Opinión

¿Decisiones de corto plazo vs. coronavirus?

¿Y los muertos los pone el pueblo? | Miguel Ángel Orduño

  • 07/05/2020
  • Escuchar

Forzar el presupuesto público con decisiones cortoplacistas, traerá consecuencias lamentables para la población más vulnerable, ya que la lógica del “pan para hoy, hambre para mañana” desgraciadamente es la luz más próxima al final del túnel. Utilizar los recursos públicos, hoy más que nunca, debe hacerse de manera transparente y apegada a la Ley, y no porque antes no se hiciera, sino porque fue una promesa de campaña que acarreo muchos dividendos al grado de sacar del gobierno a una amalgama de políticos y funcionarios deshonestos con su propio país. 

En momentos de crisis como los que estamos viviendo actualmente, so pretexto de la pandemia covid-19 que azota a México y al mundo entero, las personas más vulnerables son las más engañadas. 

La confianza que le fue dada en las urnas al presidente Andrés Manuel López Obrador, equivocadamente la ha materializado, despilfarrando dinero entre los más marginados de su país, pensando en un México pobre, al que un día y otro también le inyecta hambre de odio y venganza, sin embargo, hoy más que nunca la “raza de bronce” le recuerda cuando Luis Donaldo Colosio decía, que veía a un México con “hambre”, sí, pero con hambre y sed de justicia, sí, solo justicia, y no solo dar cuenta en sus “mañaneras” de la rabia y el rencor que este gobierno le profesa a todos aquellos que piensan distinto al presidente de todos los mexicanos

Ojalá que al presidente AMLO le alcance su mandato para darse cuenta de que la base económica somos todos, que lo único que genera riqueza es el trabajo productivo y ese trabajo tiene su sustento en la pequeña y mediana empresa, la cual aporta poco más de la mitad del Producto Interno Bruto Nacional, y, por tanto, es de vital importancia apoyar a esta base productiva que representa más del 70% de los empleos formales del país. 

La vox populi ya se dio cuenta de que el petróleo no será más la panacea para seguir engañando a los mexicanos, si el precio del hidrocarburo es alto la gasolina se encarece y si es barato también, lo que no se les dice con claridad es que se debe al Impuesto Especial sobre Productos y Servicios, el IVA y otros impuestos lo que los tiene “jodidos”, y al mismo tiempo siguen siendo el lastre para quienes generan la riqueza de este país. Lo desastroso no es el año, ni el coronavirus, ni los precios del petróleo, sino las monstruosas decisiones de un gobierno que no acaba de entender que debe ponerse a trabajar y no estar pensando en el 2021, al que por cierto no llegaremos todos. ¡¡Lo siento, asi veo México!!

La crisis que se avecina será el resultado de regalarle dinero a la gente para mantenerla en el engaño, en lugar de fortalecer las estrategias para preservar los empleos, afianzar las instituciones públicas, brindar servicios de salud accesibles y seguros para todos los mexicanos. ¿Diecisiete meses de gobierno y hasta ahora encontraron un lastimoso sistema de salud amenazado por un virus invisible llamado covid-19? De seguir así, me parece que no todos cruzaremos para estar del otro lado y continuar en el esfuerzo, y sí dejarle los privilegios a esa clase política podrida que no acaba de irse y representa la verdadera pandemia que asesina a su país y engaña a su población. Ahora por lo pronto, debemos permanecer en casa, y esperar a que la ciencia resuelva el problema. ¡¡Porque si no, ya nos cargó el payaso!!