NACIÓN

Tercer Informe: sin mucho qué decir y lugares comunes: expertos

Analistas consultados por La Silla Rota coincidieron en que, en su discurso, AMLO se encaminó hacia una "ratificación" de mandato y cero autocrítica

  • LA SILLA ROTA
  • 01/09/2021
  • 20:00 hrs
  • Escuchar
Tercer Informe: sin mucho qué decir y lugares comunes: expertos

El Tercer Informe de Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador estuvo lleno de lugares comunes y de pocos datos relevantes, a decir de especialistas en cada sector, “porque no hay mucho qué decir” del avance en programas sociales, la atención en salud, el combate al crimen y a la corrupción

Analistas consultados por La Silla Rota coincidieron en que, en su discurso, López Obrador se encaminó hacia una "ratificación" de mandato, a través de destacar lo mismo que le funcionó como promesas de campaña en 2018, pero de resultados no hay mucho.  

“Fue un mensaje fiel a su estilo, como lo han hecho todos los expresidentes que es reafirmarse en el éxito y realizaciones, presumir logros y en el caso de López Obrador, cero autocrítica”, resumió Federico Berrueto, director de la encuestadora Gabinete de Comunicación Estratégica.

“Canta victoria como si la gran transformación ya fuera realidad. Otra parte inédita es cuando advierte que ganará la ratificación de mandato, es decir ya cambió la palabra. Esa es su prioridad y está en un tono triunfalista y confiado". Y agregó "el uso de términos como ‘la naturaleza y el creador’, no deja de ser relevante".

El investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) José Antonio Crespo consideró que es de mucha relevancia el mensaje que envía el presidente cuando afirma que “se puede ir tranquilo”, pues estaría dando por concluido su mandato.

En entrevista para Denise Maerker en Radio Fórmula, el experto aseguró que eso hablaría de que ya se erradicó buena parte de la pobreza, se acabó con la corrupción, y la economía del país crece a un ritmo de 4 % o 5 % de manera sostenida, para afirmar: "´yo ya estoy conforme, yo estoy tranquilo, sólo falta afinar en los años que viene’".

Luis Rubio, presidente de México Evalúa, opinó que el titular del Ejecutivo "hizo un gran festín de lo que él cree son grandes logros y un intento de convencer que México va por el camino correcto. Claramente lo tiene todo bien vinculado, el quiere que este evento sea una ratificación de su mandato para que se consolide en el imaginario colectivo y se vuelva, según sus palabras, irreversible todas las reformas que ha emprendido".

En cuanto a la corrupción, Berrueto explicó que López Obrador habló como si fuera un tema finiquitado, "pero en la percepción pública el tema persiste". Y destacó que su balance no se refirió solo al tercer año de trabajo, sino a un balance del primer trienio y un listado de promesas a futuro: aumento en pensiones y obras a inaugurar, entre otros.

La afirmación del mandatario respecto al respeto a la prensa y no censura, dijo el titular de GEA es contradictorio porque "todos los miércoles por la mañana tenemos una muestra de sanción a la libertad de expresión".

Al respecto, Rubio apuntó que la intimidación a periodistas medios y grupos de la sociedad significa "que no estamos en un momento de jauja, sino más bien un momento de enorme confrontación y división social que es su estrategia de avance".

Por otro lado, precisó que el discurso presidencial marcó distancia de sus antecesores, "lo ratificó cuando les dijo 'tomen, estos son mis logros sin precedente'. Pero creo que seguirá utilizando la confrontación con el pasado porque eso le sigue siendo rentable".

Sin embargo, destacó que el presidente llega al tercer año de su mandato con una popularidad nivel intermedio; no así su gobierno. "Él está es 60% pero su gobierno está alrededor de 30%. La gente lo ve a él como un líder, pero no ven que su gobierno este satisfaciendo las necesidades de la población".

En la Mesa de Opinión entre La Silla Rota y El Heraldo de México, la diputada Cynthia López Castro (PRI) y el senador Juan Zepeda (MC) exhortaron al presidente Andrés Manuel López Obrador a presentarse ante el Congreso de la Unión para presentar su Informe de Gobierno, “para intercambiar palabras y cuestionamientos”.

En respuesta, la diputada Aleida Alavez (Morena), señaló que no está descartado que el presidente acuda al Congreso, pero defendió que éste “comparece diariamente, en las mañaneras”, lo que calificó como “un ejercicio de rendición de cuentas”.

“EN MATERIA DE SALUD, HA SIDO CATASTRÓFICO” 

En poco más de una hora de informe, el presidente López Obrador no hizo alguna mención de avances en el sistema de salud, sólo habló de que se ha vacunado contra covid al 65 % de la población, al menos con la primera dosis,  y  resaltó que las muertes y hospitalizaciones por coronavirus han disminuido considerablemente gracias a esto. 

“Es que no tienen de qué hablar, el que no hable nada (del sistema de salud) representa precisamente la condición de que no tienen nada de qué hablar”, declaró Malaquías López Cervantes, académico de la Facultad de Medicina de la UNAM y vocero para la covid-19. 

El especialista señaló que en estos tres años de la actual administración no se ha logrado concretar el proyecto del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), con el que se planteaba dar atención y medicamentos gratuitos a toda la población. 

“Creo que se va consolidando la idea de que cuando este gobierno tomó posesión, el sistema de salud estaba en muy malas condiciones y ellos han logrado, con un gran esfuerzo, destruirlo en lugar de mejorarlo pues lo han terminado de extinguir”, enfatizó.

López Cervantes recordó que un sistema debería de ser un aparato que funciona de manera coordinada y con propósitos que se van sumando, de tal manera que se pueda atender las necesidades de la población desde lo más elemental hasta lo más complicado en términos técnicos y de especialización, es decir, desde consultas generales hasta la alta especialidad. 

“Pero no se trata de ofrecer todo a todos al mismo tiempo ni tampoco como estamos viviendo, que nadie pueda tener nada más que la vacuna. El presidente parece que tiene ahora en mente que lo único que se debe ofrecer a la población son las vacunas”, criticó el especialista. 

“El resumen es que ha sido catastrófico, se han hecho cosas que atentan radicalmente contra lo poco que había y no ofrecen ninguna posibilidad real de mejora. Es impresionante la falta de visión, la falta de capacidad, la falta de decisión. Esta ocurrencia del Insabi ha sido toda una desgracia”, indicó López Cervantes.

LA DEBILIDAD ESTÁ EN MATERIA DE SEGURIDAD

El especialista en temas de seguridad Armando Rodríguez Luna, consideró que el Tercer Informe de Gobierno, en materia de seguridad, fue muy limitado, al solo dedicar unas cuantas líneas, lo que demuestra que una de las principales debilidades de este gobierno se encuentra el tema.

El consultor de Estrategic Affairs, explicó que no se puede presumir una disminución del delito de homicidio, cuando México, sigue manteniendo los principales índices de violencia en el mundo. Otro de los puntos que se deben de tomar en cuenta, es que no hay información sobre el combate al crimen organizado.

“En materia de seguridad, prácticamente le dedicó cinco líneas, dos minutos, lo que evidencia que es el punto más flojo de gobierno en estos tres años. Hay datos positivos, como la disminución del 0.5 %, pero es risible que lo presente como un logro, cuando las tasas de homicidio en México son las más altas en el mundo. 

“No se ha contenido al crimen organizado, porque no forman parte de sus objetivos. Lo ha tratado de ocultar con la frase de: ‘abrazos, no balazos’, pero el combate al crimen organizado no forma parte de su política de gobierno”, puntualizó.

De acuerdo con Armando Rodríguez Luna, la seguridad se ha basado en temas de migración, vacunación y otras labores ajenas a su función.

“El último informe de Rosa Ícela Rodríguez, lo que destaca es que, cerca de mil elementos son destinados para temas del virus covid-19, pero para temas de seguridad sólo hay cerca de 12 mil. Es una desproporción absoluta”.

Otro de los temas a los que se deben de poner atención, es que, a pesar de la contingencia por el virus covid-19, no se lograron bajar los índices de inseguridad, en comparación a otros países, lo que muestra que la Guardia Nacional, no tiene un plan estratégico para combatir la inseguridad.

“Lo que empezó como una buena herramienta, que era buscar las rutas del dinero a través de la Unidad de Inteligencia Financiera, no ha dado los resultados que se requieren. Se han congelado cuentas, pero no sabemos cuántas se han judicializado. Por otro lado, en materia de inseguridad, durante las restricciones de movilidad, por el virus, bajaron los delitos en todos los países donde se implementó. En México no”.

SIN AVANCES EN MATERIA ANTICORRUPCIÓN

Durante su Tercer Informe ofreció un discurso que, a diferencia de otros años, no hizo tantas referencias al problema de la corrupción debido a que no hay muchos avances en esta materia. Esa es la opinión de Ricardo Alvarado, especialista e investigador de la organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI). 

“No hablamos tanto de corrupción esta vez porque no hay mucho qué decir; porque esos grandes pendientes no están siendo resueltos”, explica Alvarado.

De acuerdo con el especialista, uno de los pendientes que han quedado en la lucha contra la corrupción, es el establecimiento de mecanismos que efectivamente puedan promover la denuncia ciudadana, la investigación eficiente y, finalmente, la penalización de todos aquellos que incurran en este delito que actualmente es tipificado como grave. 

“Necesitamos recuperar las facultades de investigación urgentemente, pero un pasito atrás necesitamos un sistema de denuncia claro. Que todos sepamos qué hacer, es decir, si un ciudadano, el que sea, se entera de un caso de corrupción, debemos tener muy claro a dónde ir a denunciar, cómo puede uno denunciar y cuál es el proceso que sigue a esta denuncia”, afirma Alvarado. 

ADVIERTEN DATOS FALSOS EN PROGRAMAS SOCIALES

Sólo 30 % de los hogares mexicanos recibe programas sociales y no el 70 % como sostuvo el presidente en su tercer informe de gobierno. Así lo dijo el fundador del Instituto de Estudios de Desigualdad, Máximo Ernesto Jaramillo Molina. De acuerdo con el académico de El Colegio de México, la cifra del 30 por ciento es información del Inegi.

El también investigador del Centro de Análisis e Investigación Fundar explicó que los programas sociales tampoco están llegando a los más pobres, e incluso en cuatro años ha habido una disminución, pues mientras en 2016 por lo menos un programa social llegaba a 67 % de la población en pobreza extrema, en 2020 sólo lo hacían con 43 %.

“Lo vemos por ciertos cambios en los programas sociales, como universalidad de pensiones a adultos mayores o las becas y el disminuir mucho lo que quedó de Prospera, que eran las becas para la educación básica y era el único programa que estaba focalizado en la población en pobreza extrema. Al hacer estos cambios, tuvo como consecuencia que son menos los hogares de los más pobres que reciben los programas sociales, respecto a lo que sucedía antes. Es un bajón grandísimo”, alertó.

Otro dato que revelan estudios hechos por el instituto es que hasta 2018 los hogares más pobres recibían, gracias a los programas sociales, 19 pesos al día, que sirven para muy poco, pero ahora es menos.

“Lo increíble es que era mayor, ahora son 13 pesos, su efecto de algo debe servir para los que ganan 50 pesos diarios, pero su efecto es menor y en todo caso es insuficiente. El presupuesto para programa sociales debe aumentar muchísimo y debe buscar llegar más a los hogares de pobreza extrema que más lo necesitan”, agregó el maestro en Ciencias Sociales con especialidad en Desarrollo Social.

Otro dato es que antes se destinaba más presupuesto a programas sociales. En 2014 era mayor el presupuesto según el Coneval. 

“Es uno de los principales matices que hay que destacar, porque se dice que la política social se basa en primero los pobres y lo que encontramos es que en los sexenios anteriores se llegaba más frecuentemente a los pobres”, continuó.

Quien también dio su opinión sobre los programas sociales del gobierno federal, fue Carlos Lascuráin, director de la organización de investigación Signos vitales.

“La pobreza ha crecido y la política social contribuye a impactos en la pobreza y los beneficios de programas gubernamentales incluidos en las transferencias a través de becas, solo repone el 10% de la pérdida del ingreso por el trabajo.

“Al haber caído en este falso dilema de no apoyar a empresas, creció el número de pobres y empresas. Si estamos tan bien por qué estamos tan mal. Es probable que el presidente sí tiene en la mira el 70 por ciento de los pobres, pero ¿este apoyo subsana realmente sus carencias”, concluyó.

*Con información de Erika Flores, Mariluz Roldán, Marcos Muedano, Ingrid Sánchez y Marco Antonio Martínez