ESTADOS

Nuevo León sufre violencia familiar, acoso y feminicidios

En los primeros cuatro meses de este 2019, se tienen registradas 4 mil 589 denuncias por el delito de violencia familiar

  • DAVID CASAS/ CORRESPONSAL
  • 14/05/2019
  • 17:27 hrs
  • Escuchar
Nuevo León sufre violencia familiar, acoso y feminicidios
La violencia contra las mujeres es alarmante en Nuevo León, ya que se coloca en el tercer lugar de feminicidios a nivel nacional. Foto: Cuartoscuro.

MONTERREY, Nuevo León (La Silla Rota).- “Los pleitos con mi marido son cada vez más seguido, créeme ya me tiene cansada, me entra un odio tremendo y las ganas de venganza ante sus agresiones que, quisiera matarlo”.

Así resume Karla “N” los pleitos que tiene casi a diario con su esposo, “quien por cualquier cosa me reprende y yo no me dejo, es más, hace días tomé un cuchillo y le di un pequeño piquetito insignificante. Ahora tengo miedo de cometer una locura”, confiesa.

Karla aún no es parte de las estadísticas de la violencia familiar, no desea formar parte de ellas y asegura que buscará ayuda profesional.

La violencia contra las mujeres es alarmante en Nuevo León, ya que se coloca en el tercer lugar de feminicidios a nivel nacional y en el segundo en Delitos Contra la Familia y Violencia Familiar, coincidieron en señalar autoridades y especialistas en el tema.

Lo anterior, explican, constituye una grave violación de los derechos fundamentales y una amenaza para todas las niñas y mujeres de nuestra entidad.

De acuerdo a las estadísticas de la Fiscalía General de Justicia de Nuevo León, en los primeros cuatro meses de este 2019, se tienen registradas 4 mil 589 denuncias por ese delito.

En enero hubo 961, en febrero mil 162, en marzo mil 216 y en abril mil 250. Un año antes, en 2018, las denuncias fueron 16 mil 410 contra 17 mil 145 en 2017 y 17 mil 773 en 2016.

Para la presidenta de la Comisión de Igualdad de Género del Congreso Local, Karina Barrón Perales, urge que el Gobierno Estatal, así como a los Ayuntamientos, trabajen en la creación de refugios para mujeres víctimas de violencia.

Solicita que se brinde estancia, apoyo psicológico, médico y legal para quienes sufran de dicha causa.

Ante este llamado, el municipio de Monterrey inauguró en el sector de San Bernabé la Unidad de Atención a Víctimas de Violencia Familiar y de Género.

Leer también: Tania, una sobreviviente de la violencia de género en Querétaro

Además de San Bernabé, al poniente de la Ciudad, se tiene en mente construir una unidad similar en la zona sur ante los índices de violencia que se presentan. "Es una de las zonas donde se tiene mayor índice de registros (de violencia familiar y de género)”, revela el edil regio, Adrián de la Garza.

Desde los feminicidios, la desigualdad, el acoso y la violencia en el hogar, han hecho de Nuevo León un estado en el que la mujer no se siente a salvo, coincidieron activistas expertos, como la directora de Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos, A.C. (Cadhac), Consuelo Morales.

En los últimos años ha crecido la violencia familiar.  Niñas y adolescentes están siendo violentadas, violadas, y en donde las mamás son agredidas. Una muestra es que en noviembre de 2016 el Gobierno Federal activó la Alerta de Género en cinco municipios de Nuevo León: Apodaca, Cadereyta, Guadalupe, Juárez y Monterrey.

La directora de Arthemisas por la Equidad, Irma Ochoa, destaca que uno de los escenarios donde la mujer es agredida es en el transporte público, por lo que han surgido medidas extremas como el Vagón Rosa del Metro, que es exclusivo para mujeres.

Miguel Villegas, director de Forkados, grupo que combate la violencia familiar, coincidió que en la entidad prevalece un rezago en materia de igualdad de género y violencia contra la mujer.

Villegas explica que aunque no se han tenido los resultados deseados, en Nuevo León ha habido avances en materia de combate a la violencia contra la mujer como lo es la Alerta de Género:

"Eso habla de una apertura política, eso habla de la posibilidad de que se generen acciones muy concretas y serias en cuanto al tema".

Mientras todo esto sucede, Karla siente miedo, llora y pide no decir nada a su familia: “No quiero destruir mi vida, verme en el hospital, en el panteón o en la cárcel, porque tengo mucho odio y soy capaz de matarlo (a su esposo), tal vez requiero ayuda psicológica, pero primero me sentaré a platicar con él antes de que sea muy tarde”, esboza.

ndm