Opinión

60 por la dignidad

Lista de Morena contiene un alto nivel ético, académico, político e informativo.

  • 03/04/2016
  • Escuchar

Morena dio a conocer su lista de candidaturas para la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México. La lista está formada por 60 fórmulas integradas de manera equitativa por el mismo número de hombres y mujeres. Destaca que en esta lista hay más de 20 jóvenes menores de 30 años, así como más de una decena de juristas y varios activistas del movimiento por la diversidad, del movimiento de los pueblos indígenas y originarios. Los primeros 20 lugares están formados por personalidades externas a ese partido. Son personas provenientes de la sociedad civil, la academia y organizaciones sociales.


La lista la forman,Irma Sandoval, académica experta en los temas de lucha contra la corrupción; Bernardo Bátiz, jurista, y el único ex procurador que puede caminar tranquilamente por la calle; Bertha Luján, sindicalista y ex contralora de la ciudad; Bruno Bichir, actor y activista cultural; Clara Brugada, la personalidad más reconocida de Iztapalapa; Carlos Payán, periodista y fundador de La Jornada; Lilia Rossbach, empresaria y académica; Jaime Cárdenas, jurista, y ex consejero del IFE; Patricia Ortíz, joven profesionista, experta en política social; Mardonio Carballo, escritor, periodista y activista náhuatl. También están en la lista Gabriela Rodríguez, feminista; Javier Quijano, jurista; Margarita M. Valdés, filósofa y académica; Héctor Bonilla, actor y activista; Elvira Daniel, integrante de la comunidad judía en México; Raúl Bautista, Súper Barrio, dirigente social; Consuelo Sánchez, antropóloga y experta en derechos de los pueblos originarios; Fabrizio Mejía, escritor; Patricia Ruiz Anchondo, ex funcionaria; Damián Alcázar, actor.


Asimismo, están personalidades como Mayela Delgadillo, activista contra el Corredor Cultural Chapultepec; Javier Jiménez Espriú, experto en política energética; Norma Esperanza Lira, activista; Ramón Jiménez, dirigente político, ex diputado; Martha Pérez Bejarano, dirigente político; Daniel Asaf, integrante de la comunidad libanesa en México; Fiorela Fabri, comunicóloga y activista; Alejandro Rojas Díaz Durán, dirigente político, ex diputado; Larisa Ortíz, especialista en derechos indígenas; José Neri Morales, representante del consejo de pueblos y barrios de la CDMX; Elvira Márquez, activista en Lomas de Chapultepec; Jesús Martín del Campo, ex dirigente del movimiento de 1968; Vanessa del Castillo, activista; José Agustín Ortíz Pinchetti, jurista; Rocío Mejía, impulsora de cooperativas y de economía social; Antonio Martínez Velázquez, joven activista gay; Zoia Fernández, activista; Miguel Soria, activista gay; Ana María Muñoz, de los pueblos originarios de Xochimilco; Gibrán Ramírez, académico de la UNAM; Ramona Bencomo, activista; Roberto Escudero, ex dirigente del Movimiento Estudiantil de 1968; Gabriela Osorio, joven activista; Moisés Araf, empresario; Irma Lara, activista de Copevi; Federico Taboada, joven urbanista; Cointa Lagunes, activista; Julián Castruita, joven participante en el movimiento #YoSoy132; Teresa Garduño, dirigente social; Filemón Bravo, dirigente social; Edith Arrieta, de pueblos originarios de Milpa Alta; Froylán Rascón, locutor de radio, periodista; Briseida Lavielle, activista; René González, historiador, activista; Virginia Chávez, activista social; Diego César Valdés, joven maestro, Cristina Cruz, activista; Eleazar Rubio Aldarán, profesor del IPN; Silvia Cuéllar, universitaria; y Arturo Ocampo, sindicalista de Mexicana de Aviación.


Es una planilla de alto nivel ético, académico, político e informativo. Son muchos de los mejores hombres y mujeres de la Ciudad de México, que deberán dar la batalla por tener una Constitución que garantice derechos plenos para nuestra gran ciudad.


Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.