Hoy me parece un buen día para escribir acerca de un tema que es de vital importancia para mi, para mi hermana, para mi mamá, para mis sobrinas, para mis tías, para mis amigas, para mis conocidas, para las mujeres que no conozco, para las que estoy por conocer, para las mujeres que me cruzo en la calle y para todas aquellas que alguna vez han vivido la violencia en carne propia.

El 53% de la población mexicana que reside en el extranjero somos mujeres, sorprendente ¿no? Pues para muchas personas este dato sí que será una sorpresa, pero para mí no lo es. Y es que todos los días por la mañana al comenzar a ver las redes sociales y leer un poco de noticias sobre México, me encuentro con notas sobre desaparición, muerte y maltrato hacia las mujeres. Me pregunto ¿aún así resulta sorprendente que estemos dejando nuestro país?

Este tema, que para mi resulta complicado, es demasiado alarmante, sobre todo porque de acuerdo con los datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en los últimos cinco meses, al menos cada hora fueron cometidos cinco delitos de violencia de género, y en lo que va del 2018, la violencia hacía la mujer cobra al día 9 víctimas, ¿y esto sí resulta sorprendente?Y no, no es la forma de vestir, ni la forma de comportarnos, tampoco creo que sea que pretendemos divertirnos como lo hacen ellos, mucho menos que estemos buscando proyección profesional y dudo que sea que muchas queremos ser independientes, por lo tanto, no entiendo el porqué todos los días en México suceden estas cosas.

Actos de violencia

Pero ahora que me pongo a pensar, esto no sólo sucede en México, también sucede en España, sólo que con menos frecuencia; sucede en Venezuela, pues fue muy sonada la nota sobre un hombre mató a su esposa en su propia casa; sucede en Dinamarca, país europeo que encabeza la violencia hacia la mujer; pero también pasa en Francia, Brasil, Argentina, Pakistán, Finlandia, Reino Unido, Suecia, etc. y no le seguimos más.

Ahora bien, siempre hablamos del terrorismo que pone bombas y atropella personas, pero si analizamos la definición de "terrorismo" según la RAE, son una sucesión de actos de violencia para infundir miedo, pues justo eso, estamos con miedo y volviéndonos estrategas.

Y sí, así vivimos las mujeres, diseñando estrategias para estar seguras, estrategias como "tener las llaves fuera antes de llegar" o quien no ha dicho la frase típica de "mándame un mensaje cuando llegues a casa" o "te mando la ubicación del lugar al que voy, por si acaso", y estos por si acaso no son los mismos que utilizamos cuando hacemos una maleta.

Pero, por muchas estrategias que diseñemos, seguiremos viviendo en la inseguridad mientras no haya cambios estructurales, mientras no cambien ellos. Y lo peor de todo, es que las agresiones siempre vienen de personas que nunca crees que te puedan lastimar ¡increíble!

A diferencia de México, en Madrid podemos aún caminar a la hora que sea, podemos salir a divertirnos, podemos usar vestidos y faldas sin miedo a que en la esquina te topes con un acosador, incluso hay quienes en pleno parque toman el sol en bikini. Madrid es una ciudad en donde he visto a más padres cuidando a sus hijos porque a su esposa le ha tocado salir a divertirse ¿por qué en México, que es un país maravilloso, lleno de ventajas no podemos aspirar a esto?

Aquella noche, gracias a Dios, yo si volví a casa, con mi familia. Pero hoy que escribo esto, me pongo a pensar en cuántas mujeres no vuelven a casa ni esa noche, ni el día siguiente y mucho menos el mes siguiente y ¡que injusto

La superación del pasado o la superación del presente 

 @MafeAB  | @OpinionLSR | @lasillarota 



Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información