Opinión

5 de la cultura laboral en Canadá

Las diferencias laborales entre México y Canadá hay cosas buenas y otras a las que cuesta más acostumbrarse. l Lorena Rico

  • 11/07/2019
  • Escuchar

Es muy interesante que entre la oficina de Pablo, mi esposo, que es una compañía local de tamaño mediano y la mía, una empresa global de origen europeo y con una oficina de 15 personas en Saint John, hay en varias ocasiones un abismo de diferencia entre las culturas laborales que vivimos cada día. 

En ambos casos estamos rodeados tanto de locales como de muchos inmigrantes. Pablo trabaja de cerca con una chica de Marruecos, un brasileño, un iraní y un chico recién llegado de Arabia Saudita, más varios locales. En mi caso, mi jefe, uno de los fundadores de la compañía y de nacionalidad británica, un parisino, una ecuatoriana, y el resto locales. Sin embargo, en ambos casos como inmigrantes y luego de conversaciones con otros, hemos detectado varias coincidencias que son muy características de la cultura laboral canadiense. 

1. Puntualidad

Aunque no puedo hablar por todo el país, es impresionante la puntualidad con que todo se maneja en la ciudad con respecto a lo laboral. A las 9:00 de la mañana todo mundo está de entrada en la oficina, y algunos ya en su lugar realmente iniciando el día de manera real. Así como, a las 5:00 de la tarde las luces de la oficina se han pagado y las computadoras cerrado. La gente llega y se va a tiempo. Evidentemente hay situaciones especiales donde debes quedarte más tiempo, como en todo, pero en definitiva es algo que sucede muy pocas veces.

2. Productividad

El nivel de exigencia y control sobre los entregables, al menos en nuestras empresas es mucho más evidente. Si bien hay excepciones, la expectativa de que un empleado realmente aproveche las horas en oficina es muy alta. Dicha productividad es muy bien valorada y remunerada. 

3. Control de días

Si bien cada compañía ofrece un número de días de vacaciones al año diferente, el mínimo es 15 al año. Además de esos días, cada empresa asigna un número de días de enfermedad, y un número de días para temas personales. Se reportan en un software de control y listo. Esto evita todas las negociaciones burocráticas que algunas empresas mexicanas todavía tienen. En los tres casos, realmente no se espera una explicación de parte del empleado, sólo que lo reporte en el sistema y listo. Hay un bajo nivel de cuestionamiento.

4. Socialización

Si bien cada ambiente laboral puede ser ligeramente diferente, no solo por el estilo de la compañía pero por el equipo y posición dentro de la empresa, es una realidad que la socialización en la oficina suele quedarse ahí en la mayoría de los casos. Pocas 'amistades' iniciadas en ese entorno trascienden fuera de ella. La vida personal se ve constantemente celada a mantenerse separada y privada de lo laboral

5. Códigos de vestimenta

Al igual que en Europa, los códigos de vestimenta en este país en realidad no significan nada. A reserva de gente que trabaje en bancos y dos empresas locales de gran tamaño, el resto no imponen un código como respuesta a la 'no discriminación' así como a la comprensión de las condiciones climáticas, tanto en invierno a -40 grados, como en el verano de 35 grados. De hecho, es muy común que la gente ande descalza o en calcetines por las oficinas ya que el hábito de dejar el calzado cerca de las puertas de entrada es algo muy común.

Aunque la mayoría de estas características de la cultura laboral local tienen una connotación positiva, es innegable que cuesta acostumbrarse a ellas por el hábito y ritmo que traíamos de la CDMX. Incluso hay algunas como el caminar sin calzado en la oficina, que no solo aun no vemos como 'normal' sino que no lo hemos podido adoptar.