Opinión

La llegada de la primavera en Italia

En Milán, uno de los eventos más relevantes es el Festival de Flores y Sabores en el Naviglio Grande que se realizó el domingo 8 de abril | Nasheli Resendes

  • 19/04/2018
  • Escuchar

La primavera es una estación del año que permite admirar a detalle el despertar de la naturaleza después de los meses de invierno. El cambio de temporada es notorio no solo en el clima, sino en la diversidad de colores y la luz que toma protagonismo. Hay claras señales de cambio en los árboles y flores.

Remontándonos a la historia italiana, en la antigüedad, en el centro del país, la deidad de esta estación era Flora: diosa y esencia de la primavera. En un segundo momento se le atribuyeron virtudes como la juventud, el amor y la esperanza. En la Piazza Barberini, en lo que hoy es Roma, tiempo atrás existía un templo para su veneración.

La primavera italiana


Según la astronomía, en Italia el invierno dio paso a la primavera a las 16:15 horas del martes 20 de marzo del 2018, durante el equinoccio. Pero lo que nos hace saber que la primavera llegó a Italia son sus características flores.

La Prímula es una de las primeras en mostrar sus pétalos. Su nombre se deriva del latín y significa "flor que nace antes". La Camelia es un arbusto de hoja perenne que florece entre febrero y marzo, siendo uno de las primeras en colorear los paisajes y los jardines.

El Narciso es de los primeros en abrir y uno de los más fáciles de cultivar en macetas o en  jardín. La Violeta sorprende por la intensidad de su colorido; decora el césped y los campos con grandes “tapetes” púrpuras.

Y el Jazmín, de aroma muy intenso, que a menudo se encuentra en los jardines públicos y privados, su olor es característico incluso en contextos urbanos. Trepa por entre rejas y paredes de las calles italianas.

La primavera en este país europeo se ve también hasta en las mesas. El risotto primavera tiñe los manteles blancos de hermosos colores, combinando algunas de las verduras de temporada con la cocina tradicional.

Y en Milán, uno de los eventos más relevantes es el Festival de Flores y Sabores en el Naviglio Grande, que se realizó apenas el domingo 8 de abril. Más de 200 expositores provenientes de toda Italia fueron los protagonistas, crearon escenografías espectaculares con un efecto cromático. Se pudo encontrar a la venta plantas, verduras, flores, equipos de jardinería, productos de bienestar y alimentos naturales.

Es una iniciativa organizada por la Asociación de Naviglio Grande, que desde 1982 se ha fijado el objetivo de mejorar uno de los lugares más característicos y apreciados de Milán. Una verdadera celebración de los colores y olores de la primavera, a la que se suman  deliciosas ofertas de productores de alimentos y vinos, siempre presentes, siempre dentro de la cultura italiana. Otra participación muy activa es del grupo artístico y artesanal.

La atmósfera en su conjunto hace de la visita un ambiente único y agradable. Una manera diferente de vivir la primavera y Milán.

El aeropuerto

@OpinionLSR | @lasillarota



OTROS TEXTOS DEL AUTOR