ESTADOS

Obispo de Chilpancingo negocia con grupos criminales una nueva tregua

El obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, tuvo un encuentro con líderes de grupos criminales de la Sierra de Guerrero en busca de una tregua de paz

  • MARGENA DE LA O/ CORRESPONSAL
  • 20/07/2018
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
Obispo de Chilpancingo negocia con grupos criminales una nueva tregua
Obispo de Chilpancingo negocia con grupos criminales una nueva tregua. Foto de la web

CHILPANCINGO, Guerrero (La Silla Rota).- El obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, informó que ha avanzado en las pláticas con líderes de grupos criminales de la Sierra de Guerrero, como parte de una nueva tregua que ellos proponen para pacificar la zona

Puedes leer: Así habla el obispo de Chilpancingo, Salvador Rangel

La mañana del  jueves, el obispo bajó de la Sierra, después de hablar con gente de uno de los grupos criminales con presencia en esta región, él mismo lo declaró a reporteros cuando cruzaba por el poblado de Los Morros, municipio de Leonardo Bravo.

Los comisarios de los pueblos de la Sierra citaron a conferencia de prensa en esa comunidad, para hablar de la propuesta que presentarán al ganador de la elección presidencial, Andrés Manuel López Obrador, para la pacificación de la Sierra. Además, anunciaron que le pedirán les amplíe la información sobre la amnistía que propone, para saber si incluirá a los sembradores de amapola de esta región.

El obispo continúa sus reuniones, lo dijo en entrevista, con el objetivo de terminar con la violencia en los municipios serranos de la parte Centro del estado. Desde el año pasado hizo público sus encuentros con líderes de grupos criminales, según justificó, también para la pacificación de la Sierra, zona ubicada por autoridades como una de las principales productoras de amapola en el país.

Salvador Rangel informó que los miembros de los grupos criminales son los que están pidiendo la tregua.

La condición actual de la Sierra, a juicio del obispo, es de una escalada de asesinatos que mantiene a sus habitantes sin poder sacar a vender los duraznos o aguacates que siembran, independiente de los cultivos ilegales. 

"Una de mis tareas para poder pacificar es ver a los distintos grupos, qué condiciones pone cada uno y qué condiciones pone el otro", agregó.

También reveló que los grupos con los que se ha reunido le ofrecieron seguridad y carros blindados, pero, aseguró que los rechazó. "Me muevo solo con un chofer, sin seguridad. Ellos ya me han ofrecido protección, carros blindados, pero no he aceptado nada de eso, creo que la mejor protección es la amistad, la relación, el diálogo", comentó.


kach