NACIÓN

Tercer Informe de AMLO: choques y tropiezos políticos

En las elecciones más grandes de la historia, el primer semestre de 2021 estuvo marcado por diferencias entre el Poder Ejecutivo y la autoridad electoral

  • ÉRIKA FLORES y MARCO ANTONIO MARTÍNEZ
  • 29/08/2021
  • 18:01 hrs
  • Escuchar
Tercer Informe de AMLO: choques y tropiezos políticos
Tan solo en las elecciones más grandes de la historia, el primer semestre de 2021 estuvo marcado por diferencias entre el Poder Ejecutivo y la autoridad electoral. Foto Cuartoscuro

La primera mitad del sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador ha estado marcado por la política que dicta desde Palacio Nacional, no solo a las dependencias de su gabinete, sino en las instrucciones que envía a los Poderes Legislativo y Judicial

TAMBIÉN LEE Tercer informe de AMLO, con cifras alegres... contra realidad: expertos

Desde el inicio de su gobierno se han visto claros ejemplos, como la orden que ha dado a los legisladores de Morena para no cambiar "ni una sola coma" de las iniciativas que envía a la Cámara de Diputados y al Senado, así como el intento de ampliar del mandato del ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia, Arturo Zaldívar Lelo de Larrea.

Desde septiembre 2020, en la Cámara Baja, Morena y sus aliados (el Partido del Trabajo y el Verde Ecologista) realizaron un bloque que les permitió por mayoría simple –la mitad más uno– aprobar el paquete económico.

 

El mismo fue criticado por partidos de oposición y analistas, según dijeron, por asignar mayores recursos a la construcción de las obras emblemáticas de la autodenominada “cuarta transformación”, como el Tren Maya, el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles y la Refinería Dos Bocas, en Tabasco. 

Por otro lado, los rubros en salud, reactivación económica, seguridad y turismo sufrieron importantes recortes en el segundo año de la pandemia por coronavirus, afectaciones que se vieron como consecuencias en pocos meses.

Con esta mayoría, los legisladores de la “cuatroté” eliminaron –también a petición del presidente y bajo el argumento de un supuesto combate a la corrupción– 109 fideicomisos, destinados principalmente al desarrollo de la ciencia y tecnología a través del Conacyt; así como el Fondo de Desastres Naturales, de Braseros, Mineros y uno aduanero. También se eliminó el fondo de gastos catastróficos del Insabi.

Y aunque los morenistas defendieron que estos recursos serían destinados a la compra vacunas anticovid –con el objetivo de agilizar la inmunización e indirectamente evitar el confinamiento y la crisis económica–, un año después, solo 31 millones de mexicanos cuentan con el esquema completo de vacunación.

Con mayoría calificada (el voto de dos terceras partes del pleno) la bancada oficialista también aprobó la Reforma Eléctrica, la Ley de Hidrocarburos, la reforma al Poder Judicial y al Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil. Todas fueron impugnadas ante la Corte por considerar violaciones a la libre competencia y daños al sector privado.

No obstante, se consideró contradictoria la propuesta de su partido para ampliar dos años más la presidencia del ministro presidente, Arturo Zaldívar, quien recientemente afirmó su rechazo a este "ofrecimiento".

Su reforma laboral al outsourcing fue una de las pocas propuestas que contó con el respaldo del PRI, PAN, PRD y MC por considerarla un beneficio a los trabajadores en medio de la crisis económica causada por la pandemia.

El próximo paquete de reformas (para su cuarto año de gobierno) advierten alianzas con la oposición. Se trata de la Electoral, las reformas a la ley de la Guardia Nacional para que ésta dependa completamente de la Defensa; y otra más Eléctrica con dedicatoria a la Comisión Federal de Electricidad.

AMLO EN LAS ELECCIONES

Frente a las elecciones más grandes de la historia del país, el primer semestre de 2021 estuvo marcado por las diferencias entre el Poder Ejecutivo y la autoridad electoral; resultado de ello es la reforma que presentará en las próximas semanas y que plantea modificaciones de fondo en la integración del Instituto Nacional Electoral (INE) y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

En los meses más álgidos (de abril a junio), López Obrador manifestó su desacuerdo por lo que consideró claras intromisiones del INE a su libertad de expresión cuando se le exhortó mantenerse al margen de las campañas electorales opinando desde sus conferencias mañaneras.

El presidente no lo hizo y en diversas ocasiones sus expresiones fueron calificadas por magistrados del TEPJF y consejeros del INE como intromisiones para privilegiar a su partido y causar inequidad de la contienda electoral. 

Y aunque se le exhortó a la prudencia en sus declaraciones y descalificaciones a la oposición las quejas interpuestas por Acción Nacional y el Partido de la Revolución Democrática (pues el PRI no presentó queja alguna), derivaron en el dictado de medidas cautelares.

En su momento, magistrados de la Sala Especializada consideraron que el presidente no tiene un superior jerárquico sobre el cual pudiera ser sancionado; por eso la mayor parte de las sanciones se dirigieron al vocero Jesús Ramírez, el área de comunicación social de la Presidencia, así como Cepropie para ordenar el retiro de redes sociales de fragmentos de discursos y conferencias mañaneras por determinadas expresiones del mandatario a favor de su gobierno, y contra sus opositores.

No obstante, esto se repitió en julio y agosto, cuando López Obrador y su partido realizaron actos y difusión de información relacionada con la consulta popular del primero de agosto. Aunque ésta no obtuvo el resultado esperado y no se consideró vinculante se abrió el debate a la revocación de mandato. 

Morena buscó, en las últimas, semanas blindar al presidente para cambiar la palabra revocación por ratificación. Pero la oposición logró que el tema quedara pospuesto hasta la 65 Legislatura en el Congreso.

EL REGRESO DE AMLO A LA CDMX

La pérdida de 9 alcaldías en la Ciudad de México, después del 6 de junio, provocó la intervención del presidente en la política de la capital del país: un bastión que fue de la izquierda desde 1997, cuando Cuauhtémoc Cárdenas se convirtió en el primer jefe de Gobierno, y tres años después cuando el propio López Obrador le sucedió. 

El PRD dominó en la ciudad, hasta 2015, cuando perdió fuerza ante la irrupción de Morena. En 2018, la ola de lopezobradorismo llevó al partido fundado por el experredista a ganar 11 de 16 alcaldías. En 2021 solo conservó siete.

LA INCÓMODA LÍNEA 12

El titular del Ejecutivo justificó la derrota electoral al asegurar que la tragedia de la Línea 12 del Metro, ocurrida el 3 de mayo y que dejó 26 fallecidos, había sido magnificada. Él la minimizó al decir que en Tláhuac la población, que refrendó a Morena en la alcaldía, entiende que “estas cosas suceden”.

La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum también salió a justificar en el mismo tenor. Pero la capital durante la pandemia no sólo se ha visto afectada por el número de fallecidos, sino también por el aumento de pobreza laboral y desempleo, factores que analistas políticos ven como factores por los que Morena perdió.

Pese al discurso de que hubo una campaña de desprestigio por el incidente de la Línea 12, Sheinbaum dio a conocer que los anuncios sobre el tema ya no los haría ella, sino el presidente. Fue precisamente López Obrador quien anunció que la rehabilitación estaría a cargo de Carso, empresa perteneciente a Grupo Carso, de Carlos Slim.

El presidente reconoció que Morena dejó de atender a los más pobres, pero también aprovechó para criticar a morenistas que pensaron más en sus intereses individuales que los del partido.

“Es el quítate porque quiero yo, se les olvida que estamos viviendo un momento histórico de transformación y son tan irresponsables e inconscientes que por su ambición personal son capaces de apoyar a los conservadores y corruptos”, dijo, en lo que parecía una alusión al senador Ricardo Monreal, a quien en el partido se le responsabiliza de haber operado para que Morena ya no gobierne a partir de octubre, la alcaldía Cuauhtémoc y en su lugar quedará la Alianza Va por la Ciudad de México.

 

REACOMODOS POLITICOS 

También, derivado del traspié electoral en la Ciudad de México, se realizaron reacomodos políticos a nivel federal y local. Uno fue la salida del coordinador de los Servidores de la Nación, Gabriel García Hernández, el 25 de junio, quien renunció al cargo dos semanas después de la elección y volverá al Senado. 

Él ahora excoordinador de Programas del Desarrollo para el Bienestar -los programas sociales federales- negó que su renuncia obedeciera a los resultados electorales. En su lugar quedó Carlos Torres, secretario técnico de la Oficina de Presidencia.

Pero a nivel capitalino también fue removida Cristina Cruz como delegada federal de Programas de Desarrollo para el Bienestar, y fue sustituida por Estefanía Correa García, cuyo currículum incluye haber formado parte de la ayudantía del presidente López Obrador, donde se encargaba de la protección del titular del Ejecutivo, que ayudar en la mañanera.

Otro movimiento posterior a las elecciones fue la llegada de Martí Batres a la Secretaría de Gobierno capitalino, para sustituir en el cargo a José Alfonso Suárez del Real. El desembarco del senador con licencia fue visto como una medida para proteger a la jefa de Gobierno del golpeteo político, rumbo al 2024, donde ella aparece como la favorita de López Obrador.

Batres será el interlocutor con la oposición, que contará con 9 alcaldes y casi la mitad del Congreso local, y además buscará contener a los grupos ligados a los rivales de Sheinbaum: el canciller Marcelo Ebrard y el presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado, Ricardo Monreal.

A ello se sumó que el gobierno capitalino empalmó su identidad institucional con la del gobierno federal, lo que significa que los funcionarios de la ciudad usarán en sus uniformes el mismo color que el federal, que usa el del partido Morena.

¿INICIA LA CARRERA PRESIDENCIAL?

El presidente presumió ,en la mañanera del 14 de junio, que Morena tiene distintos precandidatos a la presidencia en 2024, entre ellos Sheinbaum, Marcelo Ebrard, el embajador de México ante la ONU, Juan Ramón de la Fuente o la Secretaría de Economía, Tatiana Clouthier, entre otros.

A partir de ahí, como en los viejos tiempos priistas, pareció registrarse el fenómeno de la cargada a favor de la jefa de Gobierno, quien, en un evento de Morena para celebrar el triunfo en las elecciones del 2 de julio de 2018, fue recibida entre aplausos y gritos de “presidenta, presidenta”. Los gritos también se repitieron en las inauguraciones del Cablebús de la Línea 1 y 2 en Iztapalapa.


rst