Opinión

Crónica catalano-purépecha VII: Elecciones en Cataluña

El domingo 14 de febrero de 2021 se celebra la elección del President de la Generalitat de Catalunya número 132. | Elvira García Mora

  • 13/02/2021
  • Escuchar

Han pasado siglos desde que Berenguer de Cruïlles, obispo de Girona, fuera nombrado primer President de la Generalitat en 1359. Esta lista de dirigentes de la Generalitat de Catalunya se vio interrumpida a partir del 11 de septiembre de 1714, con la caída de la ciudad de Barcelona bajo las tropas de Felipe V. Fue Francesc Macià i Llussà, President número 122, quien retomara esta tarea en 1931. Después de él, solamente se han tenido nueve líderes de Cataluña. El penúltimo, tal vez sea el más reconocido a nivel internacional: Carles Puigdemont i Casamajó, President número 130. 

Las elecciones en México son episodios políticos rutinarios, regulares, bien fijados en el tiempo. Es decir, se sabe con certeza que cada seis años se elige un presidente de la República. En el caso de España, hay factores más relevantes que el tiempo para determinar el plazo de una gestión. Como fue el caso de la moción de censura promovida en 2018 por el actual presidente de Gobierno, Pedro Sánchez Pérez-Castejón, para interrumpir el gobierno de Mariano Rajoy Brey y posteriormente ganar las elecciones en junio del mismo año. Entonces, un jefe de cualquier nivel de gobierno puede dejar su cargo antes de cumplir su plazo. En Cataluña, los datos históricos muestran este tipo de episodios con una alta frecuencia. En entrevista para la radio catalana RAC1, el historiador Enric Pujol (profesor de historia moderna de la Universidad Autónoma de Barcelona) lo resumió de la siguiente manera: 10 de los últimos 12 Presidents de la Generalitat pasaron por un proceso judicial que les impidió finalizar su mandato y terminaron enjuiciados, destituidos, exiliados, puestos en prisión, condenados o incluso ejecutados (como Lluís Companys, fusilado en el Castillo de Montjuïc de Barcelona hace 80 años). En este 2021, la razón de una nueva elección es la inhabilitación del President número 131: Quim Torra i Pla en 2020.

A esta enorme carga histórica se suman las restricciones adoptadas en medio de la crisis de la covid-19. ¿Qué más puede tener de especial la elección del President de la Generalitat? Se ha tratado de una campaña más que peculiar. Los partidos políticos y los candidatos han realizado lo que podría llamarse "una campaña virtual" con el constante uso de las redes sociales y las plataformas digitales para llegar a sus seguidores. Por otra parte, el número de electores que han solicitado la opción de votación por correo tuvo un aumento mayor al 300% (porcentaje aún en crecimiento). A la vez, un gran número de los ciudadanos elegidos como encargados de las mesas electorales han rechazado el cargo motivados por la crisis sanitaria.

Hay muchas interrogantes alrededor de estas elecciones: ¿se debe suspender el derecho a voto a los ciudadanos positivos de covid-19?, ¿será una muestra representativa el número de votantes que se presenten en las urnas?, ¿será posible instaurar todos los colegios electorales ante la previsible ausencia de los ciudadanos convocados?, ¿se debió aplazar la elección? Aparentemente la pregunta menos escuchada es: ¿quién será el nuevo President, o tal vez Presidenta, de la Generalitat de Catalunya? A partir del 15 de febrero se tendrán algunas de estas respuestas.

Diosï meyamu ("muchas gracias", en purépecha) y fins aviat ("hasta pronto", en catalán).

Breve aclaración: las crónicas catalano-purépechas son una secuencia de relatos de experiencias y reflexiones vividos en primera persona que comparto para tratar de explicar cómo veo México como mexicana residente en Cataluña. El eje de estos escritos son la lengua y cultura tanto catalanas como purépechas, esta última para hacerme presente a mí misma mi tierra: Michoacán, "lugar junto al agua" en purépecha (INAFED, 2018).

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.