NACIÓN

Tras escándalo del ITAM, también acusan ambiente de estrés en CIDE

En redes sociales circulan fotos donde en hojas estudiantes del CIDE imprimieron sus quejas sobre algunos profesores

  • MARCO ANTONIO MARTÍNEZ, IVÁN MEJÍA Y JUAN LÁZARO
  • 16/12/2019
  • 21:10 hrs
  • Escuchar
Tras escándalo del ITAM, también acusan ambiente de estrés en CIDE
Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE). (Especial)

La situación de estrés extremo por los exámenes académicos y el maltrato de algunos profesores también se vive en el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE). La situación se reveló luego de la crisis que se detonó en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) el 12 de diciembre pasado y que presuntamente derivó en el suicidio de la estudiante Fernanda.

En redes sociales circulan fotos donde en hojas estudiantes del CIDE imprimieron sus quejas sobre algunos profesores. Una de ellas escribió que Guillermo Cejudo lo aterrorizó todo un semestre. Entonces se quejó con un miembro del personal, quien le sugirió acudir ante el Comité de Ética, lo que hizo el estudiante. Resulta que lo presidía Cejudo. La alumna reconoció que el miembro del personal quiso ayudarla, pero el terror que ella sentía ya era demasiado.

“Caí en una depresión profunda. Para colmo Carlos Vilalta me dijo que me podía echar la mano (sí, el del acoso sexual). Ni siquiera le pregunté bajo qué términos, pensé ‘pues sí me van a correr que me corran’. Y aunque no me corrieron, me costó 60 mil pesos el desacuerdo, que todavía no alcanzó a juntar”, dice uno de los testimonios impresos.

El director del CIDE, Sergio López-Ayllón reconoció a La Silla Rota que este lunes las hojas comenzaron a aparecer.

Pusieron en un muro hojas que llegaron de diferentes estudiantes donde relatan diferentes experiencias. Hay quienes relatan experiencias muy negativas, hay quien al contrario relata experiencias algunas positivas. Son situaciones que se dan en la vida real donde hay diferentes percepciones de la misma experiencia pero basta con que los alumnos las perciban de esta manera para poner atención y tratar de encontrar soluciones

Aunque sí se han registrado quejas contra maestros y el ambiente de estrés académico, consideró que no es grave. Pero el tema será discutido en cuanto regresen de vacaciones, por lo que convocó a colectivos estudiantiles a construir medidas constitucionales para erradicar malas prácticas.

La relación alumno profesor en una institución tan pequeña o exigente como el CIDE puede ser algo problemática. No tenemos identificados casos graves, por eso tenemos puntos de contacto, justamente para que esto encuentre siempre hay oportunidad de mejorar y ya que se transmitió esta situación de percepción de malestar de un número importante de estudiantes, hay que atenderlo. El CIDE está en disposición de escuchar y encontrar soluciones que contribuyan a mejorar la vida de la comunidad

EXÁMENES, ANSIEDAD E INTENTO DE SUICIDIO

Luego de que el tema de la presión académica fuera una tendencia en redes sociales, debido a que presumiblemente causó la muerte de la estudiante Fernanda en el ITAM, lo que indignó a la comunidad estudiantil del instituto que se desfogó para quejarse de las altas exigencias académicas y llevó a que las autoridades itamitas reaccionaran.

“¡Cómo te sientes hoy? ¡Está bien no sentirse bien! Nosotros te podemos ayudar”, se leyó en un tuit de la cuenta @ITAM_mx

Pero los estudiantes del CIDE se identificaron en el tema de la presión académica y así lo hicieron saber de manera impresa en instalaciones del centro, donde en hojas de papel expusieron sus testimonios.

Una de las hojas de queja pegadas en el Centro expone que hay momentos en que quiere dejar todo de lado por motivos personales, fingir que nada pasa y seguir trabajando. “Es abrumador que no puedes parar de trabajar. Honestamente no sé qué más decir. Sólo sé que no estoy bien y el CIDE no ayuda a dejar de sentirme mal”.

Como en el ITAM, los estudiantes tienen servicio psicológico, pero según un testimonio, el objetivo es ayudarles a rendir en lo académico.

Nunca se me va a olvidar cuando entré al CIDE y lo que nos dijo el psicólogo en ese momento fue: no se confundan, el servicio está para ayudarlos a un mejor rendimiento académico, pero no les vamos a resolver sus problemas personales


También, como en el ITAM, en el CIDE hay quejas específicas sobre algunos de los profesores. Uno de los testimonios habla sobre la prestigiada académica Joy Langston.

El primer día de clases Joy Langston amenazó con expulsarme y me dijo que una mujer como yo estaría mejor estudiando Historia del Arte en la Ibero. Ese mismo semestre fui testigo de un intento de suicidio: un chico se cortó las venas y lo vi salir chorreando del edificio de economía, dejando manchas de sangre en las paredes de las escaleras. Mi experiencia CIDE no empezó nada bien

Como ocurre en el ITAM, en el CIDE la consigna parece ser la de la depuración de estudiantes para que queden los mejores perfiles.

“Todos los profesores de inducción metiendo miedo desde el inicio: altas tasas de deserción, solo los más fuertes sobrevivirán, sólo lo lograrán si no mueren en el intento. Todos los profesores hablando despectivamente de otras escuelas y sus alumnos, dando a entender que solo los egresados del CIDE tienen oportunidad de sobresalir y que si te vas a alguna de las otras escuelas como TEC, UNAM, Ibero, no vas a sobresalir.  El profesor Raciel (Vázquez) haciendo comentarios despectivos cada que había quiz y metiendo terror. Los profesores que te quieren anular exámenes si tienes que salir al baño porque necesitas vomitar por un ataque de ansiedad. La profesora Joy Langston al decir que no todos somos inteligentes. El profesor Itza (Curiel) al decirme: ¿A qué kínder fuiste? Al decirle que no había aprendido cálculo en la prepa, se burló de mí y me hizo sentir mal”, escribió otra alumna.

Otro de los testimonios reportó que el profesor Edgar Ramírez terminó abruptamente la clase mientras exponía el alumno Wilbert Jiménez.

Wilbert Jiménez estaba exponiendo un caso de estudio en la clase de gestión pública. Un par de nosotros habíamos notado la antipatía que el profesor sentía hacia este compañero, pero la acción de este profesor ese día fue violenta: Wilbert no tenía ni dos minutos hablando, cuando Édgar Ramírez comenzó a revisar su celular. Entornó los ojos en señal de fastidio y dijo ‘todos necesitamos que esto acabe antes’. Dio por concluida a clase y se salió del salón sin mayor explicación, dejando a Wilbert sorprendido y sin haber terminado su exposición

El periodista Ricardo Raphael también reportó en su columna de este 16 de diciembre sobre el caso del suicidio del estudiante Wilbert Jiménez Castro, y compartió que compañeras del alumno no dudaron en decir que su muerte se debió a la presión académica que sus profesores de la maestría en Políticas Públicas les imponen a los estudiantes.

El columnista conoció al alumno y reconoció que “sus tutores no supimos percibir a tiempo el abismo que se abría bajo sus pies”, escribió Raphael en su columna aparecida este 16 de diciembre. https://www.eluniversal.com.mx/opinion/ricardo-raphael/itamdatecuenta

También admitió que el CIDE porta como otras escuelas el estigma antiguo de que la letra con sangre entra y que hay rudeza psicológica ante la cual los alumnos del ITAM ya protestaron.

Pero el propio Raphael, quien da clases en la maestría de periodismo, es recordado por algunos de sus alumnos como alguien capaz de burlarse de manera “brutal” de sus alumnas, aunque luego se disculpe, o que Gabriela Warkentin pida hacer “cantidades tremendas de tarea”, aunque no se presente a clases, compartió un exalumno.

Algunos maestros son compartidos entre el ITAM y el CIDE. Uno de ellos es José Merino, actual coordinador de la Agencia Digital de la CDMX.  Reconocido como un excelente profesor, no todos los alumnos soportan sus comentarios. En el caso del CIDE, durante una maestría de periodismo algunas estudiantes lloraron cuando cuestionó sus trabajos.

“Lo sufrí un chingo pero en ningún momento no sentí que iba a desfallecer o algo que no quisiera hacer”, reconoció el citado alumno, aunque entre sus secuelas tuvo una gastritis, una colitis y muchas noches de insomnio


NO FUE SUICIDIO, FUE ATAQUE AL CORAZÓN: LÓPEZ-AYLLÓN

El director del CIDE, Sergio López Ayllón atendió a La Silla Rota y aseguró que en el caso de Wilbert se trató de un ataque al corazón no relacionado con causas académicas, no un suicidio

Sobre los testimonios impresos dijo que comenzaron a aparecer hoy. “Hoy hubo expresiones de algunos estudiantes donde relatan sus experiencias o vivencias de sentirse muy presionados, de estas condiciones de exigencia que a veces ellos sienten que los presionan mucho y en el comunicado digo que estamos conscientes de situación, tenemos oficina de apoyo psicopedagógico pero se puede mejorar y somos una comunidad abierta al diálogo. Convoco a colectivos de estudiantes y que otras situaciones pueden contribuir a tener un ambiente convencidos de que rigor académico no riñe con respeto, dialogo y ver como la institución va a poder resolver necesidades de sus estudiantes”, explicó.

Pusieron en un muro hojas que llegaron de diferentes estudiantes donde relatan diferentes experiencias, algunas muy negativas, algunas positivas, son situaciones que se dan en la vida real donde se dan diferentes percepciones de la misma experiencia pero basta la percepción

Recordó que anteriormente sí le habían tocado situaciones similares, por eso había tomado apoyo psicopedagógico, para que cuando los alumnos se sientan violentados, hay una serie de actividades y actividades para preparar a los estudiantes a responder mejor a condiciones de estrés.

-¿Habrá medidas contra profesores, hubo dos casos específicos, Edgar Ramírez y Joy Langston?

-Hay que escuchar todas las voces porque de los casos de Joy Langston o de Edgar no teníamos referencia y puede ser un caso aislado de alguien que se sintiera agredido de manera particular, puede pasar, o ser algo más generalizado. Esto requiere diálogo, apertura y condiciones para escucharlos tanto a los estudiantes como a los profesores e ir encontrando mecanismos institucionales que faciliten las medidas preventivas y condiciones donde los primeros puedan responder a condiciones de exigencia.

Hay catalizadores de condiciones de cambio cultural en los estudiantes en el entorno y a veces esto se desencadena, en situación concreta del itam y que tiene secuelas, ecos, casos de hostigamiento que han tenido ecos en otras instituciones, entonces debemos ser sensibles con lo que ocurre con los estudiantes y construir respuestas juntos, permitir el diálogo y sin menoscabo del rigor de formación, ni menoscabo de la exigencia propia de las instituciones, encontrar un ambiente donde los estudiantes se sientan respetados, escuchados, como parte de la comunidad. Estamos muy convencidos de que lo vamos a hacer juntos


MJP