“Si siguen así, prefiero que mis hijos pierdan el año escolar”

“Si siguen así, prefiero que mis hijos pierdan el año escolar”

Padres ven un caos en el arranque de Aprende en Casa por fallas tecnológicas, poca atención de niños y poca respuesta a dudas; los niños quieren ir a la escuela

NACIÓN
  • LA SILLA ROTA
  • 24/08/2020
  • 07:13 p.m. hrs
  • Escuchar

La mañana de este lunes comenzó de forma agitada para Sergio Arturo Sánchez Méndez y sus hijos Juan Pablo, de 8 años, y Santiago de 7, quienes relataron que no les fue muy bien en este regreso a clases.

"La verdad, muy mal, desde que inició la mañana, porque tuvimos fallas con la CFE y no había luz, llegó como cinco minutos antes de que empezaran las supuestas clases de Santiago, había problemas con la transmisión con Izzi y se trababa mucho la señal. La maestra nos envió una invitación vía zoom para hacer una presentación con todos los compañeros, los maestros y nunca se pudieron conectar, se cayó esto de zoom, un fiasco total", expresó Sergio.

Este padre de familia detectó diversos problemas en las clases a través de televisión, ya que los videos tienen poca producción y no son muy didácticos, lo que hace que los niños pierdan el interés rápido. A esto se suman los problemas de contenido, porque a los menores no se les explica claramente qué tienen que hacer y les surgen dudas, entonces ellos les tienen que explicar, pero mientras sigue corriendo la clase y pierden ese tiempo.

"Si de por sí yo tengo en lo más bajo a esta famosa 4T, ahora con esto peor, porque si ya empezaron con temas de salud y muchas personas han muerto, ahora aparte también mis hijos se van a quedar ignorantes, como que no. Si son capaces de reconocer sus limitantes y sus errores, van a tener ese voto de confianza, si no lo hacen, si siguen así, yo creo que voy a preferir decirles pierdan el año, están en los primeros años de primaria, en cuanto las cosas se normalicen buscar unos cursos de regularización y que después regresen, perdiendo un año, a la escuela", enfatizó Sergio.

Situación similar vivieron Verenice y su hija Camila, quien pasó a sexto de primaria. Para la niña de 11 años, llegar a entender ciertos puntos fue difícil porque no los explicaron para un niño, “porque dicen palabras que no sé su significado”; sobre sus taras, le parecieron complicadas porque no le entendía muy bien a los videos que transmitieron.

“Me gustó que hay videos aunque es complicado entender ciertos puntos y no explicaron, dicen palabras que no sé su significado; el horario también me gustó porque podemos repasar. Las tareas complicadas porque a veces no les entendí porque usan palabras de adultos”, comentó la pequeña que ingresó a sexto año de primaria.

Sin embargo, para Verenice, su mamá, fue muy complicado el inicio escolar porque en los sistemas de cable no están incluidos los canales digitales agregados como el 7.5 donde por fin pudo Camila ver sus clases.

“Entré en pánico por no tener una televisión que tuviera sólo señal abierta. Camila ya quiere regresar a su escuela, está triste porque no puede ir a sus clases presenciales; ante las dudas no puede levantar la mano para preguntarle a la maestra para que explique nuevamente lo que dijo”, detalló Verenice, por lo que califica como un “un desastre” este ciclo escolar y reconoce ella misma tendrá que revisar los libros con su hija para completar su aprendizaje.

Daniel Rebolledo, estudiante de secundaria define así su primer día de clases: “me gustó mucho, las clases por computadora me parecieron padres y divertidas, creo que es menos trabajo que dejan con el envío de tareas a distancia. Lo malo es que no nos dejan platicar con mis amigos”, lamentó y reconoció que además, le hubiera gustado más habar platicado más con ellos.

“No me gustaron los horarios de las clases por tv”, explicó su mamá, Adriana Rebolledo. “Él esta tomando esas clases en este momento, de seis a nueve de la tarde. Son tres horas en las que el niño no puede aclarar ninguna duda con nadie; ni cuando veo mis programas yo veo tres horas de tv. Espero de estas clases un contenido básico que sí aporte a los niños; sinceramente no le tengo mucha fe y sé que hablo con desconocimiento”.

En contraparte, a pesar de que Carola Díaz Cuevas, madre chiapaneca, tiene todas las herramientas para que sus dos hijas e hijo comiencen el nuevo ciclo escolar en sus diferentes grados, este lunes las dificultades se originaron en la plataforma que proporcionó el gobierno federal vía televisión para dicho arranque, lo que generó algunas demoras.

En el caso de Paulina, la menor de sus “retoños”, las clases las tuvo que llevar por Youtube, donde su maestra pudo iniciar de forma tranquila las actividades de sexto grado de una escuela pública del municipio costeño de Tonalá.

“POR LOS ADULTOS, LOS NIÑOS NO PODEMOS REGRESAR A LA ESCUELA”

La maestra Marlene se había esmerado en preparar videos y audios para hacer más amenas las clases a sus alumnos de 5° año en el primer día del periodo escolar, pero fue en vano. La tecnología falló. Muchos problemas de comunicación impidieron que se pudieran utilizar pues los videos se congelaron, los audios no se escucharon y los niños lo que quieren es ya ir a la escuela.

Su maestra notó que había tensión en algunas de las niñas y les preguntó cómo se sentían:

“¡Estoy muy nerviosa porque yo ya quería regresar a la escuela! Yo ya quiero salir de mi casa ¡y no podemos hacerlo por culpa de los adultos!”

La maestra le preguntó por qué pensaba eso: “porque los adultos no se cuidan. Si todos usáramos el cubrebocas como nos lo han pedido ustedes, esto ya hubiera terminado”, contestó Cynthia.

Su mamá sí ha tenido que salir a trabajar y vende comida pero Cynthia se da cuenta que los clientes llegan sin cubrebocas y no usan el gel que su mama les ofrece.

TE PUEDE INTERESAR: ESTOS SON LOS HORARIOS Y CANALES PARA EL REGRESO A CLASES

Y para la maestra no fue menos estresante por las fallas en la videollamada.

“Fue desesperante. Llegó un momento en que el sistema nos sacó a todos de la videollamada y vía Whatsapp les avisé a los papás que se declaraba un receso. Al terminar éste, sí nos pudimos reconectar y continuar pero no pudimos usar los materiales que había preparado”.

MÁS DE 25 MILLONES DE ALUMNOS

En México hay 25 millones 680 mil 370 alumnos que cursan educación básica, de acuerdo con los últimos datos de la SEP. Del total, más de 25 millones de alumnos, 13 millones 30 mil 975 son hombres y 12 millones 649 mil 395 mujeres.

El Estado de México es la entidad con más alumnos de educación básica registrados por la SEP con 3 millones 350 mil 223. En la lista sigue Jalisco con un millón 692 mil 589 estudiantes, la Ciudad de México con un millón 552 mil 435 alumnos, Veracruz con un millón 491 mil 487 estudiantes y Puebla con un millón 466 mil 94 estudiantes.

En contraste, Colima es el que menos alumnos de educación básica registra con 142 mil 941. Sigue en la lista Baja California Sur con 160 mil 527 alumnos, Campeche con 195 mil 327 estudiantes, Nayarit con 253 mil 168 alumnos y Tlaxcala con 284 mil 316 estudiantes.

“NO ME GUSTA HACER AMIGOS POR COMPUTADORA”

“No era el inicio de año que esperaba. Pensé que íbamos a regresar con las debidas precauciones o por apellidos, un día sí y otro no, como habían dicho, pero no así. Y a mí no me gusta hacer amigos así, por computadora”.

Valentina inició su primer día de secundaria de manera nerviosa. Una idea le inquietaba: la idea de presentarse ante sus nuevos compañeros de manera virtual, a través de una pantalla de computadora, y no en persona.

Fueron como tres horas de Orientación, y ocurrió algo que le pareció chistoso: como su escuela no ha pagado por tener Zoom, debieron conectarse tres veces. Otra cosa que vio es que había algunos alumnos que no podían ocultar que aún tenían sueño. Como a muchos niños en su primer día de vuelta a clases, la aplicación Zoom se le atoró.

“HAN FLOJEADO BASTANTE”

“A mí no me encantan las clases por televisión, sólo para que los niños no pierdan la costumbre de estudiar y todo, porque todos de cierta manera yo creo que sí han flojeado bastante. Sólo es como para no perder eso, pero no siento que sea funcional”, declaró Thamar Núñez Benítez, quien vivió este nuevo regreso a clases con su hija Grecia, de 6 años, quien entró a segundo de primaria.

"Nuestra escuela está trabajando ahorita de manera diferente, va a retomar un poco la forma en la cual terminamos el ciclo pasado, que era algunas clases por televisión, porque no nos dejaban ver todos los días, principalmente la maestra hizo una planeación y nos daba los trabajos, los que hacían en el cuaderno y en el libro”, explicó.

Thamar consideró que si las clases fueran por zoom serían más educativas, porque al sólo ver la televisión los niños no se enfocan tanto e incluso se aburren, como le pasa a Grecia, por eso ella tiene que estar al pendiente y se sientan juntas a ver las clases, le explica lo que sea necesario y trata de hacerlo más didáctico, pero no siempre puede debido a su trabajo.

“YA LES DIO ‘MAMITIS’, AHORA TENGO UNA JORNADA MÁS LARGA”

"Mamá, no entiendo"; "mamá hazme un sándwich"; "mamá qué dijo. Me explicas", son algunas de las frases que le dijo Daniela a su madre Mariana, durante el primer día de clases que se transmitieron por distintas señales de televisión abierta.

"Si de por sí era apegada a mí, ahora más y para todo quiere que yo le ayude. Esta estrategia en vez de volverlos independientes, los va a apagar más a mí", afirmó la mujer, quien tiene dos hijos.

"Ya les dio 'mamitis', para todo me quieren, ahora tengo una jornada más larga y pesada. Antes los dejaba en la escuela, y podía hacer mis cosas y preparar todo para cuando llegarán. Ahora no tengo ni un minuto libre, todo es para ellos, para aclarar dudas de escuela, y para mandar el material por Internet, que piden los maestros", señaló la joven de 28 años.

Otro de los inconvenientes que ve la mujer en que sus hijos tomen clases por televisión, es la comodidad, ya que como se encuentran en su casa, los menores ponen menos atención y se distraen más fácil. "Dani, solo duró dos horas sentada, después se acostó, y mientras veo a su hermano se va, disque al baño y se tarda, por estar en el celular", reveló Mariana.

“CLASES POR TV NO ME GUSTAN”

Aunque a Said el regreso a clases siempre lo ponía contento, en esta ocasión, le significó mucho pesar y es que, al igual que los últimos cuatro meses del Ciclo Escolar 2019-2020, en este inicio de las actividades educativas tendrá que estudiar solo, en casa y bajo la tutela de su tía y su abuela, ante el riesgo que prevalece de contagiarse de covid-19 en las escuelas.

Y aunque asegura que esta modalidad de clases que tiene que seguir por televisión, no le agrada, pues le quedan algunas dudas, ya que los contenidos que se difunden no coinciden con los de sus libros de texto, ha establecido el compromiso de que hará todo lo que esté en sus manos para mantener las calificaciones que obtuvo en el fin del cuarto grado, donde comenzó a sacar nueve o diez en sus asignaturas, cuando antes no subía de ocho.

"No me gustan las clases así, pero sentí bien cuando comencé a subir de promedio", menciona.

Su tía Natalia Rodríguez afirma que la coordinación con los docentes ha sido complicada este lunes, pues aunque se estableció un chat con los padres de familia a través de Whatsapp, la maestra ha solicitado que sintonicen contenidos que no corresponden con el ciclo escolar y, por otro lado, ha pedido que los niños revisen materiales de la plataforma por internet, otros por televisión y algunos más por Youtube, lo que ha generado complicaciones y saturación en los alumnos.

BOSTEZOS Y FALLA DE LA PLATAFORMA

Desde las 7 de la mañana encendieron las computadoras y los cuadernos estaban listos para reusarse. Los hermanos Legaria, uno con sueño, sin ganas de empezar el segundo año de secundaria y la otra peinada e ilusionada por que este será su último año en primaria.

André inició con la clase de Historia de México, sin problemas para acceder a la plataforma, entre saludos, bostezos, su maestra les pregunta “¿cómo están? ¿siguen dormidos? Vamos a trabajar”, la maestra arranca el ciclo con las nuevas reglas para las clases virtuales de secundaria.

Mientras tanto Shari espera su turno para iniciar la primera clase de sexto de primaria. Busca en su correo la invitación que el colegio manda para cada una de las sesiones, tal cual ocurrió desde que inició el confinamiento social el ciclo pasado, pero en esta ocasión la plataforma falló.

Entre nervios y risas, le pide a su mamá que se comunique con otras mamás para saber si sus compañeros estaban conectados a la clase pero la respuesta fue: “No te preocupes, las mamitas dicen que nadie puede entrar”.

DIEGO, COMO MUCHOS NIÑOS LE SUFRIÓ POR FALLAS EN EL INTERNET

Diego es uno de los alumnos de primaria en Michoacán que inició este lunes sus clases a distancia con el apoyo de sus papás y uno de sus hermanos. El niño de 10 años y alumno de sexto año de primaria de la Escuela Primaria Hijos del Ejército, de Morelia, tuvo complicaciones por la señal de internet.

“Me siento bien aunque un poco inseguro, porque todo es nuevo y necesito acoplarme a esta nueva manera de tomar clases”, contó Diego a La Silla Rota.

“Yo, por ejemplo, le tuve que pedir a una de sus compañeras de trabajo que me apoyara una hora en el trabajo, para poder estar con mi hijo, pero no todas las mamás van a tener esa posibilidad y van a dejar a sus hijos solos”, dijo Vicky, madre del pequeño.

SE RETRASAN LAS CLASES EN BC

No todos los estudiantes pudieron regresar a clases este lunes en Tijuana y padres de familia expresaron que llegaron a la fecha todavía con muchas dudas sobre la manera en que sus hijos tomarían el curso.

Víctor Isleño inscribió a su hija a sexto de primaria en la escuela Elena Rivera Sánchez y la directora del plantel, que será la profesora del grupo, les notificó que empezarán hasta el miércoles.

En otros casos, como el de Ángeles García, la situación es todavía más complicada porque en casa todos deben salir a trabajar y su nieto no tiene quien lo ayude en el proceso de incorporación al nuevo modelo.

Con los planteles cerrados, que antes eran también un apoyo como espacio para que los menores de edad pasaran parte del día, el pequeño de 9 años de edad se queda en casa solo, igual que otros niños en la colonia, comenta la abuela.

DE 10 MIL, AHORA ROSA AURORA SOLO PAGÓ 3 MIL

Rosa Aurora Rodríguez no pudo pagar las altas colegiaturas de una escuela primaria privada para su hijo y decidió emigrar a un plantel público.

Su pequeño, de siete años y que inició el segundo año de primaria, es uno de los 9 mil 200 alumnos cuyos padres ya no pudieron pagar las mensualidades en escuelas privadas.

"Pagué el ciclo pasado 4,500 pesos mensuales de colegiatura, más los materiales y todo lo que te solicitan aparte. Y además ya tocaba que la niña entrara a primero, 10 mil pesos tendría que pagar por mes por los dos. Mejor entraron a una escuela de gobierno ", explica Rosa Aurora quien por la pandemia y una enfermedad se le disminuyó el trabajo.

PROS Y CONTRAS

Para Karla Barrera, mamá de Valentina, que está en edad preescolar, la nueva modalidad tiene sus ventajas, pero también sus desventajas.

Lo positivo que considera es que puede pasar mayor tiempo con que pequeña de 3 años, pero también es complicado porque también debe cumplir con las labores de su trabajo y cuidar de sus gemelas de 3 meses.

“Sí, se me ha dificultado, y mucho, ya que tienes que estar al pendiente de las actividades a realizar y a la vez estar con mi trabajo y las gemelitas”, contó a La Silla Rota.

Mariluz Roldán, Irma Rosa Martínez, Marco Antonio Martínez, Iván Mejía, Isaac Ramírez, Sharira Abundez, Arturo Jiménez, Juan Manuel González, Eduardo Rubio, Marlene Valero, David Casas y Erika Flores