TEPJF

Reforzando la libertad periodística

La Sala Superior ha sostenido que la presunción de licitud de la labor periodística tiene gran trascendencia. | Felipe de la Mata

Escrito en OPINIÓN el

Introducción

La labor periodística[1] representa una de las manifestaciones más importantes de la libertad de expresión en el contexto de una sociedad democrática.  Solo a través de la libre circulación de ideas se puede contribuir a la formación de la opinión pública sobre temas políticos y a la consolidación de un electorado debidamente informado.

La Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) ha establecido que la labor periodística goza de un manto jurídico protector reforzado, que constituye el eje central de la circulación de ideas y de la información útil para la consolidación de una sociedad democrática; y que sus actuaciones gozan de una presunción de licitud, la cual solamente podrá ser superada mediante elementos objetivos.

¿Qué fue lo que sucedió?

La controversia derivó de una entrevista que otorgó la entonces candidata a la gubernatura del Estado de México, Paulina Alejandra del Moral, en el programa de radio “Martha Debayle en W Radio”. La entrevistadora preguntó a la candidatura sobre aspectos de su vida privada y profesional.

Morena denunció al PRI y a la precandidata, por indebida adquisición de tiempo en radio al considerar que, a través de la entrevista, Alejandra del Moral se posicionó de cara al proceso electoral.

La Sala Especializada determinó que sí existió la infracción de adquisición de tiempo en radio, por lo que impuso multa a la radiodifusora, a la precandidata y a los partidos políticos que la postularon. La especializada sostuvo que la entonces precandidata hizo manifestaciones catalogadas como propaganda política y electoral en el contexto del proceso de gubernatura.

La radiodifusora, la precandidata y diversos partidos políticos cuestionaron la resolución sancionadora ante la Sala Superior.

¿Qué determinó la Sala Superior?

La Sala Superior revocó la resolución impugnada y declaró inexistente la infracción de indebida adquisición de tiempo en radio, al razonar que las entrevistas difundidas por medios de comunicación en las que aparezcan candidaturas gozan del principio de presunción de buena fe en sus actos.[2]

Esta Sala Superior ha sostenido en reiteradas ocasiones que la presunción de licitud de la labor periodística tiene gran trascendencia, por lo que el juzgador sólo podrá superar dicha presunción cuando exista prueba concluyente en contrario.

En el caso, la responsable debió valorar que la entrevistadora y la radiodifusora estaban amparadas por el manto protector de la actividad periodística, sin que en forma alguna se haya derrotado la presunción de validez, por lo que en el caso concreto se consideró indebido que no se valorara la naturaleza de la entrevista.

La Sala Superior consideró que la entrevista está protegida por el manto jurídico del periodismo, porque se desarrolló conforme a la estructura habitual del programa radiodifundido; la mayoría de los temas abordados fueron de interés público y acorde a las políticas de difusión del programa de radio, máxime que el diálogo de la entrevista fue espontáneo y ésta se difundió en una sola ocasión.

¿Por qué es importante este asunto?

Porque la sentencia fortalece la línea jurisprudencial del TEPJF respecto a la protección reforzada del periodismo en materia electoral. De tal manera que la presunción de licitud de la actividad periodística solamente se puede derrotar con elementos objetivos.

El actual sistema jurídico electoral mexicano restringe la compra o adquisición de tiempo en radio y televisión con fines electorales, sin embargo, los operadores jurídicos debemos ser cuidadosos para evitar obstaculizar de forma indebida la libertad de prensa y de cobertura informativa.

La sentencia robustece el criterio en el que se destaca que la labor periodística goza de un manto protector del cual se deriva su presunción de licitud y la obligación de las autoridades para interpretar las normas que lo rijan de la forma más favorable para su libre desarrollo[3].

La relevancia del criterio recién aprobado por la Sala Superior dota de certeza a los periodistas, porque queda claro que durante los procesos electorales podrán desarrollar el ejercicio periodístico de la entrevista con invitación a candidaturas, lo cual está protegido por la presunción de validez del ejercicio periodístico, salvo prueba en contrario.

Conclusión

Las entrevistas a candidaturas en programas de radio gozan de presunción de constitucionalidad y legalidad, la cual solamente puede ser derrotada cuando exista prueba concluyente que evidencie que no fue hecha al amparo de la libertad de información y de expresión.

Solamente de esa manera se garantiza un proceso electoral con una cobertura noticiosa adecuada a la par que se tutela el derecho a la información y la libre difusión de ideas en el contexto de uno de los procesos electorales más grandes en nuestra historia.

 

Felipe de la Mata Pizaña

@fdelamatap

 

[1] Con la colaboración de Isaías Trejo Sánchez.

[2] La sentencia en comento se emitió en el SUP-REP-490/2023 y acumulados.

[3] Jurisprudencia 15/2018, de rubro “PROTECCIÓN AL PERIODISMO. CRITERIOS PARA DESVIRTUAR LA PRESUNCIÓN DE LICITUD DE LA ACTIVIDAD PERIODÍSTICA”.