NACIÓN

Se violenta proceso en el Senado; así se vivió el debate sobre SCJN

Senadores de la oposición acusaron “una chicanada” en el proceso; “Ni el viejo régimen, por decoro, lo hizo”: aseguran

  • ALEJANDRA CANCHOLA
  • 16/04/2021
  • 20:23 hrs
  • Escuchar
Se violenta proceso en el Senado; así se vivió el debate sobre SCJN
Así inició un debate en el que proliferaron las acusaciones de la oposición en contra de Morena y sus aliados, específicamente, el Partido Verde. (Cuartoscuro)

La senadora Eunice Romo (PES) estaba molesta, el senador Juan Zepeda (MC) la acusó de negarse a leer un artículo transitorio que se aprobó un minuto antes, en medio de un sistema de voto a distancia que se cayó y de un pleno más vacío que lleno. 

“Si el compañero senador no está en el Pleno y no está siguiendo la sesión, no es un asunto mío y no es culpa mía. Pero él afirma que yo no leí algo que de un principio se leyó, cuando estábamos haciendo la presentación de este punto. Entonces, no le permito a ningún senador que venga y me diga que yo no hice un trabajo que sí realicé”, dice.

Así inició un debate en el que proliferaron las acusaciones de la oposición en contra de Morena y sus aliados, específicamente, el Partido Verde, pues fue el senador Raúl Bolaños-Cacho quien presentó un agregado que amplió, en cuestión de minutos, el periodo del ministro Arturo Zaldívar al frente de la Suprema Corte de la Nación.

¿SE LEYÓ O NO SE LEYÓ?

El trabajo legislativo obliga a revisar la sesión, que se transmite en vivo, a través de las redes sociales del Senado, y la Gaceta Parlamentaria, donde el minuto a minuto debe revelar si la senadora secretaria leyó o no leyó.

Se leyó, pero la indignación solo aumenta. En seguida, el senador Dante Delgado (MC) reclama la falta de pericia legislativa, o la desmedida experiencia política de algunos legisladores de Morena, que deslizaron el agregado hasta el final de las reservas, de última hora, sin defender en tribuna y sin prever el peso de lo propuesto.

“Un tema de esta envergadura, lo que representa el ampliar el período del presidente de la Corte, en un ejercicio totalmente opaco, sin discusión previa y producto de un contubernio, hay que subrayarlo, contubernio del ciudadano presidente de la República, que no tuvo los pantalones de poner en la iniciativa este artículo adicional”.


Después, Claudia Ruiz Massieu (PRI) detalla las irregularidades: “es cierto que la secretaría leyó una propuesta de reserva de adición, pero cuando nosotros quisimos buscar en el sistema el texto de la misma, no lo encontramos”.

La priista también asegura que se cerró el tablero sin permitir que se desahogara la segunda ronda de votaciones (habilitada por la modalidad semipresencial de sesionar a causa de la contingencia por covid-19) y eso ocasionó que muchos senadores no pudieran bajar a votar, además, el sistema de votación a distancia se cayó.

¿IRREGULARIDADES O SIMPLE COINCIDENCIA?

Hay varias formas de presentar un agregado a una reforma legal, en el Poder Legislativo, que van desde hacerlo ante comisiones, hasta hacerlo en el pleno, a través de reservas, propuestas de viva voz y votos particulares, pero todas ellas de manera diferente a la que se llevó a cabo este jueves.

Le reclaman a Bolaños-Cacho que no pasara a defender su reserva a la tribuna, la misma donde, por horas y horas, se han dado cita decenas de senadores para defender, una y otra vez, en favor y en contra, sus reservas, sus puntos de vista, en fin, a dar debate.

“Es indignante que el Senado de la República, sin discusión previa, sin concertación, lleve adelante una decisión política trascendente para la división de poderes. Causa horror la aplicación de este ejercicio. Son de las peores prácticas parlamentarias no usadas, por el propio decoro, por el viejo régimen”, asegura Dante Delgado.


La adenda la pudo presentar el Partido Verde o el propio Morena, en la Comisión de Justicia, en un ejercicio casual, de viva voz. O pudieron añadirla al dictamen y “debatirla”, aplastando a la oposición –ejercicio propio de toda mayoría–, pero no fue así.

El senador Raúl Bolaños-Cacho (PVEM) pudo presentarla, como lo hicieron otros, para votarla en lo particular, pasar a defenderla en tribuna, someterla a votación económica estando presente en el pleno, pero ni estuvo presente ni defendió nada.

El presidente de la Mesa Directiva, Eduardo Ramírez (Morena), solo recibió la notificación en un papel, y pidió a Eunice Romo que leyera el agregado: “Doy lectura, presidente, a la propuesta de adición”.

“Décimo tercero. Con el fin de implementar la reforma constitucional al Poder Judicial de la Federación, publicada en el Diario Oficial de la Federación de 11 de marzo de 2021, y las leyes reglamentarias a las que se refiere el presente decreto, la persona que a su entrada en vigor ocupe la Presidencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y el Consejo de la Judicatura Federal, durará en el encargo hasta el 30 de noviembre del 2024”.

(djh)