Opinión

La muerte de la democracia · Benjamin Carter Hett

Un fascinante recuento de cómo y por qué el Partido Nazi llegó al poder.

  • Escuchar
ADELANTOS EDITORIALES

¿Cómo se derrumbó tan rápido la democracia en Alemania en 1930?

¿Cómo un gobierno democrático le permitió a Adolf Hitler hacerse con el poder?

Benjamin Carter Hett responde a estas preguntas, y la historia que nos cuenta resuena de forma perturbadora en nuestra época.

Decir que Hitler fue elegido es demasiado simple. Nunca habría llegado al poder si los principales políticos de Alemania no hubieran respondido a una serie de insurgencias populistas tratando de cooptarlo, una estrategia que los arrinconó y cuya única salida fue abrirle la puerta a los nazis. Hett deja al descubierto la equivocada confianza de los políticos conservadores en que Hitler y sus seguidores los apoyarían, sin prever que al utilizar a los nazis saldrían perjudicados; de forma voluntaria, le dieron todas las herramientas para convertir a Alemania en una cruel dictadura.

Benjamin Carter Hett es un destacado experto en la Alemania del siglo XX y un talentoso narrador de historias, cuyos retratos de estos irresponsables políticos demuestran cuán frágil puede ser la democracia cuando los que ostentan el poder no la respetan. Este libro nos ofrece una poderosa lección para hoy, cuando la democracia de nuevo se encuentra asediada y el canto de sirena de los déspotas suena cada vez con más fuerza en varias partes del mundo.

Fragmento del libro "La muerte de la democracia" de Benjamin Carter Hett. © 2021 Traducción: Adriana de la Torre Fernández. Cortesía otorgada bajo el permiso de Grupo Planeta México.

La muerte de la democracia | Benjamin Carter Hett

#AdelantosEditoriales

 

1

Agosto y noviembre

El príncipe Max von Baden pasa la mayor parte del día esperando impacientemente las noticias del káiser Guillermo II.

El príncipe Max es un hombre delgado que parece mirar al lente de cada cámara con la sombría expresión de alguien que ha visto mucho, ha quedado impresionado por poco y tiene pocas ilusiones sobre sus semejantes. Tiene una reputación inusual como príncipe alemán liberal. Por eso fue nombrado canciller del Reich alemán en octubre, a la edad de 51 años. Más tarde, registrará sus experiencias en un tono seco, sin ocultar la irritación que sentía con casi todas las personas a las que tuvo que tratar: el káiser, los generales, los socialistas moderados y los radicales.

El problema del príncipe Max es que el káiser, el emperador hereditario de Alemania, cuya familia ha gobernado desde Berlín a partir del siglo XV, no puede decidirse a abdicar del trono. Alemania está cayendo aún más en las garras de la revolución y cada minuto cuenta. Las repetidas llamadas de Max al cuartel general del ejército en Spa, Bélgica, a donde se ha ido el káiser, solo se encuentran con un estancamiento. El príncipe quiere salvar lo que pueda del viejo orden. Él sabe» que la revolución está ganando». No puede ser «derribada , pero «podría ser sofocada . Lo único que hay que hacer es contener la revolución y nombrar, por autoridad real, a Friedrich Ebert, el líder de los socialdemócratas moderados, canciller.

Ebert pronto será canciller de una forma u otra, razona Max, si no por nombramiento real, entonces por la revolución en las calles. «Si la mafia me presenta a Ebert» como al Tribuno del Pueblo, tendremos la República , se dice. Un destino aún peor es posible. Si la mafia convierte al canciller socialista independiente más radical Karl Liebknecht» en lugar de Ebert, «tendremos también el bolchevismo . Pero si, en su último acto, el káiser Guillermo nombra a Ebert, «entonces todavía habría una pequeña esperanza para la monarquía que queda. Quizás entonces podríamos tener éxito en desviar la energía revolucionaria hacia los canales legales de una campaña electoral».

El príncipe Max no sabe sobre el drama que se desarrolla en el cuartel general del káiser. En Spa, el mariscal de campo Paul von Hindenburg, comandante supremo del Ejército alemán, entiende claramente dos cosas: el káiser tiene que abdicar, y el propio Hindenburg debe escapar de la culpa por empujarlo a esta realización. El káiser está jugando con la idea de llevar a su ejército de regreso a Alemania para aplastar a los revolucionarios. Hindenburg entiende que esto conducirá a una desastrosa guerra civil. Él no quiere ser responsable de tal cosa. Pero Hindenburg también es monárquico y sabe que otros monárquicos podrían culparlo por no apoyar a su rey. Hindenburg es el héroe de Tannenberg, una de las pocas grandes victorias de Alemania en esta guerra perdida. No puede dejar que su reputación se vea empañada ahora.

Resuelve el problema dando el trabajo a su segundo al mando, el primer intendente general Wilhelm Groene.

Groener le dice sin rodeos al káiser que el ejército regresará pacíficamente a Alemania bajo sus comandantes, «pero no bajo el mando de» su majestad, porque ya no están detrás de su majestad . Tranquilamente, Hindenburg comienza a organizar la fuga del káiser a la neutral Holanda, donde estará a salvo.

Estos eventos establecen un patrón. Más de una década después, Hindenburg seguirá luchando con el problema de una posible guerra civil. Seguirá tratando de encontrar una manera de mantener al ejército alejado de las luchas internas mientras preserva su propia reputación. Seguirá descargando tareas desagradables en sus subordinados.

Sin decisión en Spa, el príncipe Max se queda sin paciencia y decide tomar el asunto en sus propias manos. Quiere anunciar la abdicación de Guillermo él mismo. El príncipe Max convoca a Ebert y le pregunta si está preparado para» gobernar de acuerdo con «la Constitución monárquica . Ebert es un socialdemócrata inusualmente conservador y hubiera preferido conservar la monarquía, pero los eventos han ido demasiado lejos. «Ayer podría haber dado una afirmación incondicional», le dice al príncipe Max. «Hoy primero debo consultar a mis amigos». El príncipe Max le pregunta acerca de considerar una regencia, alguien que sirva para guardar la posición hasta que haya un futuro monarca. Ebert responde que es «demasiado tarde». Detrás de Ebert, como los cansados registros escritos con pluma de Max, los otros socialdemócratas en la sala »repiten. al unísono: «¡Demasiado tarde, demasiado tarde!

Mientras tanto, el colega de Ebert, Philipp Scheidemann, se para». en un balcón del Reichstag y grita: «¡Viva la República! Esto se toma como una declaración de que Alemania, de hecho, se ha convertido en una república democrática, aunque Scheidemann» dirá más tarde que lo dijo solo como una «confesión de fe.

En el palacio real, un kilómetro al este del Reichstag, el radical Karl Liebknecht declara a Alemania una «república socialista». En ese momento, el káiser finalmente ha abdicado como emperador de Alemania.

Al final de la tarde, el príncipe Max tiene una reunión final con Ebert. Este último ahora le» pide al príncipe que permanezca como «administrador , un regente con otro nombre. El príncipe Max responde con rigidez: «Sé que estás a punto de llegar a un acuerdo con los Independientes [los socialdemócratas independientes» más radicales] y no puedo trabajar con ellos . Cuando se va, da vuelta para decir una última cosa: »«Herr. Ebert, ¡comprometo el Imperio alemán a su custodia!

Ebert responde» gravemente: «He perdido dos hijos por este imperio .

Es el 9 de noviembre de 1918.

Dos días después, entra en vigor un armisticio negociado entre políticos alemanes y oficiales militares aliados. La Primera Guerra Mundial ha terminado. Para la mayoría de los alemanes, la derrota llega repentina y sorprendentemente. Entre ellos se encuentra un soldado herido que convalece de un ataque con gas venenoso en un hospital en Pasewalk, un pequeño pueblo de Pomerania a unos cien kilómetros al noreste de Berlín.

«Así que todo había sido en vano», escribe. «En vano todos los sacrificios y privaciones... inútil la muerte de dos millones de personas...». ¿Habían luchado los soldados alemanes solo para «permitir que una multitud de criminales». miserables impusieran sus manos sobre la Patria? No ha llorado desde el día del funeral de su madre, pero ahora el joven se tambalea de regreso a su pabellón y »entierra su «cabeza ardiente en las mantas y la almohada .

Su nombre es Adolf Hitler, soldado de primer rango.

Si se observa de cerca, se encontrará que casi todo sobre la República de Weimar trataba realmente sobre la Primera Guerra Mundial.

Nunca había habido una guerra como esta, con tan cuantiosas bajas concentradas en un período relativamente corto. Alemania sufrió la pérdida de 1.7 millones de soldados en poco más de cuatro años, más que cualquier otro país, excepto Rusia. Como nunca antes, los civiles, incluidas las mujeres, habían sido movilizados para hacer trabajos industriales de guerra y de otro tipo. Las presiones en tiempos de guerra obligaron al Estado a exigir cada vez más mano de obra y sacrificios a su gente. Esto hizo que fuera crucial mantener el apoyo público. Los nuevos medios de comunicación abrieron innumerables posibilidades para que el Estado «vendiera» la guerra, generalmente a través de versiones altamente emocionales —y, en gran parte, falsas— acerca del significado del conflicto o de la naturaleza del enemigo. La propaganda en tiempos de guerra dejó una profunda huella en el pueblo alemán, como lo hizo en la gente de otros países.

La guerra se extendió desde el verano de 1914 hasta fines del otoño de 1918, pero el verdadero momento de decisión llegó a la mitad, hacia fines de 1916. Sorprendido por los costos completamente inesperados de la guerra y los crecientes disturbios en el país, los gobiernos de todos los países en guerra enfrentaron la misma decisión: podrían presionar para ganar de inmediato, o podrían aceptar el estancamiento y negociar la paz. Para ganar, tendrían que asumir más deudas, aceptar aún más bajas y redoblar esfuerzos para extraer mano de obra y sacrificio de lo que ahora llamaban el frente civil . En todos los casos importantes, los gobiernos decidieron presionar por la victoria. Líderes más decididos llegaron al poder en todas partes. En diciembre de 1916, el enérgico David Lloyd George reemplazó al exhausto H. H. Asquith como primer ministro de Gran Bretaña. En noviembre de 1917, el feroz Georges Clemenceau (el Tigre) llegó al poder como primer ministro francés con la simple y sombría promesa de «yo hago la guerra». En Alemania, el proceso fue más sutil. En la segunda mitad de 1916, los dos comandantes supremos del ejército, el mariscal de campo Paul von Hindenburg y el general Erich Ludendorff, impusieron constantemente su autoridad no solo en la conducción de la guerra, sino también en la gestión del frente civil. Marginaron al gobierno civil del káiser Guillermo y lo reemplazaron con su propia «dictadura silenciosa». Aquí había una paradoja, una que apuntaba al futuro de Alemania. Hindenburg y Ludendorff habían sido nombrados para el Supremo Comando en el verano de 1916, en contra de los deseos del káiser y como resultado de la presión popular. Su dictadura era, por lo tanto, una especie de populismo.

Un liderazgo más despiadado no podía cambiar los hechos básicos de la moderna guerra total. La guerra total exigía el trabajo o el poder de lucha de todos y cada uno de los ciudadanos. A su vez, esto les dio a ellos un poder de negociación sin precedentes con el Estado, que se vio obligado a hacer promesas cada vez más extravagantes sobre el maravilloso mundo que vendría con la victoria. Gran Bretaña, por ejemplo, entró en la guerra con su gobierno hablando solo de la santidad de los derechos de los tratados y la defensa de la «valiente y pequeña Bélgica» contra el ataque alemán. Pero es difícil pedir a cientos de miles de hombres jóvenes que mueran, y a sus seres queridos que los lloren, por la santidad de los tratados. Entonces, en 1918, Lloyd George se había unido al presidente de los EEUU, Woodrow Wilson, para solicitar la formación de una Liga de las Naciones, apodando esta lucha como «La guerra que pondrá fin a la guerra» (una frase acuñada originalmente por el escritor y crítico social británico de ciencia ficción H. G. Wells). Lloyd George prometió una amplia reforma social y, en palabras de uno de sus ministros del gabinete, hacer que Alemania pagara exprimiéndole «hasta la última gota». La guerra total fomentó un nuevo tipo de nacionalismo, más populista e igualitario y menos respetuoso con las élites y el simbolismo tradicional.

En Alemania, el gobierno se sintió obligado a prometer reformas democráticas, en particular cambiar las reglas de votación para las elecciones estatales prusianas, que habían sido un gran peso para los ricos. Gustav Stresemann, un diputado del Reichstag que pasaría a ser ministro de Asuntos Exteriores en la República de Weimar y uno de los estadistas más importantes de la República, dijo a sus colegas parlamentarios en 1917 que la guerra había cambiado la relación entre el pueblo y el Estado. El Estado de posguerra, dijo, tendría que volverse más democrático. Incluso la Ley de Servicio Auxiliar Patriótico, que Hindenburg y Ludendorff introdujeron en 1916, podría parecer un progreso democrático, aunque atrajo a los trabajadores a las industrias de guerra. Los partidos democráticos en el Reichstag habían cooperado en la redacción de la ley. Esta incluía disposiciones para que los trabajadores estuvieran representados en las decisiones de la gestión.

Otros desarrollos en tiempos de guerra apuntaban a un futuro más siniestro. El gobierno alemán prometió a su pueblo que la victoria traería un nuevo tipo de grandeza imperial. Alemania se convertiría en la potencia dominante en Europa, anexando territorio de Bélgica y Francia, y aún más de las tierras occidentales del Imperio ruso. Esta visión se realizó brevemente cuando Rusia abandonó la guerra en 1918 y los alemanes controlaron, directa o indirectamente, lo que ahora es Polonia, los Estados bálticos, Bielorrusia y Ucrania. Un nuevo partido político que se formó en 1917, el Partido de la Patria, pidió continuar la guerra hasta que Alemania obtuviera una victoria completa, aplastando a los moderados políticos locales y estableciéndose como el poder dominante en Europa y «hasta las puertas de la India». Un miembro del Partido de la Patria era Alfred Hugenberg, un industrial del acero y barón de los medios de comunicación que, en la República de Weimar, lideraría al principal partido derechista del orden político, el Partido Popular Nacional Alemán. Otro era un fabricante de herramientas y cerrajero de Múnich llamado Anton Drexler. En 1919, para mantener viva la visión del Partido de la Patria, Drexler fundó algo llamado Partido Obrero Alemán. En otro año, después de reclutar en sus filas al joven veterano de guerra Adolf Hitler, el Partido Obrero Alemán cambiaría su nombre a Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán: los nazis.

Así como la guerra empujó a algunos alemanes a la extrema derecha, empujó a otros a la extrema izquierda. Una de las víctimas de la desilusión en tiempos de guerra fue el Partido Socialdemócrata. Los socialdemócratas habían sido el partido más grande en Alemania antes de la guerra y el partido socialista más grande del mundo, con un millón de miembros. En 1912, habían ganado la mayor cantidad de escaños en las elecciones al Reichstag. Aunque su ideología socialista debería haberlos comprometido con la paz, habían apoyado fielmente los esfuerzos bélicos de Alemania, y sus diputados del Reichstag habían votado por todos los gastos de guerra necesarios. En parte como resultado, su membresía se desplomó durante la guerra hasta un cuarto de millón en 1917. Ese año, una facción del Partido Socialdemócrata se separó para oponerse a todos los gastos militares adicionales. La nueva facción se hizo conocida como el Partido Socialdemócrata Independiente. A fines de 1917, contaba con 120 000 miembros, casi la mitad de los miembros socialdemócratas tradicionales. Los independientes fueron la raíz de la cual, después de 1918, crecería el Partido Comunista de Alemania. El movimiento obrero alemán ahora estaba dividido permanentemente.

Sin embargo, el centro político aún podría sostenerse. En julio de 1917, los tres partidos más democráticos del Reichstag (los socialdemócratas, los liberales de izquierda y el Partido del Centro católico), que controlaban casi dos tercios de los escaños, aprobaron una resolución a favor de una paz negociada sin anexiones ni pagos de reparación forzada. La resolución no podría obligar a Hindenburg ni a Ludendorff, pero podría asustarlos. Después de todo, se presumía que la mayoría del Reichstag expresaba las opiniones de la mayoría de los alemanes. Fue inmediatamente después de esta resolución cuando los generales organizaron la formación del Partido de la Patria. También provocaron el despido del desventurado jefe de gobierno, el canciller Theobald von Bethmann-Hollweg, a quien juzgaron demasiado débil para controlar a los rebeldes demócratas del Reichstag.

El verdadero significado de la Resolución de Paz fue que definió claramente un bloqueo democrático en la política alemana. Los tres partidos detrás de él se convertirían en los pilares de la democracia de Weimar después de 1918 —de hecho, se conocieron como la Coalición de Weimar —. Desde 1917 hasta 1933, la política alemana estaría dominada por la lucha entre este bloque democrático y el bloque nacionalista, aquellos conservadores y liberales de derecha que respaldaban un seguimiento más agresivo de la guerra.

A fines del verano de 1918, el Ejército alemán estaba exhausto. La derrota se avecinaba en el Frente Occidental. Hindenburg y Ludendorff entendieron esto perfectamente bien: Ludendorff llamó a un ataque aliado en Amiens el 8 de agosto «el día negro del Ejército alemán», y a fines de septiembre, le dijeron al káiser que era hora de buscar un armisticio con las potencias occidentales. Cautelosos como siempre, los generales se rehusaron a negociar el armisticio ellos mismos; en cambio, les dieron ese trabajo a los líderes democráticos del Reichstag. Desastrosamente, Woodrow Wilson siguió el juego, rehusándose a negociar con los «militaristas» alemanes. Generalmente, un armisticio es negociado entre los respectivos comandantes militares de ambos lados. En este caso, los políticos democráticos llevaron la pelota de Alemania. Más tarde, cargarían con la culpa.

En el otoño de 1918, las fuerzas armadas alemanas estaban por todas partes en tierra extranjera, ocupando la mayor parte de Bélgica y gran parte del norte de Francia y controlando también vastos tramos de Europa del este. Ni un metro cuadrado de Alemania fue ocupado por tropas enemigas. A diferencia de la Segunda Guerra Mundial, la tecnología de las bombas y los aviones no se había desarrollado hasta el punto de que las fuerzas aéreas aliadas pudieran hacer un daño significativo a las ciudades alemanas. La prensa alemana en tiempos de guerra había sido fuertemente censurada y no había traído más que noticias de victorias y promesas de más por venir. Solo un civil inusualmente imaginativo o bien informado podría haber entendido que Alemania estaba al borde de la derrota. Sin embargo, de repente, sus líderes habían pedido un armisticio. No es de extrañar que a la mayoría de los alemanes les haya resultado difícil comprender la derrota.

Sin embargo, antes de que un armisticio pudiera entrar en vigor, Alemania fue sacudida por la revolución. Comenzó con un motín naval, dirigido por marineros que no veían ningún punto en la misión suicida contra los británicos que les ordenaban sus comandantes. En un país cansado de la guerra, agotado y hambriento, la revolución se extendió de pueblo en pueblo e incluso a las unidades del ejército en Francia. En unos pocos días, a principios de noviembre, todas las antiguas casas reales que aún gobernaban los estados federales de Alemania —como los Wittelsbachs en Baviera y los Wettins en Sajonia, y finalmente incluso el propio káiser Guillermo en Berlín— fueron obligados a abdicar. El 9 de noviembre, los socialdemócratas y los socialdemócratas independientes tomaron el poder en la capital. Estos dos partidos se habían separado apenas el año anterior. Ahora la revolución los volvía a colocar juntos temporalmente.

El nuevo líder del país, Friedrich Ebert, se encontró a la cabeza de algo llamado Consejo de Diputados del Pueblo, un cuerpo compuesto por tres socialdemócratas y tres independientes. En ese momento, esto era lo que Alemania tenía como rama ejecutiva del gobierno. Los problemas que enfrentó Ebert fueron abrumadores: una guerra perdida, un ejército de millones que había que llevar a casa y desmovilizar, una población muriendo de hambre bajo los efectos del bloqueo naval británico y la incertidumbre sobre qué tipo de términos de paz impondrían los victoriosos Aliados.

Ebert y los socialdemócratas tenían una idea clara de lo que querían hacer. Querían que Alemania se convirtiera en una democracia parlamentaria en la línea occidental. Lejos, hacia el este, la revolución en Rusia era un terrible ejemplo de lo que podría pasar si las cosas salían mal: guerra civil, hambruna, terror estatal. Ebert odiaba la revolución social «como el pecado», dijo (es decir, una revolución como la de Rusia, que anulaba no solo el liderazgo político, sino también la propiedad y las relaciones de clase). Él y su partido querían celebrar elecciones rápidamente, para que una asamblea nacional redactara una nueva constitución.