NACIÓN

Reforma educativa: de peñanietista a lopezobradorista

Se aprobaron en el Senado las leyes secundarias de la nueva reforma educativa en medio de protestas a Morena por avalarla por mayoría

  • ÉRIKA FLORES
  • 25/09/2019
  • 20:56 hrs
  • Escuchar
Reforma educativa: de peñanietista a lopezobradorista
Senadores panistas protestaron por la aprobación de las leyes secundarias en educación (Foto: Cuartoscuro)

Morena contra el PAN. Cantado estaba ya desde hace varias semanas, que esa sería el eje del debate que enterró la reforma educativa peñanietista, para ahora impulsar la reforma educativa lopezobradorista. No se esperaban mayores sorpresas más allá de los argumentos ya planteados por ambas partes. El PAN acusando al presidente López Obrador y a Morena de avalar por mayoría esta reforma como pago de una factura electoral con el CNTE. Y Morena rebatiendo que su principal interés es el rescate de la educación pública.

Pero nadie, nadie contaba con que la parte más ríspida de la discusión que duró tres horas, viniera del propio PAN; en este caso, del expanista (y hoy morenista) Germán Martínez, contra la panista y exsecretaria de Educación, Josefina Vázquez Mota. Martínez, el joven político que tras su renuncia a la dirección del IMSS mantuvo un bajo perfil; tanto, que además de no contar con cuenta de Twitter hubo quien supuso una fuerte ruptura ideológica con el presidente López Obrador.

“Venimos los senadores del Movimiento de Regeneración Nacional a atacar el dogma de que la educación pública no sirve, que está corrompida”, dijo firme desde la tribuna y continuó. “No vengo aquí a defender al sindicato ni a ninguna de sus corrientes. No vengo a defender a la Sección 22 de Oaxaca”, señaló con cautela, marcando entonces una sutil línea entre él y el presidente.

Con elegancia, política y hasta un toque de dulzura, Germán continúo. “Se necesitan explicar estas palabras, querida Josefina, que fue Secretaria de Educación y que yo la conozco muy bien”, advirtió como una forma de llamar a la congruencia. “En el gobierno en el que yo participé usted dijo lo siguiente: Una reforma educativa es inconcebible si no se da con el sindicato, me parece que pensar en construir una reforma educativa al margen del sindicato no solamente es una gran ingenuidad, es realmente un error histórico. Lo dijo usted a un lado de Elba Esther Gordillo”.

“Y dijo más: “El país, o es con ustedes, con el sindicato, o no va a ser”. Al lado de Elba Esther. “O la modernidad es con ustedes o no será, la democracia es con ustedes o tampoco la podemos construir”.

“Sí”, aceptó altivo el exdirector del IMSS. “Estamos orgullosos en Morena de estar al lado de los maestros, esa es la piedra angular de nuestra transformación educativa: una nueva escuela con los maestros, sin detrimento de la privada, pero preferentemente la pública”.

Dado el golpe, Josefina reaccionó de inmediato pidiendo la palabra para responder por alusiones. Pero como el que pega primero pega dos veces, la senadora contestó haciendo gala de las mismas debilidades que exhibió en aquellos predebates presidenciales que la mostraban pequeña y desdibujada frente al enemigo. Fiel a su imagen, con voz dulce, pausada y políticamente correcta; pero gris y sin punch discursivo, argumentó.

“Tuvimos muchas batallas juntos, Senador, y una de ellas fue justamente esta por la calidad de la educación. Sostengo mis palabras, que cualquier reforma educativa y cualquier avance tiene que ser con los maestros y nunca sin ellos”, señaló. Pero en ningún momento pudo llamar a la CNTE por su nombre. Solo se refería al sindicato en sentido genérico.

“No solamente no me desdigo, confirmo que sólo con las maestras y los maestros. Pero lo que hoy se pretende es la mayor traición”, sentenció. Fin del round

Una aplanadora Morena

Al igual que en la cámara baja, la ley general de educación fue aprobada con 78 votos a favor, 26 votos en contra y 6 abstenciones.

“AMLO y Morena traicionan a tus hijos por votos”, decía la manta con que un grupo de senadoras de Acción Nacional subió al pleno legislativo tras perderlo. Era lógico, querían dar continuidad al debate mediático que mantienen bajo el sello de su 80 aniversario en un intento por remontar políticamente como la principal oposición del gobierno en turno, tras su debacle como instituto político bajo los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón.

Y mientras Morena defendía una y otra vez el papel y peso que deberían tener las escuelas normalistas y la educación pública, la oposición le rebatió con todo. “Con esta reforma el gobierno pagó factura electoral al CNTE”, dijo el senador Mauricio Kuri. “Los grandes ganones de esta reforma son las cúpulas sindicales”, secundó el senador sin partido Emilio Álvarez Icaza, “esto es la renovación de un pacto político clientelar-electoral que lleve un reflejo en el 21 al 24 más allá”, adelantó.

Leal a su estilo, Xóchitl Gálvez advirtió, “sé que ahí (dijo en referencia a Morena) hay gente que lo quiere hacer bien, pero la Elba Esther ya está afilándose las uñitas para lo que viene, pues no. Reconozco que el PAN la cobijó; el PRI la pateó; y ahora ustedes la vuelven a recoger”.

Debate ¿con niños?

Justificada o injustificadamente, la cereza del pastel fue la inclusión de los hijos de políticos. Kuri abrió el tema desde la tribuna, quizás sin saber lo que ello implicaría. “Todos los que estamos acá prefiramos, sea mucho mejor para nosotros, mandar a nuestros hijos a una escuela pública que a una escuela privada”.

Con jiribilla, Xóchitl Gálvez le siguió. “Obviamente Mario (dijo en referencia al diputado Delgado) prefiere mandar a sus hijos al colegio Alemán ¡De buey los manda a la escuela pública! Porque sabe que el Alemán es el Alemán, allá aprende alemán, inglés, además aprenden un chorro de habilidades que le van a dar mejores posibilidades a la vida”.

Mientras que Gustavo Madero, remató, “el propio presidente de la República prefiere inscribir a su hijo en una escuela privada y particular… Este gobierno le asignará el menor presupuesto a la educación como proporción del PIB de los últimos tres sexenios, sólo el 2.8 del PIB para la educación pública”.

Pero no, nada de esto detuvo a la aplanadora Morenista que, incluso en la discusión de artículos para reserva llevó a que sus opositores perdieran las votaciones. Así, el poder legislativo cerró el capítulo educativo para abrir el próximo: la glosa del primer informe de gobierno y el próximo análisis de la iniciativa de ley de amnistía.