El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) actualizó la información de incidencia delictiva al mes de octubre de 2017.

Los datos de carpetas de investigación –que corresponden apenas al 7% del total de delitos cometidos, dado que excluye todos los delitos no denunciados o no investigados– presentan la evidencia de la debacle que ha sido, por lo menos en los últimos años, el combate a la incidencia delictiva.

El agregado nacional muestra que suben prácticamente todos los delitos, pero donde el homicidio doloso y el robo con violencia, a negocio y transeúnte, muestran los mayores crecimientos.

En particular, el dato que fue usado como referencia para que esta administración federal pudiese demostrar que, pese a lo malo, no lo estaba haciendo tan mal como la pasada administración, ya fue superado: si analizamos los 10 primeros meses de 2017 contra los 10 primeros meses de todos los años, retrocediendo hasta 1997, podemos observar que el presente año tiene la mayor tasa de homicidio doloso en la historia reciente de México.

En los primeros 10 meses del año, la tasa de homicidio doloso fue de 16.9 por cada 100 mil habitantes, cuando la de 2011 fue de 16.7 por cada 100 mil habitantes. Para tomar una perspectiva, este dato corresponde a por lo menos 23,968 personas privadas de la vida.

El periodo que va de enero a octubre de 2017 comparado contra el mismo periodo del año anterior muestra un crecimiento de 22.4% en homicidio doloso; 3.4% en homicidio culposo; 3.8% en secuestro; 11.3% en extorsión; 36.7% en materia de robo total con violencia; robo a negocio 31.7%; 15.2% en robo de vehículo; 1.4% en robo a casa habitación y 29.9% en robo a transeúnte. De los 10 delitos que en el Observatorio Nacional Ciudadano (ONC) medimos mes a mes, solo la violación presenta una disminución del 1.4%.

Una mirada más atenta hacia los procesos locales muestra que esta debacle se transforma en una situación inaceptable para la calidad de vida de los ciudadanos en las entidades. La suma del agregado nacional de delitos evidencia las condiciones de franco fracaso en materia de combate a la incidencia delictiva en los estados.

Basta observar que 17 entidades ocupan los primeros 5 lugares de los delitos de alto impacto que medimos en el ONC, y la mayor parte del país muestra un crecimiento marcado.

·         Aguascalientes, es cuarto lugar nacional en robo a casa habitación y en robo a transeúnte, y quinto en extorsión.

·         Baja California se posiciona como primer lugar nacional en robo de vehículo; segundo lugar en robo a negocio; tercer lugar en robo con violencia, en robo a casa habitación y en robo a transeúnte; cuarto lugar en homicidio doloso.

·         Baja California Sur es primer lugar nacional en extorsión y robo a casa habitación; segundo lugar en violaciones y tercer lugar en homicidio doloso.

·         Chihuahua, es primer lugar a nivel nacional en violaciones.

·         La Ciudad de México es segundo lugar nacional en robo a transeúnte; tercer lugar en robo a negocio y cuarto en robo con violencia.

·         Colima es primer lugar a nivel nacional en homicidio doloso y segundo en robo a casa habitación.

·         Durango es quinto lugar nacional en robo a casa habitación.

·         El Estado de México es tercer lugar a nivel nacional en robo de vehículo y quinto lugar en robo a transeúnte.

·         Guanajuato es la entidad que concentra la mayor tasa de homicidios culposos a nivel nacional.

·         Guerrero ocupa el segundo lugar a nivel nacional en homicidios doloso.

·         Hidalgo es el quinto lugar nacional en violación.

·         Morelos, a nivel nacional ocupa la quinta posición en robo con violencia y secuestro.

·         Querétaro es segundo lugar en robo de vehículo; cuarto en robo a negocio y en violación.

·         Quintana Roo ocupa el quinto lugar nacional en robo a negocio.

·         Sinaloa es cuarto lugar nacional en robo de vehículo y quinto en homicidio doloso.

·         Tabasco es primer lugar nacional en robo con violencia, robo a negocio y robo a transeúnte; tercer lugar en secuestro; cuarto en extorsión y homicidio culposo, y quinto en robo de vehículo.

·         Tamaulipas ocupa el segundo lugar nacional en secuestro y en homicidio culposo.

·         Zacatecas es la entidad con la tasa más alta de secuestros del país y tercero en extorsión.

Con tal evidencia, lo esperado sería ver renuncias, admisión de incapacidad, cambio de ruta, liderazgos en favor de la seguridad, combate a la corrupción, a los mercados ilegales y a la estructura financiera de los delincuentes. Sin embargo, nadie asume la responsabilidad o ese necesario liderazgo que podría salvar vidas y el patrimonio de tantos mexicanos.

Ya pasaron nueve años de aquel famoso "si no pueden renuncien" y las cosas siguen empeorando. El presidente rechaza los justificados reclamos de ausencia de resultados en medio del silencio y la falta de rendición de cuentas de todos los actores.

Sobran las palabras y llamados, es hora de acciones. Recuerden que es obligación de la autoridad mejorar las condiciones de seguridad, no importa que este sea el último año de gobierno para el Ejecutivo Federal y nueve gobernadores, deben trabajar para los ciudadanos hasta el último día de su mandato.

@frarivasCoL | @OpinionLSR | @lasillarota



Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información