Opinión

A la quiebra otra caja

Se trató de evitar otra historia como la de Ficrea.

  • 13/10/2015
  • Escuchar

Como una precisión quirúrgica, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) planeó la intervención de la caja Bahía, a fin de evitar que se repitiera la historia de Ficrea.

 

Desde hace varios meses, la dependencia siguió la cerca los principales indicadores financieros del intermediario, cuya operación se centra en Campeche, Quintana Roo y Yucatán.

 

Esta caja, que es incluso más grande que Ficrea, tiene cerca de 10 mil clientes con depósitos que ascienden a cerca de 13.2 millones de pesos. A diferencia de lo que ocurrió con otras entidades, la quiebra de Bahía se debió a una mala administración de los accionistas; no hay fraudes ni manejos irregulares; simplemente no lograron sacar a flote el negocio porque se tomaron decisiones equivocadas.

 

Incluso, sin mayores cuestionamientos los directivos de la caja entregaron la administración a funcionarios de la CNBV, quienes llegaron a Campeche para concretar el inicio del proceso de liquidación y quiebra.

 

Los más enterados aseguran que ya se iniciaron las primeras reclamaciones de los depósitos y que 99.9% de los casos obtendrán sus ahorros al 100%, salvo un ahorrador que perderá 4,000 pesos.

 

La forma en cómo se llevó la quiebra de Bahía dejó complacida a la Secretaría de Hacienda, quien ya le puso una estrellita a la CNBV, pero ahora vendrá lo más difícil y será procurar que el pago a los clientes sea puntual y sin contratiempos. Una vez que se entregue la petición, se abrirá un plazo no mayor a 90 días para devolverles su dinero. 

 

Lo único que perderán los depositantes es la cuota de inscripción, la que asciende a 400 pesos y aquellos casos que tenían un crédito con la institución se les descontará al monto de sus de sus ahorros.

 

La caja cuenta con un seguro de depósitos por 25 mil Unidades de Inversión (Udis) por socio, que es el equivalente a cerca de 132 mil pesos.

 

Bahía se ubicó en el nivel I de operaciones, por lo que podía recibir depósitos de dinero a la vista, de ahorro, a plazo, retirables en días preestablecidos y con previo aviso, principalmente.

 

Para facilitar aún más el proceso, funcionarios de la Condusef se trasladaron a Campeche, a fin de orientar a los usuarios en el proceso de reclamación y que mantengan la calma.

 

La última y nos vamos

 

Los que quedaron decepcionados fueron los accionistas de la Controladora Comercial Mexicana y de Soriana, ya que la Comisión Federal de Competencia (Cofeco) objetó el proceso de compra-venta.

 

La decisión resultó sorpresiva para ambas empresa; incluso, los dueños de la Comercial ya contaban con el dinero para hacer la oferta pública y fundar la nueva empresa que se llamará La Comer.

 

El problema ahora es que la autoridad de competencia fijó un plazo de diez días hábiles para que las empresas presenten un escrito mediante el cual, sobre todo Soriana, acepte las condiciones. De no hacerlo, la transacción se considerará como no aprobada.

 

La Cofece determinó que Soriana deberá llevar a cabo un programa de desinversión o la no compra de tiendas que se ubican en las zonas con la posible afectación en términos de competencia en 27 mercados.  

 

@rominarr