NACIÓN

Ve ASF anomalías en estancias infantiles, Pemex y CFE en cierre de EPN

Las anomalías ascienden a 68 mil 136 millones de pesos, monto equivale a los recursos pendientes de aclarar por las instancias auditadas

  • SHARENII GUZMÁN Y MARCOS MUEDANO
  • 20/02/2019
  • 22:30 hrs
  • Escuchar
Ve ASF anomalías en estancias infantiles, Pemex y CFE en cierre de EPN
Momento de la entrega-recepción oficial de la Cuenta Pública 2017 por parte de la ASF (Foto: Sharenii Guzmán)

En el cierre del gobierno de Enrique Peña Nieto, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó en su tercera entrega de informes individuales de la Cuenta Pública 2017, anomalías que ascienden los 68 mil 136 millones de pesos. Este monto equivale “a los recursos pendientes de aclarar por las instancias auditadas”.

LA SILLA ROTA revisó el Informe General Ejecutivo de la Cuenta Pública y algunas auditorías individuales referentes al programa de estancias infantiles, Petróleos Mexicanos (Pemex) y a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y encontró lo siguiente:

El programa de estancias infantiles, el cual ha sido señalado por el presidente Andres Manuel López Obrador, se encuentra en el listado de entes y objetos identificados como áreas clave con riesgo de la Auditoría. 

ESTANCIAS INFANTILES, POCA SEGURIDAD Y CALIDAD

En la revisión de la Cuenta Pública 2017, la ASF encontró que a pesar de que el IMSS, ISSSTE, así como la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) cumplieron con el objetivo de ofrecer servicios de atención y cuidado a 236,236 niñas y niños, hijos de derechohabientes, y a 327,854 infantes de madres, padres y tutores sin acceso a seguridad social, la implementación de la política de guarderías y estancias infantiles presentó deficiencias.

La ASF determinó que “no se dio acceso a la totalidad de los infantes para los cuales se solicitó el servicio; no se tiene la certeza de que los servicios ofrecidos en todos los centros de atención infantil cumplieron con los requisitos de seguridad y calidad establecidos”. 

Además, a partir de la revisión, la ASF indicó que no es posible asegurar que todo el personal responsable de la atención y cuidado de los niños esté capacitado, y no se logró verificar si los infantes adquirieron los conocimientos, habilidades, destrezas y actitudes necesarios para su desarrollo integral.

En tanto, la ASF indicó en el Informe General Ejecutivo de la Cuenta Pública 2017 que el programa “Asistencia y educación inicial integral” de la Secretaría de Educación Pública (SEP)

careció de regulación normativa que garantiza la observancia de los principios de selectividad, equidad y transparencia en la asignación y ejercicio de los apoyos.

De este programa no se acreditaron los parámetros y elementos que se consideraron para el otorgamiento de los recursos a dichas organizaciones, ni que se tomaran en cuenta las necesidades de cada uno de los Centros de Desarrollo Infantil.

En cuanto a la operación del programa, se observó que las unidades ejecutoras de dos entidades federativas no comprobaron la aplicación ni el reintegro de los recursos a la TESOFE; se cubrieron gastos por conceptos que no se encuentran vinculados con la operación de los Centros de Desarrollo Infantil.

Además, se pagaron servicios no prestados; se traspasaron recursos a una universidad, sin detallar cuál, cuyo principal objetivo es la prestación de servicios de educación media básica, media superior y superior por lo que no era sujeta de apoyo. Adicionalmente, se observó que una asociación civil que recibió recursos para la operación del programa no proporcionó documentación comprobatoria del gasto efectuado.

EMPRESAS DE PEMEX, NULA RENTABILIDAD

El resumen Ejecutivo de la ASF indica que tras la reforma energética Petróleos Mexicanos (Pemex) se dividió en siete empresas. Dos ellas son Pemex Transformación Industrial (PTRI) y Pemex Fertilizantes (PF), las cuales no fueron rentables.

 “Se determinó que PTRI y PF no fueron rentables y destruyeron valor económico en su operación; PEP generó valor económico, pero éste se redujo en comparación con 2016, y no fue rentable después del pago de impuestos y derechos”.

Además, Pemex Exploración y Producción (PEP) y Pemex Transformación Industrial, se encontrarían en “quiebra técnica”, si no fuesen subsidiadas por el Estado. Las pérdidas económicas ascienden a más de 83 millones de pesos.

“La situación que enfrentan se originó porque sus pasivos sobrepasaron a sus activos en 23.3 por ciento, lo que la ubica en situación de “quiebra técnica”; su pasivo laboral equivalió a 14.5 por ciento del pasivo total y al 17.8 por ciento de su activo total, y financió a sus partes relacionadas, ya que cobró sus cuentas, en promedio, cada 469.3 días, lo que indica la existencia de “subsidios cruzados”, utilizados para compensar las pérdidas de otras empresas productivas subsidiarias”.

El informe de la auditoria también determina que, en 2013, las reservas totales del hidrocarburo (probadas, probables y posibles) “alcanzaban para 25.7 años; sin embargo, para 2017, éstas sólo durarían 14.4 años más”.

“La consolidación de Pemex como empresa productiva del Estado es un proceso de mediano y largo plazo que requiere de la revisión integral de los planes y las estrategias a seguir, así como de las correcciones pertinentes en la gestión de largo plazo de las actividades petroleras”.

CFE, SIN TRANSPARENCIA

En el informe general, la ASF encontró que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) carece de una política transparente de precios de transferencia entre CFE Corporativo y las empresas subsidiarias. Aunque, señaló, que la maduración del mercado eléctrico al igual que la consolidación de la separación horizontal y vertical de CFE serán procesos de mediano y largo plazo.

En tanto, el Corporativo de la CFE estableció el “Cargo por Demanda Garantizada” en favor de su Empresa Productiva Subsidiaria CFE-Suministrador de Servicios Básicos, por 96,508.0 millones de pesos para compensar sus costos de venta, dado que sus tarifas se encuentran reguladas. Dicho monto se facturó a ocho Empresas Productivas Subsidiarias y a una Empresa Filial; este esquema contraviene los términos para la estricta separación legal de la CFE.

Además, la ASF apuntó que se determinaron registros en Empresas Productivas Subsidiarias y Empresas Filiales, sin el debido soporte documental, por 393,981 millones de pesos, integrados principalmente por transferencias de activo fijo por 385,228 millones de pesos.

En la auditoría titulada "Ingresos por comercialización de gas natural, combustóleo y diésel” de la Comisión Federal de Electricidad se detectó que las fórmulas para determinar los precios de la facturación se aplicaron correctamente; sin embargo, no se cobraron los gastos financieros equivalentes a 0.19 mdp del pago extemporáneo, correspondientes a once facturas de febrero a diciembre de 2017.

También, de la revisión de los procesos para la expedición de facturas, se constató que no se cumplieron con las disposiciones previstas en los contratos, ya que se presentaron atrasos de dos hasta 86 días, con cuatro clientes.

“Un cliente dejó de realizar los pagos anticipados a los que estaba obligado de acuerdo con su contrato; situación que generó cargos financieros equivalentes a 3.72 mdp, los cuales fueron cobrados con motivo de la intervención de la ASF”.

Aunado a lo anterior, se identificaron atrasos en el cobro de facturas por la venta de combustibles líquidos de dos y hasta treinta días para clientes de CFE Generación I y CFE Generación III. Estos atrasos generaron cargos financieros por 21.6 mdp.

AJ