NACIÓN

Sospechan que en fábrica trabajaban indocumentadas

Colectivos independientes entrevistaron a familiares de las mujeres, con nombres de origen extranjero, al parecer asiáticas

  • ALEJANDRA MEDINA
  • 20/09/2017
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
Sospechan que en fábrica trabajaban indocumentadas
Los trabajos en el sitio continuaban en la madrugada del jueves. (Especial).

Grupos de colectivos independientes, que refieren conformaron también una autodenominada Brigada Feminista, aseguraron el miércoles por la tarde que las costureras que perdieron la vida en la fábrica de la colonia Obrera eran mujeres asiáticas indocumentadas. Así lo informaron en un comunicado.

Este grupo proporcionó una etiqueta de la marca New Fashion, que arrancaron de la ropa que sacaban de entre los escombros y al parecer era la que fabricaban las empleadas de origen oriental, pero no era así.

La compañía pertenecía a un señor de 75 años de la comunidad judía mexicana, quien perdió la vida en el derrumbe de Chimalpopoca y Bolívar. El nombre no lo quiso proporcionar otro miembro de esta comunidad que hizo la aclaración.

Sin embargo, puntualizó que con el hombre trabajaban tres personas, a quienes alentó a que salieran antes que él de uno de los pisos de este inmueble.

Sin embargo, el colectivo se dedicó a entrevistar a los familiares de las víctimas que se encuentran sepultadas en este edificio de seis pisos, de donde rescataron a medio centenar de mujeres. 

De su labor en recolectar datos, la autodenominada Brigada Feminista afirma que están desaparecidas: Amy Hsien Yu Wuang (a quien un amigo identificó la tarde del viernes 22 de septiembre), Cinthia Yu Yung, José Lin Chia Ching, así como Irma Chávez Martinez, Irma Sánchez y Roberto Rodríguez Aguilar.

Ante la entrada de maquinaria pesada presumieron que ya no habrá labores para sacar a gente con vida, una versión que las autoridades desmintieron este jueves y dejaron en claro que la búsqueda de personas y cuerpos no será interrumpida.

Las autoridades les pidieron retirarse por seguridad de las maniobras, que levantan lozas de concreto, pero ellas acusaron que también les incomodan las múltiples preguntas que hacen sobre la nacionalidad de las costureras

“Los soldados nada más nos andan siguiendo”, revelan, “porque los colectivos están haciendo registros de todo, pidiendo informes a los familiares y encontrando que el gobierno les está dando información falsa”, alegaron.

Trascendió que el dueño dio por pérdida total la fábrica, aunque al parecer tiene un seguro de daños, que según el colectivo le urge cobrar. Otros medios de comunicación también respaldaron esa información, ya que vieron a algunos de los dueños de los negocios afuera de los escombros y a la espera de alguna noticia de sus familiares.