A lo mejor porque como que la gente de voto contante y sonante ya sabe qué canción va a cantar cada ranchero, las expectativas para el segundo debate de candidatos a la Presidencia de la República el domingo 20 de mayo en Tijuana, han ido a la baja...

En primer lugar porque de nuevo y de nuevo y de nuevo los cuatro candidatos opositores a Andrés Manuel López Obrador-Morena, irán con la espada más que desenvainada y afilada para intentar bajarlo del pedestal en el que lo han puesto las encuestadoras y, tanto Ricardo Anaya de Por México al frente, como José Antonio Meade de Todos por México y los dos candidatos independientes, Margarita Zavala y Jaime Rodríguez Calderón, alias El Bronco: todos juntos quieren comer chicharrón de Peje.

Esta vez le será más difícil a AMLO evadir respuestas, dar vuelta a las preguntas y hacer mohines para mostrar indiferencia y tranquilidad porque sus cuatro adversarios ya aprendieron la lección del Debate 1 en CdMx, y buscarán acorralarlo exigiéndole respuestas a preguntas que serán dardos envenenados.

Los candidatos

El más aguerrido será Ricardo Anaya, quien dice haber ganado el primer debate, aunque según las mismas encuestadoras que ahora reinan en el ámbito electoral mexicano, luego de aquel ejercicio no ocurrió la debacle Pejista y las preferencias electorales del hombre de Tepetitán, Tabasco, no sufrieron descalabro, en tanto que Anaya sigue en un segundo lugar incómodo.

Es evidente que Ricardo Anaya ha tomado clases de dicción y de lenguaje corporal. Que lleva bien aprendidas las cifras, los datos, los cuadritos ilustrativos y las frases más agresivas. Y que orientará su aguerrida oratoria hacia AMLO  pero también en contra de Meade, como un tercero que le podría alcanzar en los días siguientes y antes del 1 de julio.

José Antonio Meade va renovado. Con kilos de menos. Tiene un nuevo presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, René Juárez Cisneros, quien sustituyó a Enrique Ochoa Reza, y quien seguro adiestró al candidato para ese tono agresivo y estruendoso con el que de unos días a la fecha anda en campaña más en tono priísta que antes e, incluso, al final Meade se puso la chamarra roja, color emblemático priísta, y dejó de repetir que es el primer no priísta candidato de priístas, lo que enojaba a todos en ese Partido.

Margarita Zavala estará en lo suyo. Defendiendo al gobierno de su marido Felipe Calderón, impulsando el eterno femenino y regañando a los demás si se portan mal. El señor Bronco irá asimismo, bronco, y querrá repetir su hazaña del debate uno: aquello de la mano cortada. Le resultó en mucha atención en redes sociales y en medios, aunque el escándalo no se expresó en preferencias electorales y sigue en un lejanísimo e imposible último lugar...

Segundo debate presidencial

El formato será –dicen- más ágil y permitirá la participación del público asistente con algunas preguntas de medio segundo que deberán ser contestadas en un minuto preciso. Serán tres bloques temáticos y 2 segmentos en cada uno de estos.

Los temas: 1.- México en el mundo. Comercio exterior e inversión; 2.- Seguridad fronteriza y combate al crimen transnacional; 3.- Derechos de los migrantes.

Como se ve la temática está más que a la mano para que Meade se luzca si quiere hacer aportaciones serias y si quiere dejar de molestar al prójimo-opositor. Fue canciller y secretario de Hacienda, así que información la tiene, aunque quizá, si las soluciones son las mismas, pues entonces será de otro modo, lo mismo, porque no es la política exterior mexicana de hoy, la que nos hace sentir orgullosos y mucho menos el trato a migrantes del sur y... En fin. 

Ricardo Anaya dice que ha dedicado parte de su trayectoria política y burocrática a entenderse con líderes internacionales: aquel "´it´s insolting and unacceptabol" sigue siendo objeto de ´risión´, pero bueno. Él dice que lo sabe todo en la materia y llevará algunas respuestas, si el tiempo en el que querrá acabar con AMLO se lo permite.

AMLO ha dicho poco en materia de política exterior, acaso en algún momento ha reprobado la actitud pasiva del gobierno de Enrique Peña Nieto frente a las andanadas del presidente estadounidense Donald Trump, pero se ha contenido porque sabe que no le conviene confrontarse con el gobierno de Estados Unidos que de por sí ya lo ve con malos ojos.

¿Dirá algo respecto de los agravios de Donald Trump a México y lo mexicano? ¿Insistirá en que el TLCAN se firme cuando ´él ya esté en la Presidencia´? ¿Qué dirá de los migrantes, informado por el cura Alejandro Solalinde que por catorce años se ha ocupado del tema y a quien quiere hacer presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos si llega a presidente de México? (Cosa extraña si se sabe que un ministro de culto religioso no puede ocupar puestos públicos, así sea en institución autónoma y tal)

En fin, que el debate que moderarán la señora Yuriria Sierra que dice ser politóloga y el estudioso de temas de Estados Unidos de América, León Krauze, de nuevo será la oportunidad de conocer proyectos de solución a estos temas muy importantes o bien, se repetirá la historia infernal de todos contra todos, todos contra uno, dos contra uno y uno contra todos...

A ver si al día siguiente no volvemos a la vieja historia de que por encima de los grandes problemas nacionales: "Songo le dio a Borondongo; Borondongo le dio a Bernabé; Bernabé le pegó a Muchilanga, le echó a Burundanga...".

Elecciones de sangre

jhsantiago@prodigy.net.mx

@joelhsantiago ·  @OpinionLSR · @lasillarota



Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información