Opinión

Extrañar México, pero ¿por qué?

Sí, extraño mucho México, pero lo único que no extraño es esa mentalidad de darse rápido por vencidos, no luchar y no exigir | Mafer Alvarez

  • 21/12/2017
  • Escuchar

Hace un año, en el aeropuerto de la Ciudad de México, mientras esperaba abordar el avión que me traería a Madrid (ciudad en la que actualmente vivo), pensaba en las cosas que definitivamente no extrañaría de mi país y lo primero que me vino a la mente fue el tráfico, el transporte público e inclusive por mi mente también paso el no extrañar el mal servicio que encontramos en muchos establecimientos, el mal humor de la gente; en fin, yo ya había encontrado varias cosas que creía no iba a extrañar de México.

Por el otro lado, mi mente ya estaba en España, el sitio perfecto para estudiar protocolo. ¡Claro! cómo no serlo, si aquí aún existe la monarquía.

España, el sitio perfecto para dejar atrás todas aquellas cosas que no me gustaban de mi país y encontrar una nueva forma de vida.

Un año después


Un año atrás de ese acontecimiento, solamente puedo decir que aquel tráfico que todos los días inunda las calles de la Ciudad de México, me parece la mejor manera de hacernos despertar temprano y salir con tiempo de casa, porque no me imagino esas mañanas mexicanas sin el claxon de los automóviles, muchas veces despertando a los no madrugadores.

Que aquellas personas que creía que daban un mal servicio, no tienen nada que ver con la falta de calidez en otros países.

Que el mal humor de la gente, algunas veces está justificado por los grandes trayectos que tienen que hacer para llegar a su trabajo, y que el transporte público no ayuda mucho (eso lo extraño, pero solo un poquito).

Y qué decir sobre nuestra comida, que además de ser única, es Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Vaya sorpresa que me lleve cuando no podía conseguir los alimentos que en México hasta en las esquinas los encontramos, y que ni se imaginan, el día que me encontré una jícama saltaba de emoción, pero mientras me decían el costo, mi emoción se esfumaba, ya que costaba lo equivalente a 345 pesos.

Que en todo el mundo no existe mayor calidez o arropo como el que te brinda un mexicano, que aunque lleves un día de conocerlo, "su casa ya es tu casa".

Y no es que Madrid me haya recibido mal, todo lo contrario, me recibió con los brazos abiertos, es  un país lleno de ventajas y oportunidades. Aquí saben aprovechar y explotar cada cosa o situación que se presenta. Las personas siempre se sienten y se saben lo suficientemente capaces para cualquier circunstancia. Que a pesar de no ser tan cálidos como los mexicanos lo somos, son lo suficientemente conscientes para cuidar el ambiente, trabajo, salud, familia y su persona.

En fin, sí, extraño mucho México, pero lo único que no extraño es esa mentalidad de darse rápido por vencidos, no luchar y no exigir, aún cuando sabemos que tenemos todo para ser los mejores. No extraño la falta de oportunidades para muchos de nosotros, y tampoco extraño el no sentirnos lo suficientemente merecedores de un México mejor. Entonces ¿Por qué no extrañar México?

@MafeAB | @OpinionLSR | @lasillarota