Opinión

18 de octubre elecciones en Coahuila e Hidalgo

Ciudadanos podrán ejercer su derecho al voto con protocolos en materia de seguridad. | Fernando Díaz Naranjo

  • 17/08/2020
  • Escuchar

De acuerdo con el calendario electoral 2020 las elecciones locales en los estados de Coahuila e Hidalgo debían haber desarrollado su jornada electiva el pasado 7 de junio.  Sin embargo, y ante la emergencia sanitaria que vivimos desde finales del mes de marzo el Instituto Nacional Electoral (INE), a través de su Consejo General, tuvo que hacer uso de sus facultades constitucionales para que, a partir del primero de abril aprobará ejerce su facultad de atracción para suspender temporalmente el desarrollo de los procesos electorales en ambas entidades federativas.

A raíz de que las autoridades en materia de salud federal establecieron en mayo un acuerdo para la reapertura de diversas actividades, el INE, a finales de junio emitió criterios para un regreso gradual de sus actividades, incluyendo el levantamiento de algunos plazos que tenía suspendidos.

Estos antecedentes dieron pauta para que el Consejo General del INE a finales del mes de julio acordara la realización de la jornada electoral tanto en Coahuila como en Hidalgo para llevarse a cabo el próximo 18 de octubre.

En ese mismo acuerdo, el INE manifestó, entre otros aspectos que el nuevo Congreso de Coahuila podrá instalarse el primero de enero de 2021, fecha prevista, en tanto que en el estado de Hidalgo la toma de posesión de las nuevas autoridades municipales se pospone para el 15 de diciembre de este 2020, para lo cual el Congreso local tendrá que nombrar concejos municipales interinos.

El acuerdo del INE también hizo referencia que en caso de que las autoridades en materia de salud establecieran la existencia de condiciones sanitarias no favorables el INE determinaría las mejores medidas en beneficio de la población. No obstante, ambas elecciones se llevarán, según información de la propia autoridad nacional electoral, con estrictos protocolos en materia de salud.

No obstante, la polémica no se hizo esperar sobre todo para diversos actores políticos. Así, a principios del mes de agosto, tanto el PAN como Morena impugnaron el acuerdo del INE ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

En el caso de Morena, consideró que el INE debió consultar a las autoridades sanitarias de forma previa al establecimiento de la fecha determinada para la jornada electoral. Por su parte el PAN señaló que el INE no garantizó el derecho a la salud, tanto del personal de las distintas autoridades electorales como de la propia ciudadanía al ordenar los procesos electorales en ambas entidades estableciendo una fecha precisa considerando que carecía de dichas facultades que, a su decir, correspondían al Congreso estatal.

Al respecto, la Sala Superior del TEPJF concluyó como infundadas las demandas interpuestas por los siguientes aspectos:

· El INE no estaba obligado a consultar a las autoridades de salud en razón que atiende a su ámbito de competencia, indicando, además, que el INE sí valoró la información emitida por las autoridades en materia de salud.

· El INE cuenta con facultades para señalar o determinar la fecha en que los ayuntamientos electos en Hidalgo deben tomar posesión del encargo.

Con esta resolución, la Sala Superior del Tribunal Electoral, por unanimidad de votos de sus integrantes, confirma el acuerdo del Consejo General del INE para que las elecciones en Coahuila e Hidalgo se efectúen el 18 de octubre.

Así, las ciudadanas y ciudadanos de ambas entidades podrán ejercer su derecho al voto con protocolos en materia de seguridad.

Lo que nos toca ahora, es estar atentos al desarrollo de unas elecciones que en Coahuila significará la renovación del Congreso local y, en Hidalgo, de sus 84 ayuntamientos.

¡Hasta la próxima!

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.