ESTADOS

Fosas, asesinatos y colusión: Nayarit quintuplicó su violencia en un año

El reciente hallazgo de 33 cuerpos dentro de una fosa en el municipio nayarita de Xalisco es sólo una muestra de cómo la muerte ronda en la entidad

  • RODRIGO GUTIÉRREZ GONZÁLEZ
  • 17/01/2018
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
Fosas, asesinatos y colusión: Nayarit quintuplicó su violencia en un año
De acuerdo con la PGR, el CJNG es la organización criminal que mayor presencia tiene en la entidad (Foto. tomada de la web)

Ciudad de México (La Silla Rota).- La disputa de los cárteles de la droga, su ubicación clave, así como lo supuestos vínculos de las autoridades con el crimen organizado, son las causantes de la atroz violencia que se vive en Nayarit según revelan datos oficiales y la opinión de expertos.

El reciente hallazgo de 33 cuerpos dentro de una fosa en el municipio nayarita de Xalisco es sólo una muestra de cómo la muerte ronda en la entidad.    

Este hecho se suma a la cifra dada a conocer este miércoles por el fiscal estatal, Petronilo Díaz Ponce, quien dio a conocer que durante la actual administración de Antonio Echevarría García se han encontrado un total de 6 fosas y 42 osamentas, dos de ellas en el municipio de San Blas y las encontradas esta semana en Xalisco.

Los cárteles

De acuerdo con la Procuraduría General de la República (PGR), el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) es la organización criminal que mayor presencia tiene en la entidad.

Sin embargo, la inmersión del Cártel de los Beltrán Leyva ha provocado una disputa violenta entre ambos grupos delincuenciales.

Los Beltrán Leyva tenían territorios marcados en Nayarit, sin embargo, la férrea lucha que el gobierno federal realizó contra el cártel, más la guerra que desató contra el Cártel de Sinaloa, tras la supuesta traición de Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, al entregar a Alfredo Beltrán Leyva, "El Mochomo", a las autoridades; provocó la fracción de la organización criminal.

Dicha fractura provocó la pérdida de la organización de varios territorios, entre ellos Nayarit.

Distribución de los cárteles según la DEA (Foto. tomada de la web)

Misma ausencia que fue aprovechada por el CJNG para tomar la entidad, tiempo en el que se “enfrió la plaza”, es decir, disminuyeron los conatos de violencia.

En tanto, la fractura también dejó la creación de diversas células criminales como “Los Mazatlecos”.

Esta nueva organización, aunque es identificada como independiente por autoridades estadunidenses, se mantienen fieles a Los Beltrán Leyva.

“Los Mazatlecos” comenzaron sus operaciones en Mazatlán para ejercer su control en los estados de Sinaloa, Durango y finalmente en Nayarit.

La célula criminal tomo tal relevancia que una de sus cabecillas es considerado líder de los Beltrán Leyva, de acuerdo con su Evaluación Nacional Sobre la Amenaza de las Drogas de la DEA: Fausto Isidro Meza Flores, mejor conocido como "El Chapito Isidro".

El regreso de los Beltrán Leyva, a través de “Los Mazatlacos”, en la entidad nayarita se dio con cierto sigilo, hasta el 10 de febrero del año pasado, cuando en un fuerte y letal operativo de la Marina fue abatido en Tepic el considerado líder máximo de Los Beltrán Leyva, Juan Francisco Patrón Sánchez, “El H2”, junto con 11 miembros del grupo delictivo.

La casería contra el cártel no había terminado, un video difundido en redes sociales muestra el momento en que un helicóptero UH-60M Black Hawk arremete contra el inmueble donde se encontraba “El H2”.

Semanas después, el 29 de marzo del 2017, en San Diego California, Estados Unidos, fue detenido édgar Veytia, en ese entonces Fiscal General de Nayarit, acusado de acusado de delitos contra la salud, al introducir droga a ese país.

En ese momento se destapó la cloaca, autoridades estadunidenses vincularon a Veytía con el CJNG, lo que explicaría porque dicho cártel hizo de Nayarit uno de sus bastiones.

Édgar Veytia, ex fiscal de Nayarit (Foto. tomada de la web)

Además, se le señaló por despojo de tierras, amenazas, extorsión, feminicidio, secuestro, "levantones" y desaparición de personas.

Trascendió, además, que Veytia tenía el aval del entonces gobernador de Nayarit, Roberto Sandoval, para realizar sus delitos y, durante su administración en la fiscalía, capos de la droga como Alfredo Beltrán Guzmán, alias “El Mochomito”, hijo de “El Mochomo” y sobrino de “El Chapo”, así como “El H2”, usaron a la entidad nayarita como su centro de operaciones para la elaboración de drogas sintéticas y tráfico de las mismas.

Aunque Sandoval se deslindó del fiscal, la relación de ambos era tan cercana que cuando “El H2” fue abatido, Veytía pretendía regalarle al gobernador la casa donde dicho narcotraficante cayó; un "trofeo de guerra" con tres plantas, dos cúpulas y un enorme patio con alberca.

Todos estos hechos desataron la violencia en la entidad en 2017, año en el que Sandoval dejó la gubernatura con varios señalamientos de corrupción y crimen organizado, mismos que terminaron con la aprobación de un juicio político en su contra incentivado por el Congreso de Nayarit.

Los ejecutados y cuerpos colgados en puentes se convirtieron en parte cotidiana de la entidad.

Roberto Sandoval y Édgar Veytia (Foto tomada de la web)

De enero a noviembre del 2017 se registraron 211 asesinatos en Nayarit, el mayor número de casos registrados en los últimos cinco años de la entidad.

Incluso, los homicidios dolosos aumentaron 541% en los primeros 11 meses del 2017, en comparación con todo el 2016 año que se reportaron 39 asesinatos.

Los delitos de narcomenudeo denunciados en la entidad nayarita también aumentaron, al pasar de 188 en todo el 2016, a 254 en los primeros 11 meses del año pasado.

Todo esto de acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) de la Secretaría de Gobernación (Segob).

¿Cuál es la importancia de Nayarit para los cárteles de la droga?

De acuerdo con Javier Oliva, investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y experto en materia de seguridad, la entidad son particularmente dos factores: la siembra y el trasiego.

Oliva Posada detalla que Nayarit es un estado de siembra de drogas, particularmente de marihuana.

Además, su ubicación geográfica también lo coloca en una entidad fundamental para el trasiego de drogas, pues colinda con los estados de Jalisco y Sinaloa.

Sobre los vínculos entre el gobierno de Roberto Sandoval con los cárteles de la droga, Javier Oliva refiere: “la ONU señala que no hay crimen organizado sin la protección del poder político”.

Para el investigador de la UNAM, la violencia seguirá golpeando Nayarit, como lo hace con todo el país.

Refiere a la estrategia del gobierno federal sobre la captura de 122 líderes del crimen organizado identificados, los llamados “objetivos paritarios”; “Tú eliminas, encarcelas, lo que quieras, a los líderes del crimen organizado y ¿eso ha afectado la disposición al mercado de menudeo de drogas?, claro que no. Incluso, si te vas a la encuesta de adicciones del año pasado, se ha cuadruplicado el consumo de marihuana desde el 2011”.

Además, añade, la entrada de la nueva administración estatal no ha mostrado cambios en materia de seguridad pública.

“El gobierno entrante de Nayarit no ha desarrollado ninguna estrategia de seguridad”, sentencia Javier Oliva pronosticando así el no cese de la violencia en la entidad y en el país.