NACIÓN

Se dispara la cifra de migrantes hondureños que llegan a México

De los 8 mil 373 iniciados para la visa humanitaria, 6 mil 259 son hondureños

  • REDACCIÓN
  • 23/01/2019
  • 06:38 hrs
  • Escuchar
Se dispara la cifra de migrantes hondureños que llegan a México
Fotos de Alejandro Medellín/Archivo

TAPACHULA, Chiapas.- La cuarta caravana de migrantes centroamericanos es ya un auténtico éxodo de hondureños. En las últimas horas los ingresos y solicitudes de visa de ayuda humanitaria de este grupo de migrantes se incrementaron de manera notable.

De los 8 mil 373 iniciados para la visa humanitaria, 6 mil 259 son hondureños. Las restantes 2 mil 114 son de migrantes de las otras naciones que registran procesos migratorios en la zona.

En los días anteriores los ingresos y solicitudes rebasaban apenas la cifra de mil migrantes centroamericanos, esto de acuerdo con las estadísticas diarias generadas por el Instituto Nacional de Migración (INM).

Por razones políticas, por cuestiones de represión, por falta de trabajo, por condiciones de miseria y de violencia una parte de los gobernados por Juan Orlando Hernández, especialmente a las mujeres, sobre todo las mujeres.

Las migrantes que acaban de llegar a la frontera de Guatemala con México cuentan que el rumor de un golpe de estado o de una mayor inestabilidad en su país es cada vez más fuerte. Por eso se van con sus hijos, con sus adolescentes, para que no se los maten las pandillas o los policías y militares, dicen.

En grupos reducidos de 40 a 50 integrantes, van saliendo desde San Pedro Sula, al norte de Honduras, para montarse en buses que les pagan grupos de derechos humanos (algunos con intereses muy particulares) o que logran costearse ellas mismas con ayuda de familiares.

Recorren los 40 kilómetros que las separan de Corinto, Corinto, el primero punto fronterizo con la vecina Guatemala, el que las seguirá llevando por la carretera 13 hacia la 9 y la 13 otra vez hasta Tecún Uman, uno de los principales cruces frente al Río Suchiate. El viaje en línea recta desde San Pedro Sula es de unos 457 kilómetros y les puede tomar un día entero hacerlo.

Los números del INM lo revelan paso a paso, día con día; el jueves 17 de enero llegaron al puente internacional en Ciudad Hidalgo 1,064 migrantes (811 hombres y 253 mujeres), el viernes 18 la cifra fue de 1,444 migrantes (1,040 hombres y 404 mujeres), el sábado 19 se registraron para trámite 1,183 personas (906 hombres y 277 mujeres), el domingo 20 de enero fueron 6, 593 (4,743 hombres y 1,850 mujeres).

Para el martes 22 de enero el total de migrantes registrados ascendió a 8 mil 373 individuos. De esa cifra 6 mil 259 son de Honduras, 1,018 son de El Salvador, 913 son de Guatemala, otros 173 vienen de Nicaragua, mientras que de Haití son 6 y de Brasil y Cuba dos cada uno.

En la frontera con Guatemala los ecos, los reflejos de la crisis hondureña, guatemalteca, salvadoreña, haitiana y nicaragüense se van juntando sobre la plaza principal de Tecún Uman, punto de reunión de los buses que vienen de San Pedro Sula y de San Salvador.

Apenas en abril de 2018 el Instituto Nacional de Estadística (INE) de Honduras dio a conocer datos frescos sobre su situación poblacional, revelando que en el país había ya poco más de 9 millones de habitantes, siendo mayoría las mujeres.

La misma fuente indicó que el país confirmaba de la lista negra de naciones con las ciudades más violentas del planeta. Fue en 2016 cuando San Pedro Sula apareció todavía en el sitio número tres de la lista de ciudades más violentas del planeta. Un año después cayó al lugar 26 y en 2018 se mantuvo fuera de la lista de las 10 más violentas del mundo.

Las mediciones que la llevaron fuera del ranking de los peores lugares para vivir se basan en datos y versiones del gobierno hondureño. Los migrantes que salen de ese país cuentan historias diferentes, historias de represión y asesinato de sus hijos, de sus familiares y vecinos ya sea a manos de las maras o bien por abusos policiacos y militares.

Por eso la gente se va y busca refugio en México o en los Estados Unidos o en donde sea. En este contexto y ante la huida de miles de hondureños, su presidente decretó el 15 de enero que se impondrá cárcel de 1 a 3 años a los padres que intenten sacar a sus hijos ilegalmente de esa nación. En lugar de inhibir la salida, el anuncio parece haberla incrementado.

El 17 de enero el INM comenzó a contabilizar y ordenar la recepción de migrantes con un nuevo esquema de solución: el otorgamiento de visas de ayuda humanitaria en cinco días hábiles, previo rastreo de datos de los solicitantes para saber si son elegibles o no, para saber si tienen cuentas pendientes con la ley en sus lugares de origen. El que no aparezca limpio, no pasa, no califica y no entra a México…con documentos.

El esquema funciona bien para los migrantes primerizos, pero no para los que ya han pasado a México o a los Estados Unidos, son deportados o regresan y tienen cuentas pendientes aquí y allá. El otro escenario es de los migrantes que ya han ingresado –como los que entraron en la caravana de octubre de 2018– e iniciaron trámites de visa humanitaria al final del gobierno de Enrique Peña Nieto.

Estos migrantes tienen papeleo avanzado en la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR). A ellos se les prometió que en 45 días se resolverían sus casos. No ha sido así. Los migrantes en esta situación acumulan firmas y sellos y promesas hechas en tiempos de Peña y del PRI en el poder.

Hoy, reconocen muchos de los entrevistados, las cosas se ven y se están haciendo distintas. Ni como iba uno a imaginarse que iba a cruzar el puente caminando y no corriendo, no por el río y en bola, no a la fuerza, como el año pasado, dice Alberto, profesor salvadoreño que espera su turno para comer un plato de huevo con aceitunas, dos tortillas de harina, frijoles y salsa.

Alberto era maestro de artes y dirigía una banda de guerra. Dos de sus estudiantes fueron asesinados en agosto de 2018 por pandillas de la zona en la que está la escuela secundaria. El quedó como testigo del caso por ser mentor de ellos. Su nombre apareció en las averiguaciones. Oficiales de policía lo buscaron y lo amenazaron de inmediato reclamándole por qué era testigo.

No lo pensó mucho y sacó a su familia del país. Su hijo mayor está en Europa y sus hijas y esposa en los Estados Unidos. El vendió lo que le quedaba y abandonó San Salvador. Agradece la ayuda y las nuevas formas de recibir a los migrantes, solo pide más velocidad para la entrega de documentos. El tiempo es oro, el tiempo también los carcome y va achicando sus planes para reconstruir la vida que la violencia callejera y uniformada les aplastó.


@JorgeMedellin95




lrc