Opinión

A estar alertas

La crisis de la pandemia ha restado volumen a algunos temas, eso no quiere decir que no estén pasando. | Julio Castillo López

  • 13/05/2020
  • Escuchar

Durante los últimos días la crisis de la pandemia ha sido central tanto en México como en el mundo y eso ha dado espacio a que muchas cosas que deberían escandalizar y generar grandes reacciones pasen relativamente desapercibidas y se concreten o se extingan sin hacer demasiado escándalo, pero eso no quiere decir que estén bien o que deban de tolerarse.

Desde cosas que francamente son ataques a la democracia y a la vida institucional de México y hasta escándalos de corrupción que merecen ser revisados, dentro de lo que ha pasado y no se hecho o hablado lo suficiente destacan:

· La iniciativa del presidente López Obrador para poder reasignar recursos quitándole (oficial y legalmente) atribuciones al Poder Legislativo. Las autoridades legislativas de Morena dijeron que no llamarían a periodo extraordinario porque López Gatell les dijo que son las peores semanas de la pandemia…. O sea… ¿todavía piensan dar esa batalla?

· La SCJN falló que la propuesta de alargar el mandato del gobernador de Morena en Baja California era ilegal y aunque es algo digno de celebrarles también es triste de celebrarse… ¿por qué estaba a discusión? Por una serie de ilegalidades y de faltas al sistema democrático que pasan por no reconocer lo que decía la ley, por votaciones locales con legisladores comprados y por un presidente de la República con su secretaria de Gobernación que encuentran “posible” alargar una gubernatura de formas ilegales… de miedo realmente.

· Los escándalos relativos a los Bartlett papá e hijo. El reportaje de Loret de Mola sobre la que fuera la casa de campaña y de transición de López Obrador en donde se vincula a directamente a un presta nombres de Bartlett y el escándalo de la venta de ventiladores a sobre pecio por parte de Bartlett jr deja algo claro: el discurso de López Obrador sobre que se acabó la corrupción es mentira y ha sido mentira siempre… cuando lo prometió en campaña, cuando lo repite cada mañanera y cuando exoneran a sus funcionarios corruptos. ¿Cuántos casos más habrá como el de Bartlett en su gobierno? ¿No será que ese lo conocemos por ser Bartlett, pero hay muchos casos similares menos llamativos?

· El decreto del lunes pasado sobre la militarización del país. En lo personal tengo una opinión encontrada sobre el tema; no me pareció descabellada la propuesta de Calderón de mando único, no me pareció mala tampoco la propuesta similar que hizo Peña Nieto y la creación de la Guardia Nacional de López Obrador se me hacía un paso necesario, lo que es descabellado es que sea López Obrador quien decrete el uso de Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública ya que precisamente él y sus aliados descalificaron dicha estrategia. Es de suponerse que alguna parte de los ciudadanos que votaron por López Obrador lo hiciera porque su propuesta fue “sacar al Ejército de las calles” e idílicamente la fraseaba (y lo sigue haciendo) como “abrazos, no balazos”. Ahí quedan las imágenes de legisladores y líderes del obradorismo con carteles de “no a la militarización del país…”. Ahora los militares no sólo están y seguirán por decreto en labores de seguridad pública, también construyen infraestructura y hacen muchas más labores… La 4T es el régimen más “militarizado” de la historia de México.

La crisis de la pandemia les ha restado volumen a estos temas, pero no quiere decir que no estén pasando. La corrupción no sólo acecha, sino que tiene coludido al gobierno de López Obrador desde que eran campaña, la visión del ejército fuera de las calles era un slogan y vivimos bajo el tiempo más “militarizado” del México moderno y los ataques a la democracia cada vez son más grandes, más serios y más frecuentes. A estar alertas.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.