganó dos licitaciones más en el estado de Nuevo León, los campos 5 y 18 en los municipios de Carreteras y Peña Blanca respectivamente en donde también extraerá gas. En ambos casos, las reservas probadas son mucho más grandes que las del contrato que incumplió.

 

Por su parte, Sarreal empresa ubicada en el estado de Tamaulipas y que se dedica ha ofrecer servicios de ingeniería mecánica para extraer petróleo, había ganado la licitación del campo 21 ubicado en el municipio de San Bernardo en el estado de Nuevo León, en donde extraería gas y por el cual, ofertó 38 millones de dólares y tiene una capacidad de producción de 48 mil millones de pies cúbicos de gas.

 

El caso de Geo Estratos Mx Oil es el más relevante pues este consorcio había sido considerado el mayor ganador de la ronda I al obtener la licitación de los campos 10,17, 19 y 24, todos en el estado de Veracruz. El consorcio conformado por la empresa mexicana experta en pruebas de laboratorio en el sector energético y pruebas de sismicidad, se asoció con la estadounidense Mx Oil empresa dedicada a la extracción y explotación de petróleo que tiene presencia en África y Medio Oriente.

 

En total, la empresa ofertó más de 500 millones de dólares por los cuatro campos ubicados en La Laja, Pontón, Paso del Oro y Tecolutla en donde la empresa estaría dedicada a la producción y extracción de petróleo y gas; esos campos tienen una capacidad de producción de 11 millones de barriles de petróleo y 10 mil millones de pies cúbicos de gas sumando la capacidad de los cuatro campos.

 

Ahora la comisión deberá otorgar los campos abandonados a los licitantes que quedaron en segundo lugar y que siguiendo el procedimiento, en el caso del campo abandonado por Strata, se otorgaría a Steel Serv, un consorcio conformdo por cuatro empresas que ofertó un monto 70%  menor que el ganador. En el caso del campo abandonado por Sarreal, se estaría asignado a Strata quien ofertó 5% menos que el ganador por ese campo, el dilema es que ese campo, produce menos gas que el que abandonó Satrata en Tamaulipas y la duda natural, es saber si ésta compañía hará valido su segundo lugar en ese campo, lo que hace suponer que no tomará tampoco esa asignación.

 

Finalmente, los campos abandonados por Geo Estratos Mx Oil, serán otogados a la empresas, Desarrolladora Oleum, Servicios de Extracción Petrolera Lifting de México, Renaissance Oil y Tonalli Energía. En total, estas empresas ofertaron en su conjunto un monto 60% menor que el que ofertó en su momento el ganador.

 

Según cifras de la CNH éste organismo dejará de recibir 770 millones de dólares de inversiones que signficaban el valor de los seis contratos que fueron abandonados y habían sido asignados a las empresas y que de quedar en manos de los segundo lugares, recuperaría apenas unos 350 millones de dólares que fueron los montos ofertados en conjunto por las tres empresas de segundo lugar.

 

Habrá que esperar para ver cuál será la resolución de la CNH para la reasignación de los seis campos, pero de entrada, la pérdida en el monto de las inversiones esperados son significativas y la duda que surge, es saber si cada uno de los segundos lugares, podrá explotar al 100% la capacidad de cada campo, lo que haría suponer que se estarían obteniendo los montos proyectados de la renta petrolera por cada uno de los seis campos involucrados, lo contrario, significaría perdidas para Pemex.

 

Lo preocupante del caso es que cualquier empresa podrá acceder a las licitaciones y en caso de decidir abandonar sus asiganciones, lo podrá hacer sin que exista la menor penalidad para sancionarlas o al menos impedirles seguir participando en las licitaciones futuras.

 

Por otro lado, dado los datos presentados por la CNH sobre la capacidad de producción de cada campo y sus reservas probadas, podemos concluir que en primera instancia, se han licitados campos que estaban activos, es decir que no estaba parados como se dijo en un principio cuando se dieron a conocer los primeros lineamientos para licitar la explotación de campos petroleros en México y eso hace pensar que se están entregando concesiones sobre campos que están produciendo, cuando la propuesta original era a provechar las inversiones para explotar los campos que Pemex no podía operar.

 

@ijm14

@OpinionLSR

 

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.