NUEVA NORMALIDAD

Clases en línea cambiará el cerebro y aprendizaje de los niños

Las pantallas están asociadas con la distracción, eso, a su vez, conduce a que se asigne menos tiempo al pensamiento abstracto

  • REDACCIÓN
  • 24/08/2020
  • 19:00 hrs
  • Escuchar
Clases en línea cambiará el cerebro y aprendizaje de los niños
Las realidades de esta pandemia han complicado los métodos de aprendizaje. (Imagen de Nadine Doerlé en Pixabay)

LONDRES.- La alfabetización literalmente cambia el cerebro humano. El proceso de aprender a leer cambia nuestro cerebro, pero también lo que leemos, cómo leemos y en lo que leemos (impresión, lector electrónico, teléfono, computadora).

De acuerdo con la escritora Maryanne Wolf, profesora distinguida de educación de UCLA y directora del Centro de dislexia de EU, esto es especialmente importante en nuestra nueva realidad, cuando la mayoría de las personas están atadas a una pantalla.

"Con gran parte del mundo trabajando desde casa, y millones de estudiantes aprendiendo en casa, desarrollar un cerebro bialfabetizado , uno adaptado tanto a la alfabetización digital como a la impresa tradicional, nunca ha sido más importante", señala.

Los neurocientíficos y los educadores actualmente se cuestionan si los diferentes medios aprovecharán o perjudicarán nuestras habilidades para adquirir información, distinguir lo que es verdadero, sumergirnos en las perspectivas de los demás y convertir la información en conocimiento, precursor de la sabiduría.

Sin embargo, todavía estamos en las primeras etapas de comprensión del impacto del aprendizaje digital en el desarrollo del cerebro lector de los niños, así como en el mantenimiento del cerebro lector en los adultos.

Transformar nueva información en conocimiento consolidado en los circuitos del cerebro requiere múltiples conexiones con habilidades de razonamiento abstracto, cada una de las cuales requiere el tipo de tiempo y atención que a menudo no se encuentran en la lectura digital.

La cruda realidad es que muchos hojeamos oraciones densas, o buscamos información rápidamente sin gastar más tiempo en reflexionar más.

"HOJEAR PARA INFORMAR", LA NUEVA LECTURA

Según la experta, lo que falta son los procesos de lectura profunda que requieren una calidad de atención cada vez más en riesgo en una cultura y en un medio en el que la distracción constante ataca nuestra atención.

Estos procesos incluyen conectar el conocimiento previo a la nueva información, hacer analogías, hacer inferencias, examinar el valor de la verdad, pasar a las perspectivas de los demás (expandir la empatía y el conocimiento) e integrar todo en el análisis crítico. La lectura profunda es el puente de nuestra especie hacia la comprensión y el pensamiento novedoso, asegura.

Para implementar estos procesos interactivos se requieren habilidades de decodificación casi automáticas y una atención decidida que se mueva.

De acuerdo con la investigación de neuroimagen de Raymond Mar, la lectura activa profundamente las áreas que normalmente se utilizan para sentir e incluso para el movimiento.

Así que la diferencia entre hojear y leer con toda nuestra inteligencia es la diferencia entre los cerebros de lectura completamente activados.

LA PANDEMIA

Las crisis actuales provocadas por la pandemia del covid-19 exacerban las amenazas a la alfabetización completa. Esto se debe a que ningún ser humano nació para leer. La alfabetización requiere un nuevo circuito cerebral "plástico", que permite que el circuito se adapte a cualquier sistema de escritura y cualquier medio.

El problema es que los circuitos reflejan las características del medio, sean las que sean. El medio de impresión ofrece procesos más lentos, que requieren más atención y tiempo. El medio digital se beneficia de los procesos rápidos y la multitarea.

Los investigadores del movimiento ocular llaman a estos patrones Z y F. Lo que se pierde está entre líneas: detalles en la trama, la belleza del lenguaje de un autor, inmersión en las perspectivas de los demás. Las consecuencias de estas pérdidas van desde la disminución de la empatía y el análisis crítico hasta la susceptibilidad a las noticias falsas, la demagogia y su impacto en una sociedad democrática.

Investigaciones de académicos como Naomi Baron, Anne Mangen y Lalo Salmeron han encontrado disminuciones en la comprensión de los estudiantes cuando leen la misma información en pantallas en lugar de imprimirlas. Sin embargo, los lectores se percibieron mejor en las pantallas porque eran "más rápidos".

Más del 80% de los educadores universitarios ven un efecto "superficial" de las pantallas en la comprensión lectora de sus estudiantes , según la próxima investigación de Naomi Baron.

Tami Katzir y Mirit Barzillai encontraron percepciones y resultados similares en estudiantes israelíes de quinto y sexto grado. Incluso los niños de tres años parecen menos capaces de lidiar con material más abstracto cuando escuchan historias en pantallas que libros.

No significa que la lectura profunda sea imposible en una pantalla, sino que es simplemente más difícil, porque las pantallas están asociadas con la distracción, eso, a su vez, conduce a que se asigne menos tiempo al pensamiento abstracto.

Cuanto más tiempo estamos en las pantallas, más arraigadas están las asociaciones para la recopilación de información rápida y superficial.

Por ello, la autora recomienda que como sociedad debemos asegurarnos de que siempre haya libros junto a los dispositivos digitales de los niños. No importa si los libros son nuevos o viejos, de propiedad o prestados de la biblioteca, lo que importa es que están ahí y que se anime a los niños a leerlos.