NACIÓN

Riesgo de desabasto de medicinas detona compras en gobierno

Pagan 175.8 mdp por medicamentos que no compró el Insabi; alertan por esquema de compra que no ha resuelto el gobierno

  • MARILUZ ROLDÁN
  • 11/04/2021
  • 21:06 hrs
  • Escuchar
Riesgo de desabasto de medicinas detona compras en gobierno
El Insabi no tuvo capacidad para comprarlos en tiempo; alertan por esquema de compra que no ha resuelto el gobierno. Fotos Cuartoscuro

Desde finales de febrero a la fecha, el Sector Salud adjudicó de manera directa 208 contratos para comprar medicamentos, por un monto de 175 millones 808 mil 192 pesos, después de que el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) dio la instrucción de que hicieran las adquisiciones necesarias para evitar el desabasto

También lee: Retraso logístico del Insabi generará nuevo desabasto de medicinas

La Silla Rota publicó, el pasado 10 de marzo, el oficio en el que el Insabi informó que no se compraron todas las claves de medicamentos a través de la compra consolidada que lleva a cabo la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS), por lo que dio la orden a las instituciones del Sector Salud para que hicieran compras extraordinarias. 

El oficio fue emitido 26 de febrero por Adalberto Javier Santaella Solís, coordinador de Abasto del Insabi, quien indicó a las instituciones que debían ingeniárselas para evitar el desabasto de medicamentos y material de curación, en algunos casos la contratación tendrá que ser para cubrir la demanda hasta julio y en otros hasta diciembre. 

Fotos Cuartoscuro

La Silla Rota realizó una revisión a la información de los contratos publicados en Compranet y encontró que, del 26 de febrero, cuando el Insabi emitió el oficio, a la fecha, 10 instituciones de salud han firmado un total de 208 contratos para adquirir diversos tipos de fármacos. 

Las instituciones hicieron 208 contratos por adjudicación directa y en total implican un gasto de 175 millones 808 mil 192 pesos. Este recurso es extra a lo que el gobierno erogó para la compra consolidada de este año, que todavía está en curso porque no se ha concretado la segunda etapa. 

DOS CONCENTRAN LAS COMPRAS 

Seis de cada 10 de estas compras las realizaron el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Instituto de Seguridad y Servicio Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), el resto fueron Institutos Nacionales de Salud y Hospitales de Alta Especialidad. 

El Seguro Social fue la institución que más contratos adjudicó y más gastó, probablemente, porque es la que atiende a la mayor carga de pacientes en el país, tanto de covid-19 como de otras enfermedades. 

Desde finales de febrero, el IMSS adjudicó 75 contratos para la compra de fármacos, por un costo total de 91 millones 613 mil 442 pesos. En Compranet no se especifica claramente qué compró, sólo que aparecen en el rubro de “Medicamentos, lácteos y psicotrópicos”. 

La segunda institución que más compró, en el mismo periodo, es el ISSSTE, que otorgó 59 contratos por adjudicación directa, en los cuales erogó 38 millones 894 mil 321 pesos. 

En el caso del ISSSTE, sólo se indicó que algunos contratos fueron para comprar medicamentos de alta especialidad, y otros entran en el rubro de medicamentos y productos farmacéuticos. 

En la lista sigue el Instituto Nacional de Cardiología “Ignacio Chávez”, que otorgó 22 contratos, por un monto total de 2 millones 538 mil 108 pesos; para comprar paracetamol, insulina, heparina sódica, atorvastatina, ciclofosfamida, amlodipino y midazolam, entre otros fármacos. 

Después, está el Hospital Infantil de México “Federico Gómez” con 14 adjudicaciones directas, en las que gastó 15 millones 505 mil 965 pesos; en medicamentos como midazolam, factor VIII de coagulación morfina, inmunoglobulina, L-asparaginasa, eritropoyetina, y solución para diálisis, entre otros. 

Otra de las instituciones con más contratos es el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía “Manuel Velasco Suárez”, que hizo 14 adjudicaciones directas en las que gastó 7 millones 948 mil 678 pesos.

El Hospital Regional de Alta Especialidad de Ciudad Victoria “Bicentenario 2010” firmó siete contratos en los que gastó 815 mil 909 pesos; el Hospital General de México Eduardo Liceaga llevó a cabo cuatro compras por 16 millones 288 mil 278 pesos. 

En el listado de compras aparece también el Instituto Nacional de Cancerología, que pagó 2 millones 156 mil 434 pesos en cuatro contratos; el Instituto Nacional de Rehabilitación “Luis Guillermo Ibarra Ibarra”, que hizo un contrato por 46 mil 464 y llama la atención una compra de El Colegio de Michoacán, A.C. en la que se indica que compró medicinas y productos farmacéuticos en los que gastó 589 pesos. 

UN CAMINO EMPEDRADO

Al inicio de su gobierno, el presidente Andrés Manuel López Obrador decidió cambiar la forma en la que el gobierno compraba medicamentos y material de curación, tras señalar que había corrupción en el proceso. 

Pero a dos años de administración, el gobierno no ha logrado encontrar un modelo eficiente para hacer las adquisiciones. Primero, le dejó la tarea a la Oficialía Mayor de la Secretaría de Hacienda y, a partir de este año, puso la compra consolidada en manos de la UNOPS. 

El pasado 23 de marzo, la UNOPS y el Insabi informaron que en la primera etapa de la compra de medicamentos prioritarios gastaron 18 mil millones de pesos y se ahorraron 2 mil 389 millones de pesos. La segunda parte de la compra, que es la de mayor volumen de claves, tendrá que empezar a entregarse en mayo de este año. 

Algunos de los problemas son que el gobierno no incluyó todas las claves de medicamentos en la compra consolidada, por lo que, en algunos casos, se quedaron desiertas o se adjudicaron sólo en parte.

Eso sin considerar que, en las administraciones anteriores, la compra se concretaba desde el año anterior y los medicamentos se empezaban a entregar desde enero. 

Los representantes de la industria farmacéutica han alertado del riesgo de que haya desabasto de medicamentos porque, además del retraso en el proceso, tampoco hay claridad en la forma en que los productos se van a distribuir. 

En entrevista con La Silla Rota, Luis Adrián Quiroz, defensor de derechos humanos y consultor en derecho a la salud, declaró que han detectado al menos 14 claves de medicamentos de alta especialidad que no fueron comprados a través de la UNOPS, entre ellos antirretrovirales. 

“Está muy complicado, tenemos 14 claves que no se han comprado, de las cuales la mayoría son de medicamentos pediátricos, no hay un avance, no sabemos cómo va a ser la distribución”, detalló. 

Señaló que en el caso de los antirretrovirales no ha habido desabasto todavía, pero las instituciones no están cumpliendo con el proceso de entregar el medicamento por tres meses, medida que se había implementado para reducir el riesgo de contagios de covid-19. 

Al respecto, la Secretaría de Salud emitió un comunicado en el que aseguró que está garantizado el abasto de antirretrovirales para las personas que viven con virus de inmunodeficiencia humana (VIH), aunque no dio detalles sobre la cantidad de medicamentos disponibles ni por cuánto tiempo.