NACIÓN

Preocupa a Canifarma la "prisa" para sacar licitación de medicinas

La licitación, por 17 mil millones de pesos, se publicó el pasado 5 de junio, con un mes de atraso y después de posponer su lanzamiento en dos ocasiones

  • MARILUZ ROLDÁN
  • 11/06/2019
  • 20:42 hrs
  • Escuchar
Preocupa a Canifarma la prisa para sacar licitación de medicinas
A la industria farmacéutica le preocupan varios de aspectos de la licitación. (Foto: Web)

Los cambios en las reglas de la licitación para la compra consolidada de medicamentos y material de curación representan un reto importante, destaca Rafael Gual Cosío, director general de la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (Canifarma), quien enfatiza que le preocupa que el gran volumen de algunas claves que quiere adquirir la Secretaría de Hacienda pone en dificultades a las empresas, la prisa con la que se está realizando el proceso y la manera en que se tendrán que entregar los productos.

La licitación LA-012000991-E82-2019, por 17 mil millones de pesos, se publicó el pasado 5 de junio, con un mes de atraso y después de que se pospuso su lanzamiento en dos ocasiones. De acuerdo con el calendario que dio a conocer Hacienda, se prevé que el acta de notificación de fallo se dé el próximo 18 de junio, es decir, dentro de una semana,  y la firma de los contratos sea dentro de los siguientes 15 días naturales, en la primera semana de julio.

LSR TE RECOMIENDA: Cada falla en compra de medicinas cuesta vidas: legisladores

Sin embargo, el proceso de compra de medicamentos para el segundo semestre de 2019 parece retrasarse aún más, ya que este martes se realizaría a las 8:00 horas la junta de aclaración de la convocatoria, en donde se resolverían algunos temas con los participantes, pero fue pospuesta para las 17:00 horas, “derivado del número de solicitudes de aclaración recibidas y toda vez que aún no se han terminado de responder”.

En entrevista con La Silla Rota, Gual Cosío expresa que a la industria farmacéutica le preocupan varios de aspectos de la licitación, pero uno de los principales es el de las claves para las que se solicitan grandes volúmenes de medicamentos, en las cuales las empresas tendrán que echar un volado y decidir si participan sólo en esa clave o si participan en varias, con el riesgo de que sea todo o nada.

Por ejemplo, una clave de 100 millones de piezas, una empresa al final podría participar en esa clave, pero si nada más participa en ésa y la pierde, pues está muerta. O bien, si se mete a esa y a otras dos, y gana en las tres claves, también está muerta, porque no va a tener la capacidad para hacerlo, entonces es un dilema para las empresas poder participar en una clave de un alto volumen”, explica.


Este nuevo problema se debe a los cambios en las reglas de la licitación, ya que ahora quienes van a cotizar son exclusivamente los titulares del registro sanitario, es decir, los fabricantes.

En las licitaciones que se realizaban desde 2012 participaban distribuidores u operadores logísticos, que se encargaban de cotizar y juntar la oferta de varios proveedores y fabricantes, por lo que no sólo uno tenía que producir las piezas que se requieren para una clave, pero "en este momento incluso en esas claves de gran volumen sólo piden que sea un solo fabricante y que sea el fabricante el que cotice y esto tiene dificultades para las empresas”, comenta el director general de Canifarma.

TE PUEDE INTERESAR: Cofece presume prácticas monopólicas en sector farmacéutico

Declara que otra de sus preocupaciones es que la entrega sea en siete almacenes de la Ciudad de México, ya que la cantidad de medicamentos es grande y realizar esta tarea implicará un proceso logístico que debe estar perfectamente coordinado de parte de las empresas y de los lugares donde se van a almacenar, que no tienen experiencia en el tema.

La distribución es un tema aparte, pero que también le preocupa a Canifarma, “puesto que no hay la certeza de que se pueda llevar a cabo en condiciones adecuadas para el manejo de los medicamentos, que son muy sensibles a temperaturas, en algunos casos cadena fría, tienes que tener también una estiba adecuada para que no se maltraten, en fin, hay muchas complicaciones que la industria desconoce cómo se va a hacer”.

El tiempo es otro de los factores que parece estar en contra, porque la entrega de los medicamentos se tendrá que hacer contrarreloj, ya que se prevé que empiecen a llegar en los primeros días de julio, lo cual de acuerdo con Gual Cosío sólo podría hacerse si el medicamento ya se tiene fabricado en la plaza.

Otro de los cambios en esta licitación es que es abierta a la industria farmacéutica internacional, por lo que las 180 empresas que conforman la Canifarma esperan que haya piso parejo para todos y que a las compañías extranjeras se les exijan todos los controles sanitarios igual que a las nacionales.

El tema de los costos fue uno de los que más se revisó en las negociaciones con la oficial Mayor de Hacienda, Raquel Buenrostro, ya que el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador busca obtener ahorros considerables con este modelo de adquisiciones.

Gual Cosío explica que “lo que Hacienda pretendió desde un principio es eliminar uno de los eslabones de la cadena de valor, que son los operadores logísticos, con la pretensión de que bajaran los precios. Realmente el margen que tienen los productos por el hecho de la distribución no pasan del 5% o 7% en promedio, que eso es lo que podría verse reflejado en el concurso, pero no están tomando en cuenta los costos de la distribución, o sea, eso les va a costar eso o más”.

El director general de la Canifarma reconoce que hay obstáculos en el proceso y que implica un reto para las empresas y para el gobierno, pero destaca la voluntad de sumar esfuerzos para que esta adquisición llegue a buen término.

NO OLVIDES LEER: "Me preocupa que por falta de antirretroviral, me dé Sida"

La industria está totalmente dispuesta a colaborar en lo que sea necesario y hará su mejor esfuerzo para cumplir con las expectativas que tiene el gobierno, vemos obstáculos en el camino, definitivamente, pero trataremos de que las cosas salgan lo mejor posible. Obstáculos desde la recepción, la distribución, la fabricación, o sea que haya empresa que no tenga el producto en este momento ya fabricado en plaza, el proceso para la fabricación de un medicamento toma de tres a cuatro meses, entonces pues todos esos son riesgos que se tiene presentes y que eventualmente podrían complicar el proceso”, enfatiza.


“Parece una tragedia de falta de experiencia y de capacidad”

Para el diputado Éctor Jaime Ramírez Barba, integrante de la Comisión de Salud, critica la manera en que se está realizando la compra consolidada de medicamentos, ya que señala que debería ser mayor a la que se está haciendo y que hay falta de planeación.

“En teoría presentan una licitación por 17 mil millones cuando en realidad les falta mucho más de lo que debieron haber comprado y no han comprado, luego, una decisión muy curiosa, porque la presentan en un sobre, en teoría algunas claves con licitación en reversa, no hay justificación de por qué esas claves están con licitación en reversa”, dice.

El diputado panista señala también la premura con la que se está llevando a cabo el proceso y destaca que al analizar el calendario que dieron a conocer las secretarías de Hacienda y Salud, hay más días para hacer el pago que para dar el fallo de la licitación

“Hoy o mañana, en teoría ya les van a aclarar las dudas que haya, en menos de 10 días tendrían que decidir ya quién gana y en menos de cinco días, casi 10 días, cuando mucho, entregar el producto, pues los almacenes no están llenos de medicamentos. Parece una tragedia de falta de experiencia y de capacidad absoluta, a mi juicio, que va a traer desabasto de medicamentos, lo cual nos tiene muy preocupado a todos los mexicanos”, alerta.

djh