NACIÓN

¿Se debe vacunar a los niños contra covid-19?

El editorial de Science destaca que la covid-19 está entre las 10 principales causas de muerte en niños estadounidenses. Ningún niño ha muerto por vacunación

  • REDACCIÓN
  • 20/11/2021
  • 10:26 hrs
  • Escuchar
¿Se debe vacunar a los niños contra covid-19?
Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EU recomendaron la vacuna de ARN mensajero (ARNm) COVID-19 de Pfizer para niños de entre 5 y 11 años. Foto Cuartoscuro /Ilustrativa

A principios de este mes, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EU recomendaron la vacuna de ARN mensajero (ARNm) COVID-19 de Pfizer para niños de entre 5 y 11 años, es decir, 28 millones de niños.

Sin embargo, las encuestas muestran que entre el 42 y el 66% de los padres de estos niños se muestran reacios o se oponen a buscar esta protección, destaca en su editorial la revista estadounidense Science.

Señala que sin la vacunación, es probable que casi todas las personas, incluidos los niños pequeños, se infecten con el coronavirus (SARS-CoV-2) en algún momento de sus vidas. Entonces, la pregunta para los padres y cuidadores es: ¿Qué es peor, la vacunación o la infección natural?

"No se equivoque, COVID-19 es una enfermedad infantil. Cuando el SARS-CoV-2 entró en los Estados Unidos a principios de 2020, los niños representaban menos del 3% de los casos; hoy, representan más del 25%".

Más de 6 millones de niños estadounidenses han sido infectados con SARS-CoV-2, incluidos 2 millones entre las edades de 5 y 11 años. A fines de octubre de 2021, alrededor de 100 mil niños por semana estaban infectados, señala la revista científica publicada por la Asociación estadounidense para el avance de la ciencia (AAAS, sus siglas en inglés).

Detalla que de las decenas de miles de niños que han sido hospitalizados, alrededor de un tercio no tenían condiciones médicas preexistentes y muchos han requerido la unidad de cuidados intensivos. Casi 700 niños han muerto a causa de COVID-19, lo que coloca a la infección por SARS-CoV-2 entre las 10 principales causas de muerte en niños estadounidenses. 

"?Ningún niño ha muerto por vacunación".

 A muchos padres les preocupa que la vacuna de ARNm de Pfizer no se haya probado adecuadamente en niños pequeños. En un estudio de aproximadamente 2400 niños entre 5 y 11 años de edad, realizado cuando la variante Delta era la cepa dominante, la eficacia de la vacuna fue del 90,7% contra la enfermedad sintomática. Sin embargo, el estudio de fase 3 de Pfizer en adultos involucró a unos 40 mil  participantes.

¿Cómo podían los CDC estar seguros de que la vacuna era segura para los niños dado el tamaño reducido del estudio, específicamente con respecto al problema de la miocarditis?

En estudios posteriores a la autorización, se produjo miocarditis en aproximadamente 5 de cada 1.000.000 de personas que recibieron vacunas de ARNm COVID-19, posiblemente hasta 1 de cada 10.000 en hombres jóvenes. Pero el contexto es importante. La miocarditis asociada a la vacuna ha sido relativamente leve y autolimitada, un resultado fundamentalmente diferente de los efectos cardíacos asociados con el COVID-19 agudo o el síndrome inflamatorio multisistémico, que típicamente implica disfunción cardíaca y requiere cuidados críticos.

Además, tanto en Israel como en los Estados Unidos, la incidencia de miocarditis en niños de 12 a 15 años que reciben vacunas de ARNm es menor que en el grupo de edad de 16 a 25 años.

Y debido a que la dosis de ARNm de Pfizer es un tercio de la que se administra a los adolescentes mayores, es probable que la miocarditis en el grupo de edad más joven sea aún más rara.

La miocarditis es solo una parte del análisis de riesgo-beneficio.

Los niños necesitan ir a la escuela, jugar con amigos y participar en actividades extracurriculares para su desarrollo social y emocional. Esta es su vida.

Los países necesitarán una población altamente protegida mientras exista COVID-19 en el mundo, lo que probablemente será durante años, si no décadas. Vacunar a todos los niños contra el SARS-CoV-2 podría ser uno de los esfuerzos de salud pública más impactantes que Estados Unidos haya visto en décadas.

Si bien es cierto que la mayoría de los niños experimentan una enfermedad leve o asintomática, algunos se enfermarán bastante y un pequeño número morirá. Es por eso que los niños son vacunados contra la influenza, la meningitis, la varicela y la hepatitis, ninguna de las cuales, incluso antes de que las vacunas estuvieran disponibles, mataba a tantos como el SARS-CoV-2 por año.

Es comprensible que algunos padres se muestren reacios a vacunar a sus hijos pequeños. Sin embargo, la elección de no vacunarse no es una elección libre de riesgos; más bien, es una opción para tomar un riesgo diferente y más serio. La comunidad biomédica debe esforzarse por dejar esto claro al público. Podría ser una de las decisiones de salud más importantes que tomarán los padres.

esc