URIEL CARMONA

Cae fiscal de Morelos, ¿qué sigue?

Debido a la detención de Uriel Carmona el gobernador tendrá que solicitar la remoción del fiscal estatal por impedimento legal, y designar uno nuevo por medio de una terna. | César Gutiérrez

Escrito en OPINIÓN el

El pasado 4 de agosto detuvieron a Uriel Carmona Gándarafiscal del Estado de Morelos, derivado de una orden de aprehensión emitida por un juez de la Ciudad de México con sede en el reclusorio sur por delitos contra la administración y procuración de la justicia, derivado del caso de feminicidio de la joven Ariadna Fernanda.

Uriel Carmona como fiscal autónomo del estado de Morelos fue nombrado en el último año de gobierno del ex gobernador del estado Graco Ramírez, con la misión de protegerle la espalda. Se sabía que Carmona tenía buena relación con el poder judicial estatal y federal, por su trayectoria dentro del poder judicial y de varios miembros de su familia, asimismo tiene arraigo dentro de la sociedad morelense ya que como titular de la notaría número seis del estado realizó escrituras y poderes notariales a muchos empresarios y empresas del estado de Morelos. 

Durante estos casi cinco años ha tenido muchos y grandes enfrentamientos con el gobernador del estado Cuauhtémoc Blanco, además cuenta con el apoyo de gran parte del Congreso del estado, por lo que no procedió el desafuero en su contra y como ya se ha publicado la Suprema Corte de Justicia de la Nación ratificó el fuero constitucional que posee el fiscal en el ámbito federal. El tema ha dado para muchas suspicacias ya que el mismo fiscal del estado ha sido acusado de tener supuestos nexos con el crimen organizado, a lo que él fiscal ha contestado con acusaciones contra el gobernador Cuauhtémoc Blanco por supuestos hechos con apariencia de delito en su gestión como gobernador.

Pero más allá del pleito personal entre los personajes mencionados existe una clara resistencia al gobierno del ex futbolista por considerar que no gobierna para los morelenses, y por la gran influencia que ejerce en su gobierno el hermano del gobernador Ulises Bravo Medina. Este último incluso fue designado como delegado de MORENA en el estado, lo que ha significado una afrenta a los morelenses que consideran que, nuevamente, un fuereño llegó a ordenar cómo llevar la política en el estado, lo que hace todavía más complicado la gobernabilidad estatal y generará muchos más enfrentamientos entre los personajes políticos del estado. 

Pero el hecho de que el fiscal Uriel Carmona haya sido vinculado a proceso por un juez de la Ciudad de México con sede en el reclusorio sur va más allá de que algunos siguen considerando que el fiscal tiene fuero constitucional y el mismo lo blinda contra los delitos del fuero común. La misma constitución del estado de Morelos menciona en su artículo 136 y la resolución de la corte ratifica que el fuero del fiscal estatal es para delitos del orden federal, por lo que no se requiere su desafuero.

La detención se determina como legal por ser imputado de un delito del fuero común. Lo realmente importante en este caso, dentro de muchos factores que se seguirán analizando, es que el fiscal de Morelos en estos momentos está siendo suplido por el titular de la Fiscalía Metropolitana, en términos de la ley orgánica de la fiscalía. La realidad es que su ausencia se considera desde este momento como una ausencia absoluta, de acuerdo a lo que establece la misma constitución estatal y la ley orgánica de la fiscalía de Morelos. En ese supuesto el gobernador tendrá que solicitar la remoción del fiscal estatal por impedimento legal, la designación de un nuevo fiscal del estado por medio de una terna que deberá enviar al congreso del estado de Morelos, lo que hará que nuevamente se entrampe la designación del fiscal del estado. Es conocido que el congreso estatal no tiene una buena relación con el gobernador ya que consideran que la gente de su gobierno viene de la Ciudad de México y no han dado oportunidad a los morelenses de gobernar su propio estado. Esto, sumado a los factores de poder externo como los allegados al ex gobernador Graco Ramírez, quien por todos los medios tratarán de entorpecer la designación de un nuevo fiscal a menos que sea de las confianzas de los diputados morelenses.

No hay que olvidar que el gobernador se está jugando incluso la designación de quién será su sucesor, ya que su gallo es Víctor Mercado, pero trae una pelea dura con la senadora con licencia Lucia Meza y el coordinador general de política y gobierno de la república Rabindranath Salazar Solorio, ex senador morelense y ex presidente municipal de Jiutepec, quienes están empatados en las preferencias para ser candidatos a la gubernatura. Lo que podría decidir el camino es saber si Morena decidirá si es candidata o candidato a la gubernatura. 

Por último, Uriel Carmona dejará la fiscalía del estado de Morelos, pero no considero que la cosa se quedara solo en eso, ya que recordemos que existen investigaciones de la Fiscalía General de la República en contra del fiscal y que al ser destituido el fuero constitucional que lo protege dejará de estar activo, por lo que se prevé vendrán diversas imputaciones contra el todavía hoy fiscal morelense. Sin embargo, después de escuchar lo revelado por Alejandro Páez Varela y Álvaro Delgado en su programa los periodistas, donde mostraron mensajes y conversaciones de Uriel Carmona con diversos personajes de la política del estado, crimen organizado e incluso ombudsman morelense, considero que habrá una investigación mucho más seria y completa que será defendida como una cacería de brujas para defender al gobernador Cuauhtémoc Blanco de las acusaciones que le hizo en su momento el fiscal de Morelos.