Opinión

Espacios públicos y coronavirus

No obstante el coronavirus, la sociedad neerlandesa sale a tomar el aire, andar en bici y socializar en lugares públicos. | Flavio Díaz Mirón

  • 30/07/2020
  • Escuchar

Holanda, Países Bajos. No obstante el coronavirus, la sociedad neerlandesa sale a tomar el aire, andar en bici y socializar en lugares públicos. Escribo esto a finales de julio, cuando ya las regulaciones pararon de ser tan estrictas.

Unas observaciones. Para tomar el aire, los neerlandeses salen a caminar en hermosos parques urbanos. Por lo que he visto en varias ciudades y pueblos, es común que los parques estén rodeados por alguna estructura antigua que diera identidad al lugar, ruinas, una iglesia antigua, una fortaleza, diques o canales. Casi siempre tienen estanques, canales o humedales y se puede navegar con barcos y lanchas pequeñas y kayaks. En los sábados y domingos, familias o grupos de amigos salen en su lancha a disfrutar del paisaje urbano y del parque mientras toman cerveza. Claro que también usan los parques para correr, y a veces, pescar. En general, los parques están diseñados para bloquear el bullicio citadino y caminar por veredas arboladas. Existe una tradición propiamente neerlandesa en la arquitectura del paisaje, más doméstica que pública, sin embargo, la proximidad e influencia inglesa y francesa ha moldeado parques urbanos de excelente calidad y uso.

Es casi obligación andar en bicicleta en Países Bajos. Sin importar de donde vengas, ciudad o pueblo o comunidad rural, todo el mundo, niños y ancianos, andan en bicicleta. Es común también ver a decenas de grupos de ciclistas uniformados para una carrera. Existen varios caminos especialmente diseñados para peatones, corredores y ciclistas. El uso de la bicicleta es casi obligatorio de niño. Nadie usa casco y los automóviles dan siempre la preferencia a las bicicletas mientras que los ciclistas y peatones negocian al momento, quién da el paso a quién. Todos los niños reciben cursos de bicicleta en el ´kinder´ o primaria; los cursos son impartidos por asociaciones de padres en colaboración con maestros. Y es normal adelantarse y enseñar a tus hijos desde la edad de 2 o 3 años. En los cursos aprenden las maneras, reglas y comunicación que existen entre ciclistas, de todas las edades.

Lo último que he observado es que en días de verano (en Países Bajos hay muy mal clima) los neerlandeses salen después de las 5 o 6 del trabajo, a socializar, beber cerveza y disfrutar del clima en las mesas de restaurantes, cervecerías, bares y cafés que hay en plazas, terrazas, calles, muelles; en fin, cualquier lugar sin importar el tamaño que tenga bonita vista o bellos edificios (casi nunca frente los edificios modernos). De 7 a 8, empieza a salir gente más joven. Por supuesto que hay también restaurantes familiares pero la mayoría son todos adultos. El bullicio y la cantidad de gente es sorprendente, a veces, ensordecedor. Hay plazas y terrazas de tres tallas, asimismo, las calles tienen carros, bicicletas, personas en sillas automatizadas y peatones

Hasta aquí mis observaciones, en tiempos de coronavirus en los Países Bajos.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.