NACIÓN

Rodríguez Bucio, la vez que fue ligado con los Beltrán Leyva

Un paso oscuro durante la larga trayectoria del ahora comandante de la Guardia Nacional sucedió en 2012, cuando fue investigado por nexos con el narcotráfico

  • REDACCIÓN
  • 11/04/2019
  • 16:50 hrs
  • Escuchar
Rodríguez Bucio, la vez que fue ligado con los Beltrán Leyva
Rodríguez Bucio, la vez que fue ligado con los Beltrán Leyva (Foto Cuartoscuro)

El nuevo comandante de la Guardia Nacional es el militar –en proceso de retiroLuis Rodríguez Bucio. Su larga trayectoria en el combate a las drogas tiene, sin embargo, un traspié que lo vincula con el crimen organizado.

A unos meses de terminar el gobierno de Felipe Calderón, Rodríguez Bucio y una serie de generales de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) fueron ligados con el cártel de los Beltrán Leyva.

Todo comenzó con la detención de los generales Tomás Ángeles Dauahare, Rubén Pérez Ramírez, Roberto Dawe, Ricardo Escorcia Vargas e Iván Reyna Muñoz, acusados de brindar protección a los Beltrán Leyva.

Posteriormente, la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO, ahora SEIDO) informó que investigaba a cinco generales más por también tener vínculos con dicho cártel, entre ellos Luis Rodríguez Bucio.

Junto al ahora comandante de la Guardia Nacional estaban los militares Cuauhtémoc Antúnez Pérez, Juan Manuel Rico Gámez, Roberto Aguilera y Moisés García Ochoa.

LEE ADEMÁS: Los Guerrero: la familia criminal que le abrió paso a El Mencho

Las acusaciones contra estos cinco miliares provenía de Iván Reyna Muñoz, así como de Édgar Valdez Villarreal, “La Barbie, cabecilla de los Beltrán Leyva, quien había sido detenido dos años antes.

Sin embargo, un reportaje realizado por la Revista Proceso aseguró que los señalamientos de Reyna Muñoz y “La Barbie” contra los demás militares se dieron bajo presiones de la SIEDO.

Primero, Iván Reyna Muñoz –relata el semanario– fue sacado de su celda en el penal de San Juan del Río, Querétaro, para, sin su abogado, ser interrogado durante nueve horas.

En el interrogatorio le leyeron una lista de generales contra quienes tenía que declarar forzosamente.

“Me ofrecieron que si yo hablaba, si yo declaraba contra las personas de la lista que me leyeron, me iban a conseguir protección en Estados Unidos para mí y mi familia. Que ellos (la SIEDO) eran muy poderosos, que me podían ayudar con mi caso de aquí. Que nada más iba a estar cinco años en la cárcel”, dijo Reyna en entrevista a Proceso.

PUEDES LEER: La otra Barbie, el sanguinario capo de Los Zetas

Reyna Muñoz incluso presentó una queja ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) por las presiones y amenazas que recibió por elementos de la SIEDO para declarar falsamente en contra de los militares, entre los que destacaba Rodríguez Bucio.

Proceso difundió además que “La Barbie” había recibido presiones de la SIEDO para acusar a los generales.

Valdez Villarreal fue hostigado y amenazado para que declarara contra los militares, de quienes le mostraron fotografías para que los identificara, aunque él no los conocía.

TAMBIÉN LEE: Las cuatro cúpulas del cártel de Sinaloa

Si el cabecilla de los Beltrán Leyva no coperaba le imputarían unos asesinatos. Dichas presiones fueron dichas por “La Barbie” ante el juez Raúl Valerio Ramírez, precisó el semanario.

Al igual que Reyna Muñoz, “La Barbie” fue interrogado por los elementos de la SIEDO sin la presencia de su abogado, quien se encontraba en Estados Unidos.

Los funcionarios federales querían que Valdez Villarreal acusara no solo a los cinco generales investigados en ese entonces por la SIEDO, entre los que se encontraba Rodríguez Bucio, sino también contra los otro cinco que ya se encontraban detenidos, entre ellos Reyna Muñoz.

Posteriormente, los cinco militares detenidos fueron liberados por orden del juez Raúl Valerio Ramírez y la investigación contra los otros cinco generales fue detenida.

PODRÍA INTERESARTE: El juez que exoneró a El Menchito; pero no liberó a Mireles

Cuauhtémoc Antúnez Pérez fue titular de la Secretaría de Seguridad Pública de Nuevo León en los primero 19 meses del gobierno de Jaime Rodríguez Calderón, “El Bronco”.

Juan Manuel Rico Gámez es actualmente el comandante de la Novena Región Militar en Acapulco, Guerrero.

Roberto Aguilera fue prácticamente desaparecido de la Sedena, al igual que Moisés García Ochoa.

Mientras que Luis Rodríguez Bucio es comandante de la Guardia Nacional y pieza fundamental en la pacificación que el gobierno de López Obrador busca alcanzar para el país.

rgg