Opinión

Temblores: la hora de hacer preguntas

Roberto Rock L.

  • 25/09/2017
  • Escuchar

1.- La muerte de 25 personas, 19 de ellas niños y niñas en edad preescolar, en el colegio “Enrique Rébasamen” al sur de la ciudad de México, ¿fue producto de una tragedia inevitable ocasionada exclusivamente por la severidad del terremoto, o estamos también ante un caso de negligencia en los trabajos de construcción y ampliación del plantel?

De haber sido así, ¿quién promovió estos trabajos defectuosos, fuera de norma? ¿Cómo logró que fueran aprobados por la autoridad? ¿Quién los autorizó? Ante indicios de irregularidades, es indispensable que sea cumplido el compromiso de la delegada en Tlalpan, Claudia Sheimbaum, de hacer un peritaje exhaustivo antes de la demolición final del área afectada.

2.- Existen numerosos edificios en la capital del país, de construcción reciente, que resultaron con daños que ahora los hacen inhabitables, lo que pone en peligro el patrimonio de quizá cientos de familias que con mucho esfuerzo habían logrado ese sueño mediante créditos a pagar durante 20 años o más y que ahora apenas pueden aspirar a que tales hipotecas cuenten con un seguro que las invalide, pero no a recuperar su bien inmueble.

¿Cómo procederá el gobierno de Miguel Ángel Mancera en esos casos? ¿Y los bancos? ¿Qué responsabilidad le será fincada en particular a los desarrolladores? Ya que, según las evidencias disponibles, no respetaron la normatividad existente para construir vivienda, defraudaron a sus clientes y pusieron en riesgo la vida de quizá miles de personas.

3.- El propio señor Mancera, jefe de Gobierno capitalino, tiene un desafío muy singular en el caso de un edificio en cuyo desarrollo está implicado un cercano personaje de su administración, el señor Simón Neumann Ladenzon, a quien designó Secretario de Desarrollo Urbano y Vivienda en el arranque del gobierno, en diciembre de 2012. Y si bien lo destituyó en octubre de 2014, lo retuvo como asesor especial y parte del equipo de la Secretaría de Desarrollo Económico. El señor Neumann es propietario de la empresa inmobiliaria Dakah, que fundó en 2003 y ligada con uno de los nuevos edificios siniestrados, como lo revela la investigación periodística ofrecida por La Silla Rota este domingo.

Los rumores sobre conflictos de interés en temas inmobiliarios en el equipo de Mancera llevan años entre nosotros, e implican a varios de sus funcionarios. Además de Neumann, a Héctor Serrano, quien acaba de dejar la Secretaría de Movilidad, antes fue secretario de movilidad y se ha desempeñado como uno de los principales operadores políticos de su jefe. Otros señalados son el consejero jurídico del gobierno de la ciudad, Manuel Granados y otros personajes a cargo de dependencias ligadas al sector de la vivienda.

4.-  El oriente de la capital del país, en particular la delegación Iztapalapa, ha compartido durante los últimos días con el municipio mexiquense de Nezahualcóyotl una aguda escasez de agua, entre señalamientos contra políticos de varias facciones por estar presumiblemente atrás de una manipulación en el otorgamiento del vital fluido. ¿Habrá consecuencias legales para algunos de ellos?

5.- En Morelos y en la zona afectada de Oaxaca se multiplican las denuncias contra políticos locales y estatales que maniobraron para lucrar económica o políticamente con el reparto de despensas y otro tipo de ayudas. ¿Veremos a alguien sometido a proceso, o al menos exhibido públicamente por estos abusos?

Es necesario que la sociedad y en particular los medios de comunicación asumamos que el drama ocasionado por el terremoto nos debe imponer la prioridad de atender a las víctimas, honrar a los rescatistas y a otros héroes de este periodo. Pero que en democracia, incluso durante una gran tragedia o en medio de una algarabía, es necesario comenzar a hacer preguntas incómodas. 

robertorock@hotmail.com | @OpinionLSR | @lasillarota

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.