Opinión

A la directora de Notimex no le gusta que le escriban

A la directora de Notimex no le gusta que le escriban para recordarle que los derechos de las y los trabajadoras son derechos históricos. | Manuel Fuentes

  • 11/01/2022
  • Escuchar

No tenía idea del disgusto que le creó a Sanjuana Martínez Montemayor, directora de Notimex, mi artículo con el nombre: “No me gusta escribir de las huelgas”, redactado en la última semana de diciembre pasado. Decirle que hace uso indebido de recursos públicos, a pesar de la declaratoria de existencia legal de la huelga por parte de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, no fue su mayor gusto.

La sorpresa de disponer de recursos públicos, de manera especial del capítulo 1000, que se refiere a salarios, y que disponga de ellos a pesar de la suspensión legal de labores declarada por la autoridad laboral, es un hecho muy grave. 

Más aún que, la directora de Notimex, haya ejercido más de 600 millones de pesos sosteniendo una agencia de noticias paralela, y burlando un derecho legítimo de los trabajadores. Un hecho inaudito y vergonzoso cuando burlar el derecho de huelga proviene de una agencia gubernamental.

La agencia Notimex es un organismo público descentralizado de la administración pública federal y está obligada, conforme a la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria y las disposiciones legales de gasto público, a una “efectiva rendición de cuentas” que garantice la legalidad de su ejercicio, requisito que no se cumple por violentar el derecho de huelga.  

Ningún patrón de la iniciativa privada podría presumir una violación de este tamaño porque toda la fuerza del estado se le vendría encima; pero si se trata de una funcionaria federal, existe todo el apoyo para jactarse de la huelga.

El periodista Julio Hernández López “Astillero” puso la evidencia como prueba al revelar documentos suscritos por Sanjuana Martínez pidiendo ayuda a funcionarios federales a nombre del presidente de la república.

De los documentos más reveladores es el dirigido al director de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales, Mauricio Márquez Corona, para que personal (esquirol) de la Agencia pueda ocupar una sede alterna a pesar de la huelga. Este dice en su parte sustancial:

“Siguiendo instrucciones del Presidente Andrés Manuel López Obrador (¡sic!), le solicito nuevamente a usted nos ofrezca una o más sedes habilitadas para que nuestro personal (más de 200 trabajadores) ocupen una sede alterna (¡re sic!) ante el bloqueo de nuestras instalaciones debido a una huelga ilegal (¡recontra sic!)”.

Otro documento que puso en evidencia el periodista Julio Hernández López fue el dirigido a la titular de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), la señora Rosario Piedra Ibarra, a efecto de que interviniera a favor de la directora de Notimex por el conflicto generado por el sindicato de Sutnotimex:

“Atendiendo las instrucciones presidenciales (¡sic!) del memorándum del tres de mayo sobre la austeridad republicana, hicimos un reajuste de personal (…) eso generó que el aparato mafioso de ese sindicato se resistiera y estalló una huelga ilegal (¡rete sic!)”… “consignar las graves violaciones a los derechos humanos que el Sindicato Único de Trabajadores de Notimex, SUTNOTIMEX, ha cometido contra nuestra plantilla laboral (¡recontra sic!)”. 

Esta denuncia de “Astillero” hizo que la directora se incomodara por tales revelaciones e hiciera uso de las redes sociales para, según ella, poner las cosas en su lugar.

Sin embargo, la Recomendación 142/21 que emitiera la CNDH y cuyo contenido fue denunciado en mi artículo de diciembre pasado, demuestra el derrumbe de instituciones que fueron creadas para resguardar derechos humanos, y que ahora protegen a funcionarias como Sanjuana Martínez, que se burlan del derecho de huelga.

La Recomendación de la CNDH, en pocas palabras, le pide a la Secretaría del Trabajo y al Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral, que tiren a la basura la toma de nota del Sutnotimex, que la desconozcan y se olviden de que existe una Ley Federal del Trabajo.

Desconoce que la libertad sindical está protegida por convenios internacionales ratificados por el gobierno mexicano, en especial el Convenio 87 de la OIT, que prohíbe la cancelación de registros sindicales por la sola determinación de una autoridad administrativa.  Nuestra legislación obliga a que los sindicatos afectados puedan defenderse ante un tribunal, a ser oídos y vencidos en juicio antes de una cancelación caprichosa de registro.

A la directora de Notimex no le gusta que le escriban, mucho menos para recordarle que los derechos de las y los trabajadoras son derechos históricos que no pueden desaparecer a capricho de ninguna persona. 

Que la huelga, quiera o no, no es un acto ilegal, como ella se atreve a propalar al interior del gobierno.  Debe saber que ella no tiene imperio para calificar de legal o no un movimiento de huelga, que es potestad única de la autoridad laboral.

La directora de Notimex quiere que callemos las tropelías que comete indebidamente en nombre de un gobierno que ha prometido respetar los derechos de los trabajadores. Debe saber que no vamos a callar ni a silenciar ningún abuso

Que la huelga de Notimex debe ser respetada y pronto debe resolverse en favor de las y los trabajadoras que han puesto en alto la dignidad del movimiento obrero en México.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.