Opinión

¿A consulta la #LeyDeSeguridadInterior?

Por: José Antonio Sosa Plata.

  • 15/12/2016
  • Escuchar

El general Salvador Cienfuegos, secretario de la Defensa Nacional (@SEDENAmx), sabía muy bien el impacto que provocarían sus palabras. El proceso legislativo de la Ley de Seguridad Interior ya está en marcha. Su aprobación puede representar el punto de inflexión que necesitan las Fuerzas Armadas para poner orden en el cumplimiento de sus tareas constitucionales.

 

La decisión jurídica es necesaria.     

 

Por un lado, porque al país no le conviene que la institución siga operando con un marco normativo desfasado de las actividades que en la práctica está realizando. Por el otro, porque el Ejército ha debido pagar un costo en imagen que no merece.

 

El mensaje del secretario fue claro y directo.

 

La reacción que generó no tiene precedente y en cuestión de horas se colocó el tema de la ley en la agenda política nacional. Como era previsible, las diferencias y conflictos entre algunos personajes políticos amenazan con retrasar las decisiones que se necesitan.

 

Hoy, la responsabilidad quedó en el Congreso.

 

Según se ha informado, no se parte de cero pues existen por lo menos tres proyectos de ley y se anunció la posibilidad de abrir en enero un periodo extraordinario. El activismo mediático de varios legisladores ha llevado a pensar a algunos líderes de opinión que todo lo que está sucediendo en torno a esta discusión obedece a un plan previamente acordado ente las fuerzas políticas.

 

Si es así, no sería nada relevante.

 

Lo que en verdad importa es la promulgación de la ley, pero también que ésta se redacte con el cuidado que amerita, que contribuya a poner un freno al problema de inseguridad pública que vivimos desde hace diez años y que se mantenga en alto la confianza que la sociedad le tiene a las fuerzas armadas.

 

Sin embargo, se perciben riesgos preocupantes.

 

Uno de ellos es que los presidentes del Senado, Pablo Escudero y de la Cámara de Diputados, Javier Bolaños, anunciaron que la Ley de Seguridad Interior "será sometida a la consulta de la sociedad civil, especialistas, académicos y los militares, a fin de crear el mejor marco jurídico".

 

¿Estará de acuerdo el secretario @S_Cienfuegos_Z?

 

La pregunta es indispensable porque si bien es cierto que resulta inevitable la politización del conflicto, también lo es que se incrementa el nivel de #Riesgo al buscar el acuerdo mayoritario en una decisión que debe tomarse a través de otros mecanismos de la democracia. La propuesta, ciertamente, es equivocada y peligrosa.

 

Primero, porque la ley no es la única vía de solución.

 

Y segundo, porque la incorporación de las fuerzas armadas en la lucha contra el crimen organizado o la sustitución que han hecho de algunas corporaciones policiacas municipales o estatales, solo requirió de la orden del presidente de la República, quien es su Comandante Supremo.

 

Nada más y nada menos.

 

Así lo faculta la Constitución. Así lo aceptaron los legisladores, los magistrados de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y, por supuesto, las autoridades locales. Y así lo respaldó la sociedad, de acuerdo con lo que han mostrado las encuestas de los últimos diez años.

 

Pero los resultados han sido insuficientes.

 

Es lo que confirman los más de 100.000 muertos, los cerca de 30.000 desaparecidos y los aproximadamente 35.000 desplazados. Ante esta realidad, parece imposible que en el corto plazo el Ejército y la Armada regresen a sus cuarteles.

 

Por donde se le vea, hay que evitar la confrontación social.

 

Y buscar soluciones más eficaces. ¿En dónde está el planteamiento integral de solución a este problema tan complicado? ¿Cómo se resolverá la crisis casi generalizada de las corporaciones policiacas? ¿Requiere otra Reforma la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública?

 

Las dudas se mantienen.

 

Lo más probable es que el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto (@EPN) esté preparando ya la estrategia que el país necesita. Por el bien de todos es lo deseable. Sin embargo, la #ComunicaciónPolítica en materia de seguridad poco ha aportado al restablecimiento de la confianza ciudadana. Si los resultados salen mal, lo más seguro es que el país entrará en una situación de #crisis.

 

Por eso, es indispensable:

 

1)     Evitar que se apruebe "al vapor" la Ley de Seguridad Interior, sobre todo si no cuenta con el visto bueno del Ejército y la Armada.

 

2)    Impedir que se militaricen en forma permanente las actividades contra el crimen organizado.

 

3)    Reducir la posibilidad de que se acentúen los conflictos entre las autoridades y los diversos grupos de la sociedad organizada.

 

4)   Proteger, como una prioridad nacional, la reputación y confianza en las fuerzas armadas.

 

5)    Replantear la #Estrategia de #ComunicaciónPolítica en este tema, ya que hasta ahora solo ha generado preocupación, miedo e incertidumbre.

 

| #ConsultoríaPolítica | #ComunicaciónPolítica | #LeyDeSeguridadInterior |

| #FuerzasArmadas | #Riesgo | #Crisis |

 

Preguntas y comentarios a sosaplata@live.com

Twitter: @sosaplata

@OpinionLSR

 

> Lee más sobre el autor

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.