Opinión

2018 y la cruda realidad…

Los políticos siguen miopes y nos platican de un país que solo existe en el cuento de las mil maravillas | Manuel Fuentes

  • 03/01/2018
  • Escuchar

Apenas si acabaron los buenos deseos de Navidad y de fin de año cuando la cruda realidad salió de su escondite para anunciar los incrementos de precios en todos los productos. Otra vez las tortillas hasta las nubes, el peso tambaleando y los energéticos (luz, gas y electricidad) siguen sin parar.

¿A dónde vamos si no hay autoridad que intervenga?


Es el “libre mercado”, el que se regula solo, pero no como lo pregonaba Adam Smith en 1776, hace 291 años, en ese famoso libro Ensayo sobre la Naturaleza y las causas de la riqueza de las naciones que es la referencia de cabecera de muchos economistas.

El señor Smith decía que el bienestar individual se obtiene con la propiedad privada y que el social, con el crecimiento económico. Pero los teóricos de nuestro tiempo, metidos de políticos convenencieros, han fomentado en demasía el bienestar individual de unos cuantos y han hecho crecer de manera desmesurada la pobreza. Esta se ha convertido en un mal endémico y en nuestro país parece no tener reversa.

Las leyes laborales están hechas de tal manera que los salarios queden congelados, que se prolonguen las jornadas de trabajo sin pago y que solo sean unos cuantos los que accedan a la seguridad social. La mayoría sin estabilidad laboral y casi ausencia total de sindicatos que los protejan.

Pero los políticos siguen miopes y nos platican de un país que solo existe en el cuento de las mil maravillas.

¿La pobreza disminuyó?


Apenas el 29 de agosto pasado el Secretario Ejecutivo del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) informó que el número de personas en situación de pobreza bajó (¡!) en el último año, de 55 millones 341 mil 556 a 53 millones 418 mil 151, lo que representó, según sus cuentas, ¡un 3.47% menos pobreza! Esto a pesar de las reformas estructurales.

Coneval dice que los índices de la pobreza en México han disminuido (¡!) de 12 millones 964,690 a 9 millones 375,581 personas. ¿De verdad, ellos se creen esas cifras? ¿Qué método usaron para llegar a esas conclusiones?

Sin embargo, reconocen 5 entidades de la República con el mayor crecimiento de índice de pobreza entre 2014 y 2016, como son Veracruz (de 58% a 62.2%); Oaxaca (de 66.8% a 70.4%); Tabasco (de 49.6% a 50.9%); Chiapas (de 76.2% a 77.1%) y Campeche (76.2% a 77.1%). No pueden tapar el sol con un dedo.

Los ricos en nuestro país crecen gracias al modelo impuesto por el gobierno basado en la corrupción, en la colusión de intereses, en concesiones del Estado poniendo en barata a nuestro país y dar facilidades para que sus desorbitantes ganancias se vayan a los paraísos fiscales sin la persecución de las autoridades fiscales.

En un estudio de Miguel Ángel del Castillo Negrete investigador del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) presentado durante 2016 se revela que tan solo el 1% de la población acumula una riqueza similar a la del 95% de los mexicanos.

Esa investigación revela que las dos terceras partes de los bienes y propiedades del país -tierras, explotaciones mineras, empresas o activos financieros- se concentran en menos del 10% de la población. Son quienes le aplauden al gobierno federal y piden que esa fiesta no se acabe.

Las gasolinas han aumentado en lo que va del sexenio entre 57 y 63 por ciento, y ahora se anuncia el incremento al precio de la tortilla será de 1.50 a 3 pesos el kilogramo. ¿A dónde vamos a parar?

Amanecemos un 2018 con gobernantes ocupados en las elecciones (y en sus negocios) mientras los empresarios, con el ardid del mercado libre, no paran del regocijo, en un país en el que crece la pobreza y la violencia. ¿Hasta cuándo?

También puedes leer: El ejército como en un cerro

@Manuel_FuentesM @OpinionLSR | @lasillarota


Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.