NACIÓN

¿Qué tipo de medición propone AMLO para saber si avanzamos?

El mandatario dijo que prepara su propia medición para evaluar el bienestar, la desigualdad y la felicidad de los mexicanos

  • REDACCIÓN
  • 21/05/2020
  • 13:46 hrs
  • Escuchar
¿Qué tipo de medición propone AMLO para saber si avanzamos?
Será un indicador alternativo al PIB. Foto de la web

En 2019, la economía mexicana concretó su primer año sin crecimiento en 10 años. El Producto Interior Bruto (PIB) de México cayó un 0.1% de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El dato no ocurría desde 2009, con la crisis económica mundial y la sanitaria derivada de la epidemia de AH1N1.

La caída del crecimiento económico ha marcado el primer año de Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, quien ha buscado, en los últimos meses, herramientas para impulsar las actividades económicas, publicó en su momento el diario El País.

Entonces, Andrés Manuel López Obrador dijo que "no le importan mucho" porque hay desarrollo y bienestar en el país.

En su habitual conferencia mañanera el primer mandatario dijo que "ya se esperaba" -el dato del PIB-, tengo otros datos; puedo decir que hay bienestar, aseguró.

"Durante el periodo neoliberal se establecieron otros parámetros para medir el desarrollo del país, los cuales no le "importan mucho" porque significaban que había más dinero en unos pocos. En ese periodo hubo poco crecimiento y se acumuló en unas cuantas manos", aseguró.

"Es muy importante que haya una mejor distribución del ingreso y que los beneficios lleguen a todos, eso es lo que me tiene tranquilo porque abajo hay más capacidad de compra, no hay crisis de consumo. Me importa mucho la economía familiar", agregó el presidente López Obrador.

EL NUEVO PIB QUE PROPONDRÁ AMLO QUE MIDE BIENESTAR Y FELICIDAD

El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que prepara "indicador alternativo" para medir el bienestar en México en contrapunto con la medición solo del crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) donde aparte de evaluar el crecimiento económico, también se medirá el bienestar, la desigualdad social y la felicidad.

Puedes leer: Los datos del Inegi que confirman o niegan si el pueblo está feliz, feliz, feliz como dice AMLO

Para tal efecto, dijo que convocará a matemáticos, economistas, sociólogos, psicólogos, entre otros especialistas, porque "voy a plantear la hipótesis" a desarrollar.

"No les va a gustar a los tecnócratas, pero ya ven que si no les gusta a ellos a lo mejor es bueno para nosotros. Se mide, hay países en donde se mide el nivel de felicidad y eso es parte del bienestar".

El mandatario no adelantó detalles de carácter técnico, pero explicó que "la fórmula" ya está en proceso de elaboración, basada en un sistema de medición distinto que incluso podría convertirse en una aportación para el mundo.

López Obrador reiteró que durante el sexenio de Carlos Salinas se registró el mayor crecimiento del PIB con el 4 por ciento, en contraste con el 2 por ciento promedio. Sin embargo, fue la administración que generó mayor desigualdad social y se entregaron los mayores bienes púbicos al sector privado. 

En la conferencia fue cuestionado sobre si leería el libro del expresidente Felipe Calderón, Decisiones Difíciles, el mandatario afirmó que sí lo leería, pero no por ahora, estoy leyendo otras cosas.

DE BUTÁN A NUEVA ZELANDA

En Bután, desde 2008, introdujo el índice de felicidad nacional para guiar la política de su gobierno.

Desde 2019 de acuerdo con un cable de la agencia EFE;, se informaba que Nueva Zelanda presentaba su primer presupuesto de "bienestar", que prioriza la mejora en la calidad de vida frente a los indicadores económicos, en lo que sus partidarios ven un ejemplo de vanguardia social y sus detractores pura retórica.

"Si bien el crecimiento económico es importante, y es algo que seguiremos buscando, por sí mismo no garantiza las mejoras de los estándares de vida de los neozelandeses", dijo la primera ministra, Jacinda Arden, en un encuentro con empresarios en Auckland, la capital.

"Nadie quiere vivir en un país donde a pesar de un fuerte crecimiento económico hay familias sin hogar, el medio ambiente se degrada con rapidez o las personas con problemas de salud mental no reciben el trato que necesitan", añadió la dirigente laborista.

El presupuesto -cuya preferencia por el bienestar fue anunciado por Ardern en el Foro Económico Mundial de Davos de enero de 2019- pone el foco en la indigencia, la pobreza infantil, la violencia doméstica, la salud mental y los maoríes y los indígenas del Pacífico, entre otros.

Ardern defendió cambiar el enfoque tradicional del presupuesto basado en un análisis de coste beneficio "cortoplacista" y centrarlo "en áreas en las que las pruebas muestran que tenemos grandes oportunidades para mejorar el bienestar de los neozelandeses".

Para establecer las prioridades se utilizó una herramienta del Ministerio de Finanzas llamada "Marco de los estándares de vida", basada en parámetros como la identidad cultural, el medio ambiente, la vivienda, los ingresos, el consumo y las conexiones sociales.

La búsqueda del bienestar en el presupuesto se aplicará a los "nuevos gastos y no a todo el presupuesto de forma integral".

"La retórica es nueva, pero la práctica no lo es", aclaró el expresidente del Banco Central de Nueva Zelanda y profesor de Economía de la Universidad Victoria, Arthur Grimes que señaló que los anteriores gobiernos del país ya incluyeron medidas de asistencia social en sus presupuestos y que el cambio estaría más en la atención en "unos cuantos aspectos específicos del bienestar".

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha hecho referencia a la inquietud de Nueva Zelanda y propuso el Bienestar a la mexicana.

"Ya hay un país en Europa que dice que van a cambiar los parámetros y que quieren hacer a un lado lo del famoso Producto Interno Bruto, el PIB, para medir y que van a agregar al crecimiento económico, el bienestar incluso la felicidad de la gente; en eso andamos nosotros, ese es nuestro modelo alternativo, estamos aplicando un modelo propio".

El Bienestar a la mexicana son las medidas que el Gobierno de México tomará para enfrentar la crisis económica mundial, entre las que se encuentra la reactivación del consumo local.

STIGLITZ, TAMBIÉN DAVID CAMERON Y SARKOZY

La iniciativa neozelandesa sigue a la de Bután, que en 2008 introdujo el índice de felicidad nacional para guiar la política de su gobierno, y a declaraciones como las del exprimer ministro británico David Cameron o del expresidente francés Nicolás Sarkozy, que en su momento abogaron por priorizar como criterio el bienestar frente al PIB.

Eduardo Sojo, exdirector del Inegi, afirmó que la idea de López Obrador de medir el Bienestar es interesante, pero no es nueva.

En febrero de 2008, el presidente francés Sarkozy encargó a Joseph Stiglitz, Amartya Sen y a Jean-Paul Fitoussi determinar cómo medir el progreso social más allá del PIB, escribió en un hilo de Twitter.

El reporte de su trabajo se titula: Informe de la Comisión sobre la Medición del Desarrollo Económico y del Progreso Social https://tinyurl.com/y7vqxc3h ; "y es de donde debería partir el esfuerzo que pretende el presidente López Obrador".

Sojo Aldape resaltó que México, desde 2012, ya incluyó el de bienestar indicador en la medición del Inegi.

"Ojalá el Presidente se tome en serio este asunto, porque implicaría que le va a regresar al INEGI el presupuesto que le recortó", sugirió el exfuncionario.

Y remató: Por cierto, Stiglitz, Sen y Fitoussi también proponen: "´Otorgar más importancia a la distribución de los ingresos, del consumo y de las riquezas.´ Alfonso Ramírez Cuéllar no andaba tan perdido, el problema es la forma de presentar la idea".

A PROPÓSITO DEL NUEVO ÍNDICE ALTERNATIVO DE AMLO ¿CUÁL ES LA IMPORTANCIA DEL PIB?

AMLO defiende que la llegada de la "nueva normalidad" es un buen momento para el inicio de este medidor; sin embargo, ¿cuál es la importancia del PIB?

El cálculo del PIB per cápita es la repartición de toda la riqueza por igual entre la población y suma variables como la inversión, el consumo, el gasto público y las exportaciones del país.

Al estimarse un porcentaje, entre mayor sea, revela que la salud de la economía se recupera y avanza. Si el Producto Interno Bruto indica una evolución, se tiene parámetros para interpretar que la economía y la productividad de un país está creciendo.

Las empresas utilizan los pronósticos del PIB para evaluar la situación de la economía y tomar decisiones importantes en cuanto a la expansión de sus actividades, por ejemplo, pueden pensar en invertir en nuevas franquicias, maquinarias o negocios y generar más fuentes de empleo. 

El PIB también funciona para tener idea de cómo se comportarán los precios y las tasas de interés en un futuro. En cuanto al resto del mundo, le envía señales para saber si es oportuno invertir en nuestro país.

Aunque no es una ciencia exacta, sirve para que desde las familias analicen si es momento de gastar o endeudarse, hasta que los gobiernos, federal y estatales, diseñen qué tipo de políticas económica, fiscal y monetaria se necesitan implementar.

Durante 2017 y 2018, el PIB nacional fue de 2.1%. López Obrador se comprometió en la campaña electoral a mantener un crecimiento anual en promedio del 4% durante los seis años de su mandato, aunque ha ido cambiando poco a poco el discurso centrándose en su apuesta por la redistribución de riqueza y el bienestar

No obstante, en 2019, el primer año completo de la administración de AMLO, la economía se contrajo un 0.1%, y este año la mayoría de pronósticos de calificadoras y expertos estiman recortes del PIB superiores al -7% debido a la pandemia del coronavirus.