Opinión

Crónica catalano-purépecha VI

¿Piensas que ha sido complicado llegar a la universidad? | Elvira García Mora

  • 17/09/2020
  • Escuchar

Estos tiempos tan peculiares que vivimos tal vez me han hecho más sensible de reflexionar sobre demasiados aspectos de lo que consideraba ordinario. Por ejemplo, ¿dónde es más difícil tener acceso a los estudios universitarios, en México o en Cataluña? Para buscar la respuesta me he planteado hacer una odiosa comparación (me disculpo, pero al parecer es una metodología rápida para llegar a una conclusión) entre la experiencia que tuve para lograr mi aceptación a los estudios de licenciatura en México y de lo que viví como parte del tribunal de las pruebas de acceso a la universidad este verano en Cataluña.

Observemos los dos casos:

1. Como mexicano, ¿qué necesito para inscribirme en la carrera universitaria de mi interés en Michoacán?

1.1 Haber obtenido notas aprobatorias, mayores a seis puntos en escala de 10, en todas las asignaturas de la rama de bachillerato que corresponde a la licenciatura de mi interés (en mi caso fue “ingeniería y arquitectura”).

1.2 Realizar los trámites burocráticos para la solicitud de ingreso.

1.3 Obtener una nota en el examen de conocimientos generales suficientemente alta como para lograr matricularse en la carrera de interés.

2. Como catalán, ¿qué se necesita para tener acceso a una universidad catalana?

2.1 Haber obtenido notas aprobatorias, mayores a cinco puntos en escala de 10, en todas las asignaturas de la rama de bachillerato que corresponde a la licenciatura de interés.

2.2 Realizar los trámites burocráticos para la solicitud de ingreso.

2.3 Seleccionar las asignaturas de las cuales se presentará examen para lograr la puntuación suficiente para acceder a la licenciatura de interés.

2.4 Sumar una puntuación que permita lograr un lugar privilegiado en el baremo (lista según puntos) para estar en condiciones de elegir sin que se hayan agotado las opciones deseadas.

Los requisitos punto por punto:

- Según se observa, la exigencia de calificaciones del bachillerato es mayor en México. Esta es una cuestión del criterio que se tiene en Cataluña para determinar que un alumno tiene los conocimientos suficientes. Para los centros escolares catalanes, se considera que un estudiante que domina la mitad de los conocimientos que se exigen en su nivel de estudios puede seguir adelante. En México, se pide un 10% más de la mitad.

- Las cuestiones burocráticas son ineludibles. Sin discusión…

- ¿Prueba de conocimientos generales o exámenes de las asignaturas de interés? En la universidad pública en la cual estudié en Michoacán, todos los alumnos de una misma especialidad de bachillerato realizamos el mismo modelo de examen. La cita fue un sábado por la mañana en un estadio deportivo. La enorme cantidad de butacas permitió que entre los estudiantes se tuviera espacio suficiente como para impedir visualizar las respuestas a las preguntas de opción múltiple de los vecinos.

En Cataluña, los alumnos se dieron cita cuatro días consecutivos en horarios desde las nueve hasta las 16:30 horas (con periodos de descanso entre la prueba de cada asignatura).

Entonces, de acuerdo con las materias seleccionadas, cada alumno tenía su propio horario de evaluación. Pero había asignaturas obligatorias para cualquier carrera, como: catalán, castellano, inglés y matemáticas. Sí, matemáticas… Pero con la variante del área de conocimiento de la licenciatura deseada. Es así que había dos opciones: las matemáticas para las ciencias sociales y las matemáticas de la rama científico-tecnológica. Pero también se tenían otras asignaturas más específicas a evaluar: francés, latín, historia del arte, dibujo artístico, dibujo técnico, tecnología (física), química, geografía, filosofía o historia.

Por tanto, los alumnos catalanes tienen dos opciones de estrategia: examinarse en tantas materias puedan o elegir únicamente las materias acordes a la carrera de interés y prepararse exhaustivamente para lograr notas excelentes. Pero, en cualquiera de las dos alternativas se debe trabajar mucho (o muchísimo).

Si pienso como estudiante, es más favorecedora la metodología de la universidad michoacana. Ahora, si pienso como ciudadano, aporta más al avance del país el tener profesionistas de excelencia y esto se puede garantizar con un procedimiento riguroso de acceso a la universidad. Y en un ejercicio de autocrítica, pienso que con mi desempeño académico no habría podido lograr un título de licenciatura en Cataluña.

Diosï meyamu (“muchas gracias”, en purépecha) y fins aviat (“hasta pronto”, en catalán).

Breve aclaración: las crónicas catalano-purépechas son una secuencia de relatos de experiencias y reflexiones vividos en primera persona que comparto para tratar de explicar cómo veo México como mexicana residente en Cataluña. El eje de estos escritos son la lengua y cultura tanto catalanas como purépechas, esta última para hacerme presente a mí misma mi tierra: Michoacán, “lugar junto al agua” en purépecha (INAFED, 2018).

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.