NACIÓN

"Vino bien directo, mi hija empezó a gritar como loca": ataque a mexicanos en Jordania

Una de las víctimas mexicanas en las ruinas de Jerash narró los momentos en que el joven de 22 años se acercó a atacarlos

  • REDACCIÓN
  • 10/11/2019
  • 10:19 hrs
  • Escuchar
"Vino bien directo, mi hija empezó a gritar como loca": ataque a mexicanos en Jordania
En palabras de la víctima, el atacante "estaba como poseído". (Especial)

Luz María Núñez, una de las víctimas mexicanas en el ataque a turistas en Jordania que se suscitó durante la semana, narró la forma en que se desarrollaron los hechos en las ruinas de Jerash donde al menos seis personas resultaron heridas.

La familia compuesta por Luz María, Jaime Tomás, su esposo, así como su hija Mónica Leticia y su yerno Jorge Alberto, se encontraban de viaje por Medio Oriente para seguir los pasos de Jesús durante el Viacrucis, informó El Heraldo. Ellos viajaban junto con otros 12 mexicanos, entre los que se encontraban los dos doctores que atendieron a las víctimas en el lugar.

Luego de pasar por Tel Aviv, la siguiente parada era Jordania, donde visitaron el sitio arqueológico donde ocurriría el ataque perpetrado por Mustafá Abu Touameh, de 22 años de edad.

"Vino bien directo, directo a mi yerno, le dio una cuchillada en el pecho, mi hija empezó a gritar como loca", aseguró Luz María

Asimismo, dijo que la mochila que Mónica llevaba le pudo haber salvado la vida, pues uno de los embates dio contra su espalda. La propia Luz maría tuvo que hacer presión contra la herida para evitar que se desangrara.

En palabras de la víctima, el atacante "estaba como poseído". "No sé si estaba mareado o borracho. Parecía loco. Pienso que estaba trastornado", afirmó.

Por otro lado, al destacar la eficiencia de la atención médica que recibieron, también resaltó la presencia de las autoridades mexicanas, como el embajador Roberto Rodríguez Hernández, en el hospital de Ammán. 

"Nos sentimos arropados, apoyados y acompañados por nuestra embajada de México; hasta nos trajeron enseguida chips y baterías para el celular, para que pudiéramos estar comunicados".

Pese a la dura experiencia, Luz María asegura que la familia sigue creyendo en Dios. "Mis hijos son gente joven, robusta y saldrán de la situación", aseveró.

djh