Opinión

Descubriendo voces, sonidos y más

El radioteatro nos hace descubrir una atmósfera diferente mediante voces y sonidos, manteniendo las emociones en cada acto | Nasheli Resendes

  • 04/01/2018
  • Escuchar

Me encuentro sentada en una sala al sur de Milán, el matiz de la luz es tenue y mis orejas portan unos audífonos. Era 3 de diciembre de 2017, junto conmigo se encontraban algunos compañeros de la universidad, todos estábamos atentos, curiosos; pero sobre todo en silencio, estaba por iniciar el radioteatro.

Inesperadamente escuché un susurro del lado izquierdo, era una voz femenina. De momento pensé que era mi compañera quien deseaba preguntarme algo. Me giré para ver qué quería decirme. En ese instante entendí que era la voz de la actriz del radioteatro, quien iniciaba a susurrar en mi oreja izquierda a través los audífonos. Una sensación extraña, diferente, que experimenté por primera vez.

Fue entre los años de 1920 y 1940 que el género de radioteatro se desarrolló en México y el mundo. En ese entonces algunos asistían a la transmisión en vivo, mientras otros la escuchaban por medio de la radio en sus casas. El radioteatro es una categoría donde no existe la escenografía y los personajes usan la voz para transmitir, con ayuda de la música o sonidos para crear ambientación.

En México, instituciones como IMER han producido este formato de radio; y en Italia la casa de producción de audio drama y radioteatro, Fonderia Mercury,  busca  difundir este género, que cuenta con una importancia histórica, una mezcla de actuación teatral y el sector radiofónico.

E Johnny prese il fucile” (Y Johnny cogió su fusil), el radioteatro al que hice referencia líneas arriba, está basado en la novela de Dalton Trumbo del  año 1939, libro de culto durante los tiempos de la guerra de Vietnam. En este caso la Fonderia Mercury, buscó agregar un valor especial llevándolo del radio al teatro, metiendo en acción técnicas usadas por años en la historia de la radio.

Y Johnny cogió su fusil, es la historia de un joven americano llamado Joe Bonham, que  combatió durante la Primera Guerra Mundial. Una granada lo hirió dejándolo vivir sin extremidades, además de perder el oído y la vista. Durante el relato se describen escenas de sus vivencias pasadas con su padre y su novia, así como su estancia en el hospital militar con los doctores y en especial con una enfermera. Conocemos a detalle los latidos de su corazón, su respiración, sus recuerdos y cómo van pasando las horas, los días y los años. Es un monólogo que transmite emociones de las vivencias bastante intensas del soldado durante el período en guerra.

Esta obra también fue llevada a la pantalla grande y un dato curioso es que Metallica, el grupo estadounidense, compró parte de los derechos de autor de la película para realizar su videoclip de la canción One en 1989, que incluye varias escenas.

En Milán, en esta ocasión, la puesta en escena tuvo una duración de una hora y quince minutos. Se llevó a cabo en el Hotel Grand Visconti Palace, a pocos pasos de Porta Romana, una elegante mezcla arquitectónica moderna y antigua. Una de las particularidades de este hotel es que las 14 salas con las que cuenta para eventos y reuniones llevan el nombre de algunas de las puertas de la ciudad: Porta Romana, Porta Ticinese y Porta Vittoria. Las puertas tienen un  valor simbólico, ya que en tiempos antiguos se usaban para protección del territorio, así como lugar de encuentro para manifestaciones culturales.

Con obras como esta, hoy en día el género de radioteatro nos hace descubrir una atmósfera diferente mediante voces y sonidos, manteniendo las emociones en cada acto.

Lee también: 12 de diciembre a la italiana

mundodnash@gmail.com

@OpinionLSR | @lasillarota

OTROS TEXTOS DEL AUTOR