Opinión

El Papa Francisco en Chile

Analizando la reciente visita del Papa a Chile, a mi juicio, el Jefe de Estado del Vaticano recibió más atención que la autoridad católica | Claudia Arias

  • 22/02/2018
  • Escuchar

Cuando de religión católica se habla, se me vienen a la mente esos días cuando México recibió al Sumo Pontífice Juan Pablo II en el año 1979, a quien recordaremos por aquellas palabras que se quedaron grabadas en todos los mexicanos: “México siempre fiel”.

Con esa nos abarca un sentimiento de fe arraigado a nuestras costumbres heredadas y transmitidas a las nuevas generaciones. Pero, ¿se vive de la misma manera la fe católica en otros países?

Analizando la reciente visita del Papa Francisco a Chile, a mi juicio, el Jefe de Estado del Vaticano recibió más atención que la autoridad religiosa de los católicos.

El respeto y una excelente coordinación y organización dominaron la visita, pero en Chile faltó esa empatía de los feligreses con su pastor. Esperaba un recibimiento más caluroso, más entregado, como se vive en México, ese sentir que inunda los corazones, esa emoción que mueve y saca lo mejor de los mexicanos católicos. Es evidente que como sociedad hemos cambiado. Hemos dejado de creer; contamos con mucha más información que antes.

Lo cierto es que la fe se vive de distinta forma en Chile, el Papa Francisco se enfrentó a un ambiente frío, que ha tenido rupturas y desagravios entre los católicos, entre los de su grupo. Ante estas desavenencias que también se viven en México, no importa quién o en qué crees, lo relevante es reconocer que somos humanos y está en nuestra naturaleza equivocarnos. Católico o no, creyente o no creyente, deberíamos dejar atrás los juicios y buscar un mismo fin: armonizar con el mundo que nos rodea.

Lee también: Cómo nos ven desde el extranjero

@OpinionLSR | @lasillarota

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.