NACIÓN

Se va Durazo; auditoría alerta que deja anomalías

La Secretaría de la Función Pública detectó irregularidades dentro de la Secretaría de Seguridad Pública y Participación Ciudadana

  • MARCOS MUEDANO
  • 30/10/2020
  • 20:20 hrs
  • Escuchar
Se va Durazo; auditoría alerta que deja anomalías
Entre dichas irregularidades que detectó la SFP están los mandos de los que se desconoce su nombre y apellidos. (Cuartoscuro)

Alfonso Durazo hizo pública su renuncia formal como titular de la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana este viernes y aunque será hasta el próximo 1 de noviembre que se haga efectiva, en su gestión se detectaron irregularidades según revelan auditorías.

Entre dichas irregularidades que detectó la Secretaría de la Función Pública (SFP) en la Secretaría de Seguridad Pública y Participación Ciudadana (SSPC), así como en la Guardia Nacional están los mandos de los que se desconoce su nombre y apellidos, elementos sin el perfil y capacidades adecuadas, expedientes incompletos e inexistentes, así como la asignación de plazas sin control.

De acuerdo con la auditoría “A. 02/2020” efectuada a las direcciones Generales de Recursos Humanos de ambas instituciones, se detectaron múltiples inconsistencias durante el análisis hecho entre el 1 de enero de 2019 y el 30 de junio de 2020.

Entre ellas, el que no se proporcionó a la SFP el nombre de los mandos conforme lo establece el Reglamento interior de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, así como la inexistencia de documentos de puestos aprobados en los que se detalle la descripción y perfil del elemento.

“Documentación no integrada a los expedientes de personal relacionado con la falta de consulta a los registros públicos en materia de profesiones y/o servidores públicos sancionados por parte de la Institución. Inconsistencia en la información registrada en el Registro Único de Servidores Públicos (RUSP) con la reportada en la nómina y plantilla de personal de la Guardia Nacional”, menciona el reporte.

El documento menciona que la Dirección de Recursos Humanos de la Guardia Nacional, a cargo de Edgar Adán Ascencio Ortiz, carece de documentos en los que se especifique los requisitos de ingreso y permanencia del personal que fue dado de alta. Además, en algunos casos, la dirección les asignó grados sin cumplir con los requisitos establecidos en la Ley de la Guardia Nacional y su Reglamento.

“Asignación de 2 plazas con nivel de (Dirección General) K21, no consideradas en la estructura establecida en el Artículo 18 del Reglamento de la Ley de la Guardia Nacional (RLGN). Inconsistencias en la creación de la Unidad de Apoyo al Comandante de la Guardia Nacional denominada Dirección General de Servicios Especiales”.

SE PIERDEN RECURSOS MATERIALES

En una segunda auditoría hecha a la dirección General de Recursos Materiales de la Guardia Nacional a cargo de Raúl Alejandro González Delgado, se detectó que carecen de registro 10 mil 992 bienes que la extinta Policía Federal transfirió a la institución.

“10,993 Bienes registrados en el Sistema Integral de Activo Fijo Institucional (SICTAFI), que la conformación del número de inventario contiene prefijos alfabéticos contrarios a la normativa, así como, bienes que no contienen etiquetas adheridas o en mal estado”, menciona la auditoría A. 01/2020.

Otra de las irregularidades es que hay diferencias entre el inventario registrado por el Sistema Integral de Activo Fijo Institucional y por las Unidades administrativas que integran a la institución.

“Diferencias de bienes según reporte de inventarios emitido por el SICTAFI y el inventario reportado por las diversas unidades administrativas de la Guardia Nacional (GN). 6. Bienes muebles considerados para baja del inventario de la Guardia Nacional, localizados en las áreas administrativas con el estatus ‘en uso’”.

ADQUIEREN 28 MDP EN EQUIPO MÉDICO “PATITO”

Una tercer auditoría, también, efectuada a la dirección General de Recursos Materiales refiere que la institución adquirió suministros médicos por más de 28 millones de pesos, a pesar de que los proveedores no contaban los permisos, así como la autorización de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) para la venta.

“Adquisición de materiales, accesorios y suministros médicos por $28'788,735.00 sin que los proveedores cuenten con las constancias y/o autorizaciones establecidas en las normas oficiales mexicanas, ni con el registro sanitario ante la COFEPRIS”, describe la auditoría A. 04/2020.

De acuerdo con el documento, también se detectaron inconsistencias en el “servicio de suministro de combustible para el parque vehicular y las plantas generadoras de energía eléctrica a través de vales y tarjetas electrónicas" del ejercicio 2019, así como "inconsistencias en los procedimientos de justificación, contrato, convenio modificatorio y cumplimiento correspondientes al Servicio de fotocopiado, impresión y escaneo de documentos del ejercicio 2020”.

(djh)