NACIÓN

Toscos, blindados y costosos: los “monstruos” del narco

Para protagonizar enfrentamientos y resistir ataques en el trasiego de drogas, los cárteles modifican camiones y autobuses, los convierten en “narcotanques”

  • REDACCIÓN
  • 13/08/2019
  • 14:30 hrs
  • Escuchar
Toscos, blindados y costosos: los “monstruos” del narco
Toscos, blindados y costosos: los “monstruos” del narco (Foto Especial)

Con un blindaje impenetrable, lentos a tal grado de ser toscos y cientos de miles de pesos invertidos, así son los “monstruos” del narcotráfico, vehículos pesados alterados por los cárteles de la droga.

Los fines de estos son varios, desde protagonizar enfrentamientos, hasta resguardar droga para su trasiego, sin embargo, el fin principal a todas luces es intimidar.

También llamados como “narcotanques”, son camiones de volteo, tractocamiones, de valores y demás vehículos pesados como base, forrados con placas de metal de una pulgada de grosor, que resisten hasta el calibre 50.

Presumen torretas en la parte superior y pequeñas ventanas estratégicas para disparar sin salir del vehículo, con menor probabilidad de ser herido en un enfrentamiento.

La inversión por cada uno de estos monstruos no es menor, podría alcanzar hasta el millón 200 mil pesos.  

Son varias las organizaciones criminales que se han hecho de estos “narcotanques”, pero los primeros decomisados se les adjudican al cártel del Golfo en 2011.

Este cártel utilizaba estos “monstruos” con el fin de patrullar sus rutas de contrabando y solo pueden ser destruidos con granadas antitanque.

Esto según el informe “La situación de la violencia relacionada con las drogas en México del 2006 a 2017: ¿Es un conflicto armado no internacional?”, realizado por el ITESO y la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH).

Quienes también los utilizaban eran “Los Zetas”, sanguinario cártel que nació como un brazo armado del cártel del Golfo y que luego se separaron para protagonizar una de las disputas más sangrientas que actualmente continúa.

Por ello, Tamaulipas –epicentro de dicha guerra– fue de las principales entidades donde no solo se hallaron estos “monstruos”, sino también una de sus fábricas.

Dicha “fábrica” se encontraba dentro de una bodega del municipio de Camargo, había dos “narcotanques” terminados y 23 vehículos más en espera de ser modificados.

El hallazgo más reciente es lejos de los terrenos “Zetas” y cártel del Golfo. Sucedió en Guerrero, donde Policías comunitarios hallaron este “monstruo” propiedad de “Los Rojos”, particularmente de Santiago Mazari Hernández, ''El Carrete'', líder criminal recientemente detenido.

Este “narcotanque” llevaba en construcción tres meses y aún le faltaba un 20% para ser terminado en su totalidad, para ser funcional.

El “monstruo” llevó una inversión aproximada de 600 mil pesos en la modificación, más el costo del propio camión por tal razón, se dice que su valor es de aproximadamente un millón 200 mil pesos.

Sin embargo, un diagnóstico de Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) reviraba la efectividad y funcionalidad de estos “narcotanques”.

Sostuvo que sólo eran “apariencia”, pues su construcción es “altamente vulnerable” a la capacidad de fuego del Ejército.

“(Sólo es) un intento desesperado de los delincuentes para proteger a su gente de las bajas ocasionadas por parte de personal militar”

Entre sus puntos débiles están los líquidos incendiarios, como las bombas molotov; y su tamaño, que los hacen poco maniobrables e identificables fácilmente.

La inutilidad y vulnerabilidad de estos “narcortanques” es tal para la Sedena que tan sólo con disparar las llantas, el vehículo puede quedar inservible.

rgg