#SOBREMESA

Valor es actuar a pesar del miedo

En el evento de los 300 líderes más influyentes de México, asistieron menos políticos, y más empresarios y personajes de la sociedad. | Lourdes Mendoza

Créditos: #OpiniónLSR
Escrito en OPINIÓN el

Les traigo todos los pormenores de la mejor comida o una de las mejores comidas de Líderes… sí, la de Los 300, que han organizado Jorge y Raúl Ferráes.

De entrada, déjenme platicarles que la concurrencia cambió, que hubo mucho menos políticos, más empresarios y personajes de la sociedad.

Entre los personajes estuvieron desde un Javier Coello Trejo, pasando por Marko Cortés, Jorge Romero, Mauricio Tabe, Lía Limón y Santiago Taboada. Jesús Zambrano, Silvano Aureoles y Margarita Zavala. Faltó Alito Moreno, así como los gobernadores. El maestro Sebastián estuvo, al igual que Rivelino, el hotelero; Rafael Micha, el galerista; Óscar Román y doña Paty Chapoy. El CEO de Toyota, Luis Lozano; el financiero Hugo Petricioli y el empresario Jaime Alverde, quien estaba muy orgulloso contando sobre lo bien que su hijo Jaime canta con su grupo Jafu, al que nos conminó a seguirlo. Paco Cervantes también estuvo y se llevó muchas quejas de los presentes del actuar del CCE ante el gobierno y la falta de Estado de derecho.

Bueno el único morenista extraviado ahí fue Miguel Torruco hijo, quien, haciendo gala de la máxima incongruencia de la ‘4T’, no sólo vive como, sino que es un neoliberal-fifí a los que AMLO tanto desprecia.

Que siendo tiempos electorales, Xóchitl Gálvez no sólo asistió, sino fue vitoreada con el grito de presidenta, mientras que la Sheinbaum, aunque no me lo crean, de último momento causalmente se disculpó. En una comida de líderes, creo yo, quien aspira al liderazgo no podía faltar. Pero más bien creo que la razón fue -inhale y exhale- que ¡no la dejaron ir! Sí, Ya Sabe Quién.

Los oradores de la tarde fueron Gloria Guevara, Julio Frenk y mi teacher adorado, Joaquín López-Dóriga, quien se llevó las palmas y ovación de pie. Así como lo están leyendo, fue el rockstar del evento por sus palabras.

 

Ahora es momento de dejar a un lado el café e irse por la botana y varios fuertes porque los van a necesitar

Nos contó que es reportero hace más de 55 años, que comenzó en la primavera del 68. Que justo en ese octubre del 68 conoció el infierno, la muerte en la plaza de las Tres Culturas y que desde aquel atardecer ha podido observar, reportear, analizar y opinar sobre la actuación de 10 presidentes, desde Gustavo Díaz Ordaz hasta AMLO. Así como su manera de reaccionar ante el éxito, ante el fracaso, ante la crisis y ante el desastre, los desastres y ante las tragedias, todos diferentes.

Luego nos habló de la expresión que entraña el triunfo de la razón frente al poder.

 

Hay jueces en Berlín…

“Hay jueces en Berlín cuando al poder se le contiene, se le limita con la ley y la razón, cuando el débil prevalece sobre el poderoso, cuando los derechos ganan al Leviatán… Es indudable que hoy no sólo hay jueces en Berlín, también hay jueces en México, pero no sólo jueces, hay sociedad y hay, habemos, periodistas mexicanos comprometidos a cumplir con su función, a ser contrapeso y a hacer lo correcto”.

“Seguimos siendo un país que busca que la ley y las instituciones pasen la prueba y trasciendan el momento... Han aumentado los costos y los riesgos a jueces, periodistas, abogados, médicos, algunos empresarios, ciudadanos, líderes, por mantener a México como un país de contrapesos, informado, con Estado de derecho, con salud, educación, seguridad, justicia, garantías y tranquilidad para todos, con empleo y crecimiento económico. Insisto, esos costos se han encarecido”.

Pero esos costos vale la pena pagarlos, nos dijo, porque siempre será más barato pagar ese alto precio que perder lo que llevamos avanzado en los últimos 30 años.

¡Quihúboles! ¡Cómo les quedó el ojo! ¿A poco no los hizo pensar y reflexionar?

El auditorio estaba, literal, con la boca abierta. Generó un ambiente diferente, las cabezas asentían al escucharlo, le aplaudían y, los más, cuchicheaban: ¡qué razón tiene! Luego nos dijo que, en una democracia, en un país libre, periodista que no incomode al poder, al poder que sea, no es periodista. (¡Me sonreí! Para qué más que la verdad)

 

Valor es actuar a pesar del miedo

“Que el periodismo es el freno del desenfreno al que siempre incita el ejercicio del poder. El periodismo es el espejo donde el poderoso se refleja, pero no le gusta cómo se ve -al igual que la madrastra en el cuento de Blanca Nieves. Y ahí es cuando el poder, el poderoso, busca romper el espejo, descalificar, manchar, denostar y, sobre todo, callar al mensajero. Pero ¿cómo no dar cuenta cuando un poder ataca a otro? ¿Cómo no denunciar la corrupción, la negligencia, la indolencia, los muertos, los ríos de sangre y las fallas de las políticas de quienes llegaron por las urnas y otras vías a participar en la conducción del destino del país? Se necesita valor, sí, pero valor no es falta de miedo, valor es actuar a pesar del miedo. El Presidente y quienes forman parte del gobierno, en general, protestaron guardar y hacer guardar la Constitución y las leyes que de ella emanen. Y pareciera que por guardar entendieron guardarla en un cajón, en el cajón del olvido y la ilegalidad”.

 

Todavía no hemos visto nada

Finalmente, nos conminó a todos a hacer nuestra labor desde nuestras trincheras, porque dijo:

“Esta puede ser la última oportunidad. Hagámoslo por nuestros hijos… por México… Si nos abandonamos, perderemos una oportunidad histórica y única de convertir a México... en un país mejor, mucho mejor para todos, no el que desde el poder nos quieren imponer hoy y para mañana”.

“Solo añado que, cuando hoy le quedan 12 meses y 27 días a este gobierno, con este Presidente y con todo lo que hemos visto, aún no hemos visto nada de lo que vamos a ver”.

Enhorabuena, Jorge y Raúl, por tan buena comida, en toda la extensión de la palabra.

 

Con la bendición de Andy

Qué tal que el martes, vía redes, les di a conocer que Andy López Beltrán estaba reunido con Omar García Harfuch en la calle de Taine, en Polanco. Lo trascendente de la reunión es que el poder tras del trono lo estaba ungiendo como el candidato a la CDMX por Morena. Sí, leyó bien, por Morena. Al ver perdida la ciudad ante el Frente (PAN, PRI, PRD), nos quieren vender a Omar como candidato ciudadano. ¡Pamplinas! AMLO, al saber perdido su bastión más importante, está utilizando la carta del ciudadano guapo y héroe, pero ¿podrá hacer algo Omar en contra de las políticas de Morena? Realmente lo dudo.

 

La columna se publicó originalmente en El Financiero; reproducida aquí con permiso de la autora.

Lourdes Mendoza Peñaloza es una periodista mexicana especializada en finanzas, política y sociales, con más de 20 años de experiencia en medios electrónicos, impresos, radio y televisión.