Opinión

Igualdad e inclusión para la comunidad mexicana en el exterior

El Estado debe garantizar la protección de todas las formas de familia como parte de la sociedad mexicana, sin importar dónde se encuentren. | Isaías G. Noguez

  • 03/12/2020
  • Escuchar

Madrid, España. El Estado debe garantizar la protección de todas las formas y manifestaciones de familia como parte de la sociedad mexicana, sin importar el lugar del mundo donde se encuentren o constituyan.

México cuenta con una histórica y reconocida labor de protección de los derechos e intereses de sus connacionales en el exterior. No puede ser de otra forma, al ser el segundo país en el mundo con mayor cantidad de expatriados.

Esa tradición y compromiso han sido asumidos por la actual administración del Gobierno mexicano. El 28 de febrero de 2019 se presentó en Palacio Nacional un plan de diez acciones en las cuales se enmarcaría el trabajo de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), conjuntamente con el resto de las dependencias federales, como parte del diseño de una estrategia integral para proteger a la comunidad mexicana en el extranjero

Por la apabullante realidad del fenómeno migratorio de nuestro país, el programa planteado tiene como referencia a los connacionales que radican en Estados Unidos, pero no es excluyente para toda aquella persona mexicana que se encuentre por alguna circunstancia fuera de territorio nacional y que requiera el apoyo del Estado mexicano.

Dentro de los ejes estratégicos marcados, se estableció como una de las prioridades el modernizar la normatividad consular y profesionalizar el servicio de atención a la comunidad con la aspiración de salvaguardar y hacer valer el marco actual de derechos humanos en México, buscando favorecer de manera especial a grupos vulnerables, promoviendo, además, la inclusión de las lenguas indígenas y el matrimonio igualitario.

En este contexto, y a la luz de la conmemoración del Día Internacional contra la homofobia, la transfobia y la bifobia, la SRE confirmó el 16 de mayo de 2019 que se iniciaría con lo necesario para que todas las oficinas consulares de México en el exterior tuvieran las capacidades legales y técnicas para poder celebrar matrimonios igualitarios. Unas semanas después del anuncio, el 23 de julio, la Embajada de México en Alemania celebraría la primera ceremonia en la que dos mexicanos contrajeron nupcias.

Con la implementación de esas disposiciones, se da un paso significativo para brindar la protección en su connotación más amplia con miras a respetar, proteger y garantizar los derechos consagrados en la Constitución Política para los mexicanos que se encuentran en el extranjero, en este caso, con el reconocimiento de las uniones conformadas por personas del mismo sexo como parte de la organización y desarrollo de la familia de nuestro país. 

En el mismo sentido, y como parte de la protección de este derecho, desde hace algunos años se reconoce a la comunidad mexicana residente en el exterior la crianza y protección de hijos propios, sin distinción de género u orientación sexual. De igual forma, se ha actualizado recientemente la normatividad y procesos para atender de manera adecuada estos casos.

Así, si una persona o pareja del mismo sexo decide acceder a la crianza de hijos propios, adoptados, gestados mediante el uso de técnicas de reproducción asistida, o procreados por una de las personas que la integra, el Estado mexicano, a través de las oficinas consulares mexicanas, reconoce todos los derechos y obligaciones sobre ellos como parte de su vida familiar, siendo una de estas la posibilidad de la transmisión de la nacionalidad a través del registro como mexicano, cuando el nacimiento haya ocurrido en el exterior.

Las opciones ofrecidas a nuestros connacionales en las oficinas consulares a través de la celebración de matrimonios igualitarios, o la transmisión de la nacionalidad mexicana a hijos de familias homoparentales representan, en este sentido, grandes avances con miras a una definición más amplia, tanto de la unión familiar, como de la identidad mexicana. Ambas, como parte de la aspiración para construir una sociedad abierta, igualitaria, libertaria y lo más equitativa posible.

No obstante, el camino hacia ello tiene mucho por andar y se debe seguir trabajando en el andamiaje institucional y jurídico que garantice la protección de todas las formas y manifestaciones de familia como parte de la sociedad mexicana, sin importar el lugar del mundo donde se encuentren o constituyan.

Para ello, las Embajadas y Consulados deben mantener el rumbo para que la comunidad mexicana en el extranjero las considere como espacios seguros en los que se respetan los derechos humanos, sin discriminación alguna, y en donde se fomenta la igualdad y la inclusión en la atención que se brinda a cada persona que acude a realizar cualquier trámite o a solicitar asistencia.

En la sección consular de la Embajada de México en España se trabaja cada día con esa mística. En los últimos días, al amparo de la nueva normatividad y recursos señalados, se han celebrado tanto el primer matrimonio igualitario entre dos mexicanos residentes en este país, así como los primeros registros de nacimiento de un par de niños, hijos de una familia comaternal, integrada por una connacional y su esposa española. Asimismo, en los próximos días se atenderá la solicitud, por primera vez en esta Embajada, de un matrimonio conformado por un mexicano y su esposo español que llevará a cabo el registro como mexicana de su hija pequeña, nacida gracias a un proceso de gestación subrogada.

La atención de estos casos infunde renovados ánimos y esperanza, en un año lleno de grandes desafíos y complejidades por las diversas y lamentables consecuencias derivadas de la crisis sanitaria por covid-19, tanto en México como en España.

El ejemplo de estas tres nuevas familias que se integran de manera formal y con plenos derechos y obligaciones a la sociedad mexicana, son una inspiración para constatar que, por más adversidades que se afronten, y desde cualquier rincón del mundo, no hay obstáculo que impida seguir hacia adelante en búsqueda de la construcción de un México más justo y libre. 

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.