NACIÓN

¿Quién es Genaro García Luna, el “superpolicía” de Calderón detenido en EU?

Así, Genaro García Luna pasó de ser uno de los hombres más poderosos y temidos de la política mexicana, a ser recluido en una dura prisión estadounidense.

  • RODRIGO GUTIÉRREZ GONZÁLEZ
  • 10/12/2019
  • 11:57 hrs
  • Escuchar
¿Quién es Genaro García Luna, el “superpolicía” de Calderón detenido en EU?
¿Quién es Genaro García Luna, el “superpolicía” de Calderón detenido en EU? (Foto Cuartoscuro)

Genaro García Luna, en su momento uno de los hombres más poderosos de la política mexicana, fue detenido en Estados Unidos.

Acusado de corrupción en Nueva York, el exfuncionario federal fue capturado en Dallas, Texas.

Pero, ¿quién es Genaro García Luna?

Genaro nació el 10 de julio de 1968 en la Ciudad de México, es ingeniero mecánico por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

A sus escasos 21 años incursionó en la seguridad pública de este país, cuando en 1989 al prestó sus servicios en el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen).

Luego, de 1998 a 2000, García Luna se desempeñó como Coordinador General de Inteligencia para la Prevención, en la Policía Federal Preventiva.

Con la llegada de Vicente Fox al poder, en el 2000, Genaro fue nombrado encargado de la extinta y polémica Agencia Federal de Investigación (AFI).

El alcance máximo de su poder político fue durante la administración de Felipe Calderón, cuando fue nombrado titular de la Secretaría de Seguridad Pública, siendo el hombre fuerte del presidente en la llamada “Guerra contra el narcotráfico”.

Tras acabar la administración de Calderón, Genaro se fue del país, residiendo en Estados Unidos, donde se daba una vida de lujos.

Varios son los señalamientos contra Genaro García Luna, pero el más fuerte es su relación con el crimen organizado, principalmente con el cártel de Sinaloa, organización que se vio favorecida durante su paso por la seguridad pública de este país.

Estos dichos contra García Luna se hicieron “formales” durante el juicio contra Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, sucedido en noviembre del año pasado hasta febrero del presente. 

Uno de los testigos protegidos de las autoridades estadounidenses, Jesús "El Rey" Zambada, hermano de Ismael "El Mayo" Zambada, acusó a García Luna de recibir primero 50 millones de dólares de los hermanos Beltrán Leyva, cuando estos eran aliados del cártel de Sinaloa.

Luego, detalló el propio Zambada García, le dieron 6.5 millones de dólares más al "superpolicía" de Calderón.

Esto sucedió durante los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón, refieren las palabras de Zambada García.

El dinero que el cártel de Sinaloa presuntamente le deba a Genaro era para protección, así como información sobre los cárteles enemigos e incluso para que las autoridades fueran por sus rivales y no por ellos.

Así, Guzmán Loera pasó de ser un capo de poca monta antes de su captura en 1993 a ser el narcotraficante más poderoso del país y el más buscado del mundo, bajo el supuesto respaldo de García Luna.

Ahora, la acusación formal del gobierno de Estados Unidos contra Genaro y la captura de éste dada el 9 de noviembre en Dallas, Texas, confirman las sospechas.  

Los fiscales de Nueva York, los mismos que consiguieron la cadena perpetua para “El Chapo”, lo acusan de conspiración por tráfico de cocaína y de hacer declaraciones falsas.

Genaro García Luna recibió sobornos multimillonarios del cártel de Sinaloa para que éste operara con impunidad en México, se lee en la acusación.

García Luna está acusado de aceptar millones de dólares en sobornos del cártel de Sinaloa, mientras controlaba la Policía Federal y era responsable de garantizar la seguridad pública en México"

A cambio del pago de sobornos, continúa la acusación, el cártel de Sinaloa obtuvo “un pasaje seguro” para sus envíos de drogas, información confidencial de las fuerzas del orden mexicanas e incluso información sobre carteles rivales.

“En dos ocasiones, el cártel de Sinaloa entregó personalmente sobornos a García Luna en maletines que contenían entre 3 y 5 millones de dólares”.

Según los registros financieros obtenidos por el gobierno de Estados Unidos, cuando García Luna se mudó a los Estados Unidos en 2012, había acumulado una fortuna personal de millones de dólares

Entre las organizaciones que ayudaron a la captura está la Administración de Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés), con la que Genaro colaboró ampliamente cuando él era secretario de Seguridad Pública.

"El arresto de hoy demuestra nuestra determinación de llevar ante la justicia a quienes ayudan a los cárteles a infligir daños devastadores en los Estados Unidos y México, independientemente de los cargos que mantuvieron mientras cometían sus crímenes", sentenció el fiscal neoyorquino, Richard P. Donoghue, durante la presentación de cargos.

Por estas acusaciones, García Luna puede recibir una sentencia mínima de 10 años de prisión y un máximo de cadena perpetua.

El narcotráfico no son las únicas señalaciones en contra de Genaro. Las fuerzas del orden que él comandaba eran acusadas contantemente de violaciones al debido proceso, detenciones arbitrarias e incluso se formar parte de banda de secuestradores.

El caso más conocido fue el de Florence Cassez, sucedido en 2005, cuando elementos de la AFI realizaron una transmisión en vivo de la captura de una banda de secuestradores y la liberación de sus víctimas en la México-Cuernavaca.  

Como producto del operativo transmitido en vivo por Televisa, detuvieron a la banda de secuestradores "Los Zodiacos", liderada por Israel Vallarta y su pareja sentimental de origen francés, Florence Cassez, y liberando a una familia plagiada.

Sin embargo, Florence Cassez desde la cárcel acusó al titular de la AFI, Genaro García Luna, de montar la detención televisada. El funcionario federal reconoció que el operativo fue recreado y que las detenciones se habían hecho un día antes.

Así comenzó una serie de acusaciones contra el Gobierno Federal, particularmente contra García Luna, por violaciones al debido proceso y omisiones en el caso.

Los agentes de la AFI tardaron cinco horas y 45 minutos en presentarla ante las autoridades, no le otorgaron contacto consular en su primera declaración como lo indica la Convención de Viena y el montaje realizado por García Luna violó su presunción de inocencia.

Además, se ignoró la declaración de Vallarta, quien exculpó a Cassez de participación o conocimiento de los secuestros. Sin mencionar los dichos de las víctimas, así como de las autoridades, específicamente sobre Florence cambiaron constantemente y se contradecían.

Pese a ello, en 2009 la francesa fue condenada a 60 años de prisión. El caso incluso costó rupturas diplomáticas con Francia.  

Luego de una serie de amparos presentados por la defensa de Florance Cassez ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), en enero del 2013 la mujer parisina fue liberada por violaciones al debido proceso.

Entre los magistrados que votaron a favor de la liberación de Cassez se encontraba Olga Sánchez Cordero, actual titular de la Secretaría de Gobernación (Segob).

Así, Genaro García Luna pasó de ser uno de los hombres más poderosos y temidos de la política mexicana, a ser recluido en una dura prisión estadounidense.